home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Tamarindo

Tamarindus indica

De todos los árboles frutales de los trópicos, ninguno está más ampliamente distribuido ni más apreciado como un ornamental que el tamarindo, Tamarindus indica L. (syns. T. occidentalis Gaertn.; T. officinalis gancho.), De la familia Leguminosae. La mayoría de sus nombres coloquiales son variaciones del nombre común en Español. En Inglés es tamarind, portugués, es tamarindo; en francés, tamarin, tamarinier, tamarinier des Indes, tamarindier o, en neerlandés y alemán, tamarinde; en italiano, tamarandizio; en Papiamiento de las Antillas Menores, tamarijn. En las Islas Vírgenes, a veces se le llama taman; en Filipinas, sampalok o otros nombres dialectales; en Malaya, asam jawa, en la India, es tamarind o ambli, imli, chinch, etc, en Camboya, es ampil o khoua me; en Laos, mak kham; en Tailandia, ma-kharm; en Vietnam, me. El nombre de "tamarindo" con un adjetivo calificativo se aplica a menudo a otros miembros de la familia Leguminosae que tienen similar follaje.

Descripción

El tamarindo, árbol grande, de crecimiento lento y de larga vida, llega en condiciones favorables, a una altura de 80 o incluso 100 pies (24-30 m), y puede alcanzar una amplitud de 40 pies (12 m) y una circunferencia del tronco de 25 pies (7,5 m). Es muy resistente al viento, con ramas  fuertes y flexibles, caídas graciosamente en los extremos, y tiene una corteza color gris oscuro, áspera y fisurada. El follaje, de color verde brillante, fino y plumoso se compone de hojas pinnadas, de 3 a 6 pulgadas (7.5-15 cm) de longitud, cada una con 10 a 20 pares de hojuelas oblongas de 1 / 2 a 1 pulgada (1.25-2.5 cm ) de largo y 1 / 5 a 1 / 4 pulgada (5-6 mm) de ancho, las que se doblan y cierran en la noche. Las hojas son perennes, pero normalmente puede perderlas parcial y brevemente en las áreas secas durante el verano. Las flores inconspicuas de 1 pulgada (2.5 cm) de ancho, se producen en racimos pequeños, son de 5 pétalos (2 reducidos a cerdas), amarillos con rayas de color naranja o rojo. El brote floral es claramente de color rosa debido al color exterior de los 4 sépalos.

Los frutos, son vainas aplanadas como de frijoles, irregulares, curvos y abultados, se producen en gran abundancia a lo largo de las ramas nuevas y por lo general varían de 2 a 7 pulgadas (5-17.5 cm) de largo y de 3 / 4 a 1 1 / 4 pulgadas (2-3.2 cm) de diámetro. Se han encontrado en los árboles tamarindos excepcionalmente grandes.

Las vainas pueden ser de color canela o gris-marrón externamente y, al principio, aparecen con la piel suave, llenas de una pulpa verde, muy ácida, de color blanquecino, con las semillas poco desarrolladas. A medida que maduran, las vainas se van llenando con una pulpa acidulada algo jugosa, y el color se torna a marrón o marrón rojizo. Posteriormente, la piel se vuelve frágil, formando una cáscara quebradiza y la pulpa se deshidrata naturalmente a una pasta pegajosa delimitada por unas pocas cuerdas fibrosas, gruesas y extendidas longitudinalmente desde el tallo. De 1 a 12 semillas se forman, son duras, brillantes, marrónes, de forma cuadrangular, de 1 / 8 a 1 / 2 pulgadas (1.1-1.25 cm) de diámetro, y cada una encerrada en una membrana.
Contenido del artículo
Descripción
Origen y distribución
Variedades
Clima
Suelo
Propagación
Cultivo
Temporada
Cosecha
Rendimiento
Mantenimiento de la calidad
Enfermedades y plagas
Usos como alimento
Otros usos

Fruta tamarindo

Flores del tamarindo


Origen y Distribución

Nativo de África tropical, el árbol crece silvestre en todo el Sudán y fue hace mucho tiempo introducido y adoptado en la India, de donde a menudo se ha informado también como nativo, y era, al parecer, de este país asiático que llegó a los persas y los árabes lo llamaron "tamar hindi" (dátil de la India, por la apariencia parecida a los dátiles de su pasta seca), esto dio lugar tanto a su nombre común así como al nombre genérico. Desafortunadamente, el nombre específico "indica", también perpetúa la ilusión de origen indio. El fruto es bien conocido por los antiguos egipcios y los griegos en el siglo 4 aC.

El árbol ha sido durante mucho tiempo naturalizado en las Indias Orientales y las islas del Pacífico. Uno de los primeros árboles de tamarindo en Hawai fue plantado en 1797. El tamarindo apareció en la América tropical, las Bermudas, las Bahamas y las Antillas mucho antes.

En todas las regiones tropicales y casi tropicales, incluyendo el sur de la Florida, se cultiva como árbol de sombra y frutal, a lo largo de los bordes de las carreteras y en parques y patios.

México tiene más de 10,000 acres (4,440 ha) de tamarindos, principalmente en los estados de Chiapas, Colima, Guerrero, Jalisco, Oaxaca y Veracruz.

En la parte baja del Valle de Motagua de Guatemala, hay tantos árboles grandes de tamarindo en un área que se le llama "El Tamarindal".

Hay plantaciones comerciales en Belice y otros países de América Central y en el norte de Brasil.
En la India hay amplias plantaciones de tamarindo que producen 275,500 toneladas (250,000 TM) anuales.

La pulpa se comercializa en el norte de Malasia siempre que el árbol se encuentre, incluso aunque no existan plantaciones.

Variedades

En algunas regiones, el tipo de pulpa de color rojizo se distingue del común con  la pulpa color marrón y es considerado como superior en calidad. Hay tipos de tamarindos que son más dulces que la mayoría. Uno en Tailandia es conocido como 'Makham waan'. Otro distribuido por la Unidad de Investigación de Horticultura Subtropical, de Miami, del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos se conoce como 'Manila Sweet'.

Clima

Los árboles muy jóvenes deben ser protegidos del frío, pero los árboles más antiguos son sorprendentemente resistentes. Wilson Popenoe reportó de la muerte de un gran árbol en la costa oeste de Florida (cerca de 7.5 º lat. N) por la congelación en 1884. Sin embargo, no se observaron daños por el frío en el sur de Florida después de las bajas temperaturas del invierno de 1957-1958, que tuvo graves repercusiones en muchos árboles de mango, aguacate, lichi y limones.

El Dr. Henry Nehrling informó que un árbol de tamarindo en su jardín en Gotha, Florida, aunque era dañado por las heladas, siempre surgía de nuevo desde las raíces.

En el noroeste de la India, el árbol crece bien, pero los frutos no maduran. Un clima seco es importante durante el período de desarrollo del fruto.

En el sur de Malasia, donde las lluvias son frecuentes, el tamarindo no produce.

Suelo

El árbol tolera una gran diversidad de tipos de suelos, aluviales profundos, rocosos y de piedra caliza porosa. Soporta bien la niebla salina y puede ser plantado cerca de la costa.

Propagación

Las semillas del tamarindo permanecen viables durante varios meses, germinan en una semana después de la plantación. En el pasado, la propagación ha sido habitualmente por semillas sembradas en el lugar de plantación, con la protección de las plantas jóvenes con ramas espinosas. Sin embargo, hoy en día, los árboles jóvenes son generalmente cultivados en viveros. Y hay interés en la intensificación de la propagación vegetativa de variedades seleccionadas por el potencial comercial de los productos de tamarindo. El árbol puede cultivarse fácilmente a partir de estacas, injertos de diferentes tipos, o acodos aéreos.

Cultivo



Los árboles crecidos en viveros son generalmente trasplantados durante las primeras lluvias. Si se mantienen hasta la segunda temporada de lluvias, las plantas se debe recortar tanto el follaje como la raíz primaria.

El espaciamiento puede ser 33 a 65 pies (10-20 m) entre los árboles de cada lado, dependiendo de la fertilidad del suelo. Con agua suficiente y limpieza regular, las plantas de semillas llegarán a 2 pies (60 cm) de altura el primer año y 4 pies (120 cm) el segundo año.

En Madagascar, las plantas de semillero comienzan a producir en el 4 º año, en México, por lo general en el 5 º año, pero en la India, puede haber una demora de 10 a 14 años antes de la fructificación. El árbol produce abundantemente hasta una edad de 50-60 años o a veces más, entonces disminuye la productividad, aunque pueden vivir otros 150 años.

Temporada

Estudios en México revelan que los frutos comienzan a deshidratarse a los 203 días después del cuajado, perdiendo aproximadamente la mitad de la humedad hasta la fase de plena madurez, que se produce alrededor de 245 días a partir de cuajado.

En la Florida, Centroamérica, y las Antillas, las flores aparecen en verano, los frutos verdes se encuentran en diciembre y enero y la maduración se lleva a cabo desde abril hasta junio.

En Hawaii los frutos maduran a finales de verano y el otoño.

Cosecha

Los tamarindos se pueden dejar en el árbol durante unos 6 meses después de la madurez, de manera que el contenido de humedad baje al 20% o menos.
Las frutas para su inmediato procesamiento, a menudo se recogen tirando de la vaina, quedando los tallos con las largas fibras interiores adheridas a la rama soporte del árbol.

En la India, los cosecheros sacuden las ramas para que los frutos maduros caigan y dejan el resto de los frutos a la caída natural, cuando estén maduros. A los recolectores no se les permite tumbar los frutos con varas, ya que esto dañaría el desarrollo de las hojas y las flores. Para mantener intacta la fruta para la comercialización como fruta fresca, los tallos de las vainas deben ser recortados de las ramas para no dañar la concha.

Rendimiento

Un árbol maduro puede producir anualmente de 330 a 500 libras (150-225 kg) de frutos, de los que la pulpa puede ser del 30 al 55%, las conchas y las fibras, 11 a 30%, y las semillas, 33 a 40%.

Mantenimiento de la calidad

Para conservar tamarindos para uso futuro, pueden ser simplemente descascarados, colocados en capas y azucarados o bien apretados en bolas, cubiertos con una tela y mantenidos en un lugar fresco y seco.

Para su envío a las plantas de procesamiento, los tamarindos pueden ser descascarados y colocados en capas con azúcar dentro de barriles, los que luego se cubren con un sirope hervido.

En las Indias orientales se les quita la cáscara a los frutos y se espolvorean ligeramente con sal como conservante.
En Java, la pulpa salada se lamina en bolas, estas bolas se vaporizan y secan al sol y, a continuación, se exponen a una semana de rocío antes de ser envasados en recipientes de piedra.

En la India, la pulpa, con o sin semillas y fibras puede ser mezclada con sal (10%), prensada en bloques, envueltos en esteras de hojas de palma, y envasada en sacos de arpillera para la comercialización. Para almacenar por largos períodos de tiempo, los bloques de pasta pueden ser primeramente vaporizados y secados al sol durante varios días.

En el hogar, la pulpa de los tamarindos, con o sin semillas, se puede conservar por mucho tiempo en el congelador de la nevera doméstica.

Enfermedades y plagas

Una de las principales plagas de los árboles de tamarindo en la India Oriental es producida por los pequeños insectos chupadores: Aonidiella orientalis., A. tamarindi y Saissetia oleae. estos consumen la sabia de los retoños y flores reduciendo la cosecha.

Mientras que en la India el, Planococcus lilacinus, es una de las principales plagas en los tamarindos, causando la caída de las hojas y, en ocasiones, desprendimiento de los frutos jóvenes. Otro, Nipaecoccus viridis, es una amenaza menor, salvo en el sur de la India, donde es común en muchos árboles frutales y plantas ornamentales. Chionaspis acuminata-atricolor y Aspidiotus spp. chupan la savia de las ramitas y ramas y luego también se alimentan de los frutos jóvenes. Las larvas blancas de Holotrichia insularis pueden alimentarse de las raíces de las plantas jóvenes. Los nemátodos, Xiphinema citri y Longidorus elongatus pueden afectar las raíces de los árboles más viejos. Otros depredadores que atacan las hojas o las flores son: las orugas, Thosea aperiens, Thalarsodes quadraria, Stauropus alternus, y Laspeyresia palamedes, el áfido negro de cítricos, Toxoptera aurantii, la mosca blanca, Acaudaleyrodes rachispora; trípidos, Ramaswamia hiella subnudula, Scirtothrips dorsalis, y Haplothrips ceylonicus ; y los "cow bugs", Oxyrhachis tarandus, Otinotus onerotus, y Laptoentrus obliquis.

Los barrenadores de frutos incluyen las larvas de los escarabajos: Lasioderma serricorneVirachola isocrates, Dichocrocis punctiferalis, Tribolium castaneum, Phycita orthoclina, Cryptophlebia (Argyroploca) illepide, Oecadarchis sp. Holocera pulverea, Assara albicostalis, Araecerus suturalis, Aephitobius laevigiatus, y Aphomia gularis. Este último infesta vainas en maduración en el árbol y persiste en los frutos almacenados, al igual que el escarabajo de tamarindo, Pachymerus (Coryoborus) gonogra, y barrenador de semillas de tamarindo, Calandra (Sitophilus) linearis. El gorgojo del arroz, Sitophilus oryzae, la polilla del arroz, Corcyra cepholonica, y la polilla del higo, Ephestia cautella, infestan los frutos en el almacenamiento. El barrenador de granos, Rhyzopertha dominica hace agujeros a las semillas almacenadas.

Usos como alimento

Los usos del tamarindo como alimento son muchos.

En la India se cocinan las vainas inmaduras y agrias junto al arroz, los pescados o las carnes.

Los frutos totalmente desarrollados, pero todavía inmaduros, llamados "swells" en las Bahamas, se tuestan sobre brasas hasta que se abren, la piel se separa y se cocinan de nuevo sumergiéndolos en las cenizas antes de consumirse.

Los frutos plenamente maduros, como fruta fresca se consumen directamente tanto por niños como adultos por igual. La frutas ya deshidratadas y listas para comer frescas se reconocen fácilmente cuando son comparativamente ligeras, huecas y las conchas se resquebrajan al apretarlas ligeramente. La cáscara y las fibras longitudinales se separan fácilmente de la pulpa tirando hacia abajo con una mano de la cáscara y sujetando el tallo superior con la otra.

La pulpa se utiliza en una gran variedad de productos. Es un ingrediente importante en adobos, encurtidos y salsas, entre ellas algunos tipos de salsa para barbacoa, y, en especial en una comida India de mariscos en vinagre llamada "pescado al tamarindo". La pulpa de tamarindo azucarada es una confección común en muchas partes del mundo, para hacerla, se mezcla la pulpa de los tamarindos sin fibras ni semillas con azúcar, hasta que la mezcla no se adhiera a los dedos. Luego esta mezcla se moldea en bolas o se lamina en trocitos, los que se recubren con azúcar en polvo para comerse directamente. Este dulce se encuentra comúnmente en el mercado de Jamaica, Cuba y la República Dominicana.

El refresco de tamarindo ha sido durante mucho tiempo una bebida popular en los Trópicos y ahora ya es embotellado en forma gaseosa en Guatemala, México, Puerto Rico y otros lugares.

El método casero más simple para la preparación del refresco es colocando varios tamarindos sin cáscara, en un poco de agua en una jarra, se deja reposar durante un tiempo corto y se añade una cucharada o mas de azúcar y luego se agita enérgicamente. El líquido producido se cuela y se sirve frío. En algunos lugares se adicionan condimentos al proceso de elaboración del refresco tales como clavo, canela, pimienta, jengibre, o limón.

En Brasil, una cantidad de frutos pelados se recubren con agua fría y se dejan reposar 10 a 12 horas, las semillas se separan, y se añade una taza de azúcar por cada 2 tazas de pasta, la mezcla se hierve durante 15 a 20 minutos y luego se ponen en frascos de cristal cubiertos con parafina. En otro método, tamarindos pelados con una cantidad igual de azúcar y cubiertos con agua se hierven durante unos minutos revolviendo hasta que la pulpa se ha separado de las semillas y, a continuación, se presiona a través de un tamiz. Se obtiene una pulpa blanda, como puré de manzana en apariencia, este puré puede ser almacenado bajo refrigeración para su uso en bebidas frías o como salsa para carnes y aves, tortas o budines. Un espumoso "batido de tamarindo", se logra por agitación en una batidora eléctrica de esta salsa, mezclada con una cantidad igual de azúcar morena y, a la que se le agregan, 8 onzas de agua carbonatada en el momento de batirla.

Cuando se usa el doble de agua que de pulpa al cocer, los que se obtiene no es un puré si no un sirope de tamarindo. A veces con algo de soda añadido. El sirope de tamarindo se embotella para el uso doméstico y de exportación en Puerto Rico. En Puerto Rico, Cuba y otros lugares de las Antillas, Centro y Sur América los vendedores ambulantes venden conos de hielo triturado, saturado con sirope de tamarindo. Esta forma fría se conoce en algunos lugares como "rayado" o "granizado". Los sorbetes y helados de tamarindo son muy populares y refrescantes. A la hora de hacer conservas de frutas, el tamarindo es a veces combinado con guayaba, papaya o plátano.

A veces la fruta se transforma en vino.

Las hojas jóvenes, las plántulas muy jóvenes y las flores se cocinan y se comen como verduras o encurtidos en la India. En Zimbabwe, las hojas se añaden a la sopa y las flores son un ingrediente de ensaladas.

Las semillas del tamarindo se han utilizado de manera limitada como suplemento alimentario de emergencia. Primero se asan y luego se remojan en agua para eliminar la cáscara y, a continuación, se hierven o fríen, o también se muelen para formar harina. Las semillas tostadas y molidas se utilizan como un sustituto de, o adulterante del café. En Tailandia se venden para este propósito. En el pasado, la mayor parte de las semillas disponibles como sub-producto del procesamiento de tamarindos, se ha desechado. En 1942, dos científicos indios, TP Ghose y S. Krishna, anunciaron que de ellas podía extraerse una sustancia formadora de gel. El Dr. GR Savur de la "Pectina Manufacturing Company", Bombay, patentó un proceso para la producción y purificación del producto, llamado "Jellose" o "polyose", que se ha encontrado superior a la pectina de frutas en la fabricación de jaleas, y mermeladas. Puede ser utilizado en la preservación de frutas con o sin ácidos y gelatiniza con concentrados de azúcar, incluso en agua o leche frías. Se recomienda como estabilizador en helados, mayonesa y queso, y como un ingrediente o agente en una serie de productos farmacéuticos.

Valor alimenticio por cada 100 g de la porción comestible.

Pulpa (madura) * Hojas (jóvenes) Flores
Calorías 115

Humedad 28.2-52 g 70.5 g 80 g
Proteína 3.10 g 5.8 g 0.45 g
Grasa 0.1 g 2.1 g 1.54 g
Fibra 5.6 g 1.9 g 1.5 g
Carbohidratos 67.4 g 18.2 g
Azúcares invertidos 30-41 g

(70% glucosa; 30% fructosa)


Cenizas 2.9 g 1.5 g 0.72 g
Calcio 35-170 mg 101 mg 35.5 mg
Magnesio
71 mg
Fósforo 54-110 mg 140 mg 45.6 mg
Hierro 1.3-10.9 mg 5.2 mg 1.5 mg
Cobre
2.09 mg
Cloro
94 mg
Azufre
63 mg
Sodio 24 mg

Potasio 375 mg

Vitamina A 15 I.U. 250 mcg 0.31 mg
Tiamina 0.16 mg 0.24 mg 0.072 mg
Riboflavina 0.07 mg 0.17 mg 0.148 mg
Niacina 0.6-0.7 mg 4.1 mg 1.14 mg
Ácido ascórbico 0.7-3.0 mg 3.0 mg 13.8 mg
Ácido oxálico Trazas 196 mg
Ácido tartárico 8-23.8 mg

* La pulpa es considerada una prometedora fuente de ácido tartárico, alcohol (rinde 12%)
  y pectina (2 1/2% de rendimiento).





Las semillas contienen alrededor de 63% de almidón, 14-18% albuminoides, 4.5-6.5% y de un aceite semi-secante.

Otros usos

Pulpa de fruta: en el África occidental, una infusión de toda la vaina se añade al tinte cuando se colorean pieles de cabra. La pulpa del fruto puede ser utilizada como un fijador con cúrcuma o achiote en tintura y ha servido para coagular el látex de caucho. La pulpa, mezclada con agua de mar, limpia la plata, el cobre y el latón.

Hojas: Las hojas alimentan el ganado y las cabras, y proporcionan forraje para los gusanos de seda Anaphe sp. en la India, e Hypsoides vuilletii en el África occidental. La seda se considera superior para el bordado.

Las hojas y flores del tamarindo son útiles como mordientes en el teñido. Un tinte amarillo derivado de las hojas colorea la lana de color rojo y vuelve la seda teñida de índigo a verde. Las hojas en agua hirviendo se emplean para el blanqueo de las hojas de palma buri (Corypha elata Roxb.) A fin de prepararlas para la fabricación de sombreros. El follaje sirve de mantillo para las plantaciones de tabaco.

Flores: Las flores están clasificadas como una buena fuente de néctar para las abejas en el sur de la India. La miel es de color amarillo dorado y de sabor ligeramente ácido.

Semillas: El polvo hecho de los núcleos ha sido adoptado por la industria textil de la India como 300% más eficiente y más económico que el almidón de maíz para el acabado del algodón, hilados de yute y viscosa, así como otras ventajas técnicas. Otros usos industriales incluyen el empleo en la impresión en color de los textiles, papel encolado, el tratamiento del cuero, la fabricación de estructuras de plástico, pegamento para madera, estabilizador de ladrillos, aglutinador de briquetas de aserrín, y un espesante en algunos explosivos. Se exporta a Japón, los Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido.

Las semillas de tamarindo producen un aceite de color ámbar útil como aceite de iluminación y como barniz, especialmente preferido para la pintura de muñecos e ídolos. El aceite se dice que es sabroso y de calidad culinaria.

Madera: La albura del árbol de tamarindo es de color amarillo pálido. El duramen es más bien pequeño, púrpura-marrón oscuro, muy duro, pesado, fuerte, duradero y resistente a los insectos. Se dobla bien y adquiere un buen pulimento, pero es difícil de trabajar, es muy apreciado para muebles, paneles, ruedas, ejes, engranajes para molinos, arados, mazas, y mangos de cuchillos y herramientas y morteros. A veces se vende como "Madeira mahogany" (Madera de caoba). Las tablas anchas son raras, a pesar de las dimensiones del tronco de los árboles, ya que tienden a tener el centro hueco. La madera es de valor como combustible, especialmente para los hornos de ladrillos, ya que emite un intenso calor, y también se obtiene un buen carbón de leña. En Malasia, aunque los árboles rara vez son talados, son recortados con frecuencia para obtener leña. Los tallos jóvenes y las raíces delgadas del árbol de tamarindo se elaboran en forma de bastones.

Laca: El tamarindo es un árbol hospedero del insecto de la laca, Kerria lacca, que deposita una resina en las ramitas. La laca puede ser cosechada y vendida en forma de un "palito de laca" para la producción de lacas y barnices. No es visto como un subproducto útil, los productores de tamarindo eliminan y desechan los grúmulos de laca.

Usos medicinales: Los usos medicinales del tamarindo son incontables. La pulpa ha estado de forma official en las farmacopeas de los Británicos y Americanos así como en la mayoría de otras farmacopeas y unas 200,000 libras (90,000 kilogramos) de los frutos con cáscara por año se han importado en los Estados Unidos para el comercio de drogas, principalmente desde las Antillas Menores y México. Los suministros a Europea han llegado en gran parte de Calcuta, Egipto y las Antillas Mayores. Los preparativos de tamarindo son universalmente reconocidos como febrífugos, laxantes y carminativos. Solos o en combinación con jugo de limón, miel, leche, dátiles, especias o alcanfor, la pulpa se considera como un eficaz digestivo, incluso para los elefantes, y como remedio para trastornos biliares, y como un antiescorbútico. En las prácticas nativas, la pasta se aplica en inflamaciones, se usa en gárgaras para el dolor de garganta y, mezclado con sal, como linimento para el reumatismo. Es, además, administrado para aliviar la insolación, envenenamiento por Datura (estramonio) e intoxicación alcohólica. La pulpa se dice ayuda a la restauración de la sensación en los casos de parálisis. En Colombia, una pomada hecha de la pulpa de tamarindo, mantequilla, y otros ingredientes se utiliza para eliminar parásitos de los animales domésticos.

Las hojas y flores del tamarindo, secas o cocidas, se utilizan como apósitos de articulaciones inflamadas, esguinces y quemaduras. Lociones y extractos derivados se utilizan en el tratamiento de la conjuntivitis, como antisépticos, como vermífugos, tratamientos para la disentería, ictericia, erisipela y las hemorroides y otras enfermedades. Las conchas del fruto se queman y reducen a ceniza alcalina la que entra en las fórmulas medicinales. La corteza del árbol se considera como un eficaz astringente, tónico y febrífugo. Frita con sal y pulverizada a una ceniza, se da como un remedio para la indigestión y los cólicos. Una decocción se utiliza en casos de gingivitis y el asma y las inflamaciones oculares, y lociones y apósitos hecho de la corteza se aplican en heridas abiertas y erupciones debido a orugas. Una infusión de las raíces se cree que tiene valor curativo de males en el pecho es un ingrediente en las recetas para lepra.

Las hojas y las raíces contienen los glucósidos: vitexin, isovitexin, orientin y isoorientin. La corteza produce el alcaloide, hordenina.

Otros frutales aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.