home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Usos medicinales de los frutales

A continuación se presenta una tabla con los usos medicinales de los árboles frutales tomados de los apuntes del libro "Fruits of Warm Climates" de la Profesora Julia F. Morton.

Nombre Común Imagen  Usos medicinales
Acerola
(M. punicifolia)
foto Los frutos son considerados beneficiosos para los pacientes con dolencias del hígado, diarrea y disentería, así como aquellos con tos o resfriado. El jugo puede usarse para hacer gárgaras y aliviar el dolor de garganta.
Akee
(B. sapida)
akee En Brasil, pequeñas dosis repetidas de un extracto acuoso de las semillas ha sido administrado para expulsar parásitos. El tratamiento es seguido por una solución salina o aceitosa purgativa.  La mezcla de ariles cubanos maduros con azúcar y canela se usa como febrífugo y como tratamiento para la disenterí­a. En Costa de Marfil, la corteza se mezcla con especies picantes en un ungüento aplicado para aliviar el dolor. El follaje nuevo machacado se aplica en la frente para aliviar el dolor de cabeza. Las hojas, machacadas con sal, son aplicadas en úlceras. El jugo de la hoja se emplea como colirio en oftalmologí­a para la conjuntivitis. En Colombia, las hojas y la corteza se consideran estomáticas. Varios son los preparativos para el tratamiento de la epilepsia y la fiebre amarilla.
Abiu
(P. caimito)
abiu En Brasil, la pulpa, debido a su naturaleza mucilaginosa, se come para aliviar la tos, bronquitis pulmonar y otras dolencias. El látex se da como vermí­fugo y para purgar, además se aplica sobre los abscesos.
Aguacate
(P. americana)
aguacate La piel del fruto es antibiótica; se emplea como vermífugo y un remedio para la disentería.
Las hojas se mastican como un recurso para la piorrea. Las hojas calientes se aplican en la frente para aliviar la neuralgia.
El jugo de la hoja tiene actividad antibiótica.
El extracto acuoso de las hojas tiene un efecto hipertensivo prolongado.
La decocción de hojas se toma como un remedio para la diarrea, dolor de garganta y la hemorragia y al parecer estimula y regula la menstruación.
En Cuba, una decocción de los brotes nuevos se usa como un recurso para la tos. Si  se hierven las hojas o brotes del tipo de piel púrpura, la decocción sirve como un abortivo. A veces, un pedazo de la semilla se hierve con las hojas para hacer la decocción.
La semilla se corta en trozos, se tuesta y pulveriza y es de ayuda para superar la diarrea y la disentería.
El polvo de semillas se cree que cura la caspa.
Un pedazo de la semilla, o un poco de la decocción, se pone en la cavidad de un diente y puede aliviar el dolor.
Una pomada de la semilla pulverizada se frota en la cara como un rubefaciente (enrojece las mejillas).
El aceite extraído de la semilla se ha aplicado en las erupciones de piel.
Ambarella
(S. dulcis)
foto En Camboya, la corteza astringente se usa junto a varias especies de Terminalia como remedio para la diarrea.
Anón
(A.squamosa)
anon En la India, la hojas son trituradas e inhaladas para superar la histeria y los desmayos, también se aplican sobre úlceras y heridas y una decocción de hojas se toma en casos de disenterí­a.
A lo largo de América tropical, una decocción de las hojas solas, o con los de otras plantas, se toma, ya sea como un emenagogo, febrífugo, tónico, para los resfriados, digestivo, o para aclarar la orina.
La decocción de hojas también se emplea en baños para aliviar los dolores reumáticos
.
La fruta verde, muy astringente, se emplea contra la diarrea en El Salvador.

En la India, el fruto maduro triturado, mezclado con sal, se aplica sobre los tumores.
La corteza y raí­ces son muy astringentes. La decocción de la corteza se da como un tónico y para detener la diarrea.  La raí­z, debido a su fuerte acción purgante, es administrada como un drástico tratamiento para la disenterí­a y otras enfermedades
Bignai
(A. bunius)
foto Las hojas son sudoríficas y empleadas en Asia en el tratamiento de mordeduras de serpiente.
Bilimbi
(A. bilimbi)
foto En Filipinas, las hojas se aplican como una pasta o emplastos para la picazón, inflamaciones de la glándula parótida (glándulas productoras de la saliva) y el reumatismo, y en erupciones en la piel. En otros lugares, se aplican sobre las mordeduras venenosas de alimañas. Los Malayos comen las hojas frescas o fermentadas como tratamiento para las enfermedades venéreas. Una infusión de las hojas es un remedio para la tos y se toma después del parto como un tónico. Una decocción de las hojas se toma para aliviar la inflamación del recto. Una infusión de las flores se dice que es eficaz contra la tos.
En Java, una pasta de bilimbis encurtidos en vinagre se unta a todo el cuerpo para acelerar la recuperación después de una fiebre. La conserva de la fruta se administra como tratamiento para la tos, beriberi y las crisis hepáticas. Un sirope preparado a partir de la fruta se toma como una cura para la fiebre y la inflamación y para detener el sangrado rectal y aliviar las hemorroides internas.
Biriba
(R. mucosa)
foto La fruta es considerada como analéptica y antiescorbútica. El polvo de las semillas se dice que es un recurso para la enterocolitis.
Caimito
(C. cainito)
caimito La fruta madura, por su carácter mucilaginoso, se come para calmar la inflamación en laringitis y neumonía. Se da como un tratamiento para la diabetes mellitus, y como una decocción para aliviar la angina de pecho.
En Venezuela, los frutos estando ligeramente inmaduros se comen para superar trastornos intestinales. En exceso, causan estreñimiento. Una decocción de la corteza, o de las hojas, se toma como un espectorante. También de la corteza astringente, rica en tanino se hace una decocción que se bebe como tónico, estimulante, para detener la diarrea, la disentería y las hemorragias, y como tratamiento para la gonorrea y el "catarro de la vejiga". La semilla pulverizada se toma como un tónico, diurético y febrifugo.
En Brasil, el látex del árbol se aplica sobre los abscesos y, cuando se seca y se pulveriza, se da como un potente vermífugo. También, se toma como un diurético, febrifugo y remedio para la disentería.
Calabaza de olor foto En Puerto Rico, la pulpa se corta y se remoja en agua, con azúcar añadida, durante la noche a temperatura ambiente para que se fermente ligeramente. El líquido resultante se bebe con frecuencia y se comen tiras de la pulpa también, para aliviar el dolor de garganta. Se cree beneficioso también para ello, llevar al mismo tiempo, un collar de semillas alrededor del cuello.
La infusión de las semillas se toma en Brasil como febrífugo, vermífugo, purgante y emenagogo. Las hojas se emplean en el tratamiento de hemorragias uterinas y de las enfermedades venéreas. En Yucatán, una decocción de las hojas y flores (2 g en 180 cc de agua) se prescribe como un laxante, emenagogo y vermífugo, con la advertencia de no hacer una preparación muy fuerte debido a que las semillas y las flores producen una cierta cantidad de ácido cianhídrico.
Calamondin
(X C. mitis)
foto Los frutos pueden ser aplastados junto con la corteza jabonosa de Entada phaseoloides Merr.  a fin de hacer champú para el cabello, o el jugo de la fruta se aplica al cuero cabelludo después del champú. Elimina la comezón y promueve el crecimiento del pelo. Frotar el jugo del calamondin en las picaduras de insectos elimina el picor y la irritación. Es blanqueador de las pecas y ayuda a eliminar el acne vulgaris (acné común) y el pruritus vulvae. Se toma por vía oral como un recurso para el resfriado y la tos y como antiflogístico. Ligeramente diluido y tomado caliente, sirve como laxante. Combinado con pimienta, se prescribe en Malasia para expulsar la flema. La raíz entra en el tratamiento que se da en el parto. El destilado del aceite de las hojas sirve como carminativo con más potencia que el aceite de la menta. El contenido de aceites volátiles de las hojas es el 0,90% a 1,06%.
Canistel
(P. campechiana)
foto  Una decocción de la corteza astringente, se toma como febrífugo en México y se aplica sobre las erupciones de la piel en Cuba. Una preparación de las semillas ha sido utilizado como un remedio para las úlceras.
Carambola
(A. carambola)
foto En la India, la fruta madura se administra para detener las hemorragias y para aliviar las hemorroides sangrantes, y la fruta seca o el jugo se puede tomar para contrarrestar las fiebres. La conserva de la fruta se dice que sirve para aliviar la diarrea, para disipar la biliosidad y para aliviar la "resaca" del uso excesivo de alcohol. Un bálsamo hecho de la fruta se utiliza para aliviar los padecimientos de los ojos. En Brasil, la carambola se recomienda como diurético en las dolencias de riñón y vejiga, y se cree que tienen un efecto beneficioso en el tratamiento de la eccema. En la "Chinese Materia Medica" se dice, "Su acción es calmar la sed, aumentar la secreción salival, y por lo tanto, calmar la fiebre."
Una decocción de la fruta y las hojas combinadas se bebe para superar el vómito. Las hojas se envuelven en las sienes para aliviar los dolores de cabeza. Las hojas machacadas y los brotes se usan en cataplasmas en las erupciones de la varicela, también en la tiña.
Burkill dice que un preparado de la corteza interior, con maderas de sándalo y Alyxia sp., Se aplica al sarpullido. Las raíces, con azúcar, se consideran un antídoto para venenos. Se ha detectado ácido cianhídrico en las hojas, tallos y raíces.
Una decocción de las semillas molidas actúa como un galactagogo y emenagogo y es ligeramente embriagadora. El polvo de las semillas sirve como sedante en casos de asma y cólicos.
Caranda
(C. congesta)
foto La fruta no madura se usa en medicina como astringente. La fruta madura se toma como  antiescorbútico y remedio para las bilis. La decocción de las hojas es valorada en los casos de fiebre intermitente, diarrea, inflamación oral y dolor de oído. La raíz se emplea como remedio estomacal amargo y vermífugo y es un ingrediente de un remedio para la picazón. Las raíces contienen ácido salicílico y glucósidos cardiacos que causan una ligera disminución en la presión arterial. También se registra una carissona; el D-glucósido de B-sitosterol; glucósidos de odoroside H; carindona, un terpenoide; lupeol, ácido ursólico y su éster metílico, también carinol, un lignano fenólico. La corteza, hojas y frutos contienen un alcaloide no identificado.
Cidra
(C. medica)
foto En la antigüedad y en la Edad Media, la "Etrog" era empleada como un remedio para el mareo marino, problemas pulmonares, enfermedades intestinales y otras enfermedades. El jugo de la cidra con vino fue considerado como un purgante eficaz para eliminar los venenos del cuerpo. En la India, la cáscara es un remedio para la disentería y se come a superar la halitosis. El jugo destilado se da como un sedante. La cáscara confitada se vende en China como estomacal, estimulante, expectorante y tónico. En el oeste de África tropical, la cidra se utiliza sólo como un medicamento, en particular, contra el reumatismo. Las flores se utilizan medicinalmente por los chinos. En Malasia, una decocción de la fruta se toma para ahuyentar los malos espíritus. Una decocción de los brotes de las plantas silvestres se administra para mejorar el apetito, aliviar el dolor de estómago y expulsar las lombrices intestinales. El jugo de las hojas, junto con la de Polygonum y Indigofera se toma después del parto. Una infusión de las hojas se da como un antiespasmódico. En el sudeste de Asia, las semillas de cidra se usan como un vermífugo. En Panamá, se muelen y combinan con otros ingredientes, y se usa como un antídoto para venenos. El aceite esencial de la cáscara es considerado como un antibiótico.
Chapulí
(M. calabura)
foto Se dice que las flores poseen propiedades antisépticas. Una infusión de las flores se valora como antiespasmódica. Se toma para aliviar el dolor de cabeza y los primeros síntomas de un resfriado.
Cherimoya
(A. cherimola)
foto En México, la población rural tuesta, pela y pulveriza 1 o 2 semillas y toman el polvo con agua o leche como un antiemético potente y catártico. Mezclado con grasa, el polvo se utiliza para matar los piojos y se aplica en los trastornos parasitarios de la piel. Una decocción de la piel de la fruta se toma para aliviar la neumonía.
Chirimoya
(A. reticulata)
chirimoya La decocción de hojas se da como un vermí­fugo.  La fruta inmadura es rica en tanino, seca y pulverizada se emplea contra la diarrea y la disenterí­a. La corteza es muy astringente y la decocción se toma como un tónico y también como un remedio para la diarrea y la disenterí­a. En casos graves, las hojas, corteza y frutas verdes se cocen juntas durante 5 minutos en un litro de agua para hacer una decocción muy potente.  Se colocan fragmentos de la corteza de la raízn alrededor de las encí­as para aliviar el dolor de muelas.Una Decocción de la raí­z se usa como una febrífugo.
Dátil
(P. dactylifera)
foto La fruta, debido a su contenido en tanino, se usa medicinalmente como astringente y detersivo en problemas intestinales. En forma de infusión, decocción, sirope o en pasta, se administra como tratamiento para el dolor de garganta, resfríos, catarro bronquial. Se toma para aliviar la fiebre, cistitis, gonorrea, edema, problemas hepáticos y abdominales. Y se dice que es buena para contrarrestar la intoxicación por alcohol.
La semilla en polvo es un ingrediente en una pasta a aliviar la fiebre.
Una goma que exuda el tronco herido, en la India se emplea para el tratamiento de la diarrea y enfermedades genito-urinario. Es diurética y demulcente. Las raíces se usan contra dolor de muelas. El polen se obtiene un principio estrogénicos, estrona, y tiene un efecto gonadotrópico en ratas jóvenes.
Durián
fruta
Se dice que la pulpa es vermífuga. En Malasia, la decoción de las hojas y raíces se toma como febrífugo. El jugo de las hojas se aplica en la cabeza de un paciente con fiebre. Las hojas se emplean como baños medicinales para las personas con ictericia. Las decociones de las hojas y frutos se aplican a las inflamaciones y enfermedades de la piel. La ceniza de las cascaras quemadas se toma después del parto. Las hojas probablemente contienen hidroxi-triptaminas y aceites de mostaza. Se cree que el olor de la pulpa está relacionado con compuestos indólicos que son bacteriostáticos.
Se defiende que comer durián restablece la salud de los humanos y de los animales. A la pulpa se le atribuye el don de ser afrodicíaco.
Fruta de pan
(A. altilis)
foto En Trinidad y las Bahamas, una decocción de la hoja de fruta pan se cree que disminuye la presión arterial, y también se cree que sirve para aliviar el asma. Las hojas trituradas se aplican en la lengua como un tratamiento para el muguet. El jugo de la hoja se emplea en gotas para los oídos. Las cenizas de la quema de las hojas se utilizan en infecciones de la piel. Las hojas asadas en polvo se emplena como remedio para el bazo. El fruto aplastado se aplica en los tumores para "madurarlos". Las flores tostadas frotadas alrededor de las encías alivian el dolor de los dientes. El látex se utiliza en enfermedades de la piel y se venda en la columna para aliviar la ciática. El látex se toma internamente para superar la diarrea.
Grosella
(P. acidus)
foto En la India, los frutos se comen como tónico del hígado, para enriquecer la sangre. El sirope se prescribe como un estomático, y las semillas son catárticas. Las hojas, con adición de pimienta, se aplican como apósitos en la ciática, el lumbago o el reumatismo. Una decocción de las hojas se da como sudorífico. Debido a la naturaleza mucilaginosa de las hojas, se toman como un demulcente en los casos de gonorrea.
La raíz es drásticamente purgativa y se considera tóxica en Malasia, pero es hervida y el vapor inhalado para aliviar la tos y el dolor de cabeza. La infusión de la raíz se toma en dosis muy pequeñas para aliviar el asma. Externamente, la raíz se utiliza para tratar la psoriasis. El zumo de la corteza de la raíz, que contiene saponina, ácido gálico, tanino y una sustancia cristalina que puede ser lupeol, se ha empleado en envenenamientos criminales.
El látex acre de diversas partes del árbol es purgante y emético.
Guanábana
(A. muricata)
guanábana El jugo de la fruta madura se dice que es diurético y un remedio para la hematuria y la uretritis, tomado en ayunas se cree que sirve para aliviar afecciones del hí­gado y la lepra.Las frutas inmaduras pulverizadas, son muy atringentes y pueden ser de ayuda en la disentría .
Los efectos tranquilizantes y soporíferas de las hojas, de las que gozan de popularidad en las Indias Occidentales no han sido sometidos a estudios clínicos convincentes. De esta forma en la Guyana Británica se dice que un cocimiento de hojas de la planta puede devolver la sobriedad a un borracho; en Las Antillas Holandesas se colocan las hojas dentro de la almohada para conciliar el sueño y dormir plácidamente, un cocimiento de ellas se usa con el mismo propósito.
En la provincia de Esmeralda, Ecuador se usan como analgésico y antiespasmódico.
En África, se usa tanto el cocimiento como el frotado de las hojas a los niños para bajar la fiebre. Una decocción de las hojas o brotes jóvenes se considera en las Indias Occidentales como un remedio para problemas de vesí­cula, así­ como para la tos, catarro, diarrea, disenterí­a e indigestión; se dice que puede detener los vómitos y es de ayuda en los partos.La decocción también se emplea en compresas mojadas sobre las inflamaciones y los pies hinchados. Las hojas masticadas y mezcladas con saliva se aplican a incisiones después de la cirugí­a, causando que sanen sin dejar una cicatriz. Las hojas machacadas se utilizan como cataplasma para aliviar la eccema y otras afecciones de piel y reumatismo, y el jugo de las hojas jóvenes se pone en la piel para las erupciones.
Guayaba
(P. guajava)
foto Las raíces, corteza, hojas y frutos inmaduros, por su astringencia, son comúnmente empleados para poner fin a la gastroenteritis, la diarrea y la disentería a lo largo de los trópicos. Hojas trituradas se aplican en las heridas, úlceras y articulaciones reumáticas, y las hojas se mastican para aliviar el dolor de muelas. La decocción de hojas se toma como un remedio para la tos, la garganta y las dolencias pecho, gárgaras para aliviar las úlceras orales y encías inflamadas, y también como vermífugo y emenagogo, y para el tratamiento de leucorrea. Ha sido eficaz en detener el vómito y la diarrea en los pacientes de cólera. También se aplica en enfermedades de la piel. Una decocción de los brotes nuevos se toma como febrífugo. La infusión de hojas se prescribe en la India en las enfermedades cerebrales, nefritis y caquexia. Un extracto se da en la epilepsia y una tintura se frota sobre la columna vertebral de los niños con convulsiones. Una decocción combinando hojas y corteza se da para expulsar la placenta después del parto.
Las hojas, además de tanino, tienen un aceite esencial que contiene los hidrocarburos sesquiterpenos cariofilenos, b-bisaboleno, aromadendreno, b-selineno, nerolidiol, óxido de cariofileno y sel-11-en-4x-ol, también algunos triterpenoides y b-sitosterol. La corteza contiene tanino, cristales de oxalato de calcio, ácido elágico y almidón. Los frutos jóvenes son ricos en taninos.
Granada
(P. granatum)
granada El jugo de granada silvestre produce ácido cítrico y citrato de sodio para uso farmacéutico. El jugo de la granada entra en preparativos para el tratamiento de la dispepsia y se considera beneficiosa en la lepra.
La corteza del tallo y la raíz contiene varios alcaloides incluidos isopelletierine que es activo frente a las tenias. Ya sea una decocción de la corteza, que es muy amarga, o, el insoluble y seguro Pelletierine Tannate pueden ser empleados. Las sobredosis son eméticos y purgantes, pueden producir la dilatación de pupila, disminución de la vista, debilidad muscular y parálisis.
Debido a su contenido en tanino, los extractos de la corteza, hojas y frutos inmaduros se han dado como astringentes para detener la diarrea, la disentería y las hemorragias.
Los botones florales secos y pulverizados se emplean como remedio para la bronquitis.
En Mexico, una decocción de las flores sirve para hacer gárgaras orales para aliviar inflamación de la garganta.
Las hojas, semillas, raíces y corteza han mostrado un actividad hipotensora, antiespasmódica y antihelmíntica durante bioensayos.
Granadilla real foto El fruto es valorado en los trópicos como antiescorbútico y estomacal. En Brasil, la pulpa se prescribe como un sedante para aliviar el dolor de cabeza nervioso, asma, diarrea, disentería, la neurastenia y el insomnio. Las semillas contienen un principio cardiotónico, son sedantes, y, en grandes dosis estupefacientes. La decocción de las hojas es vermífuga y se utiliza para baños en afecciones de la piel. Los cataplasmas de hojas se aplican en enfermedades del hígado. La raíz se emplea como emético, diurético y vermífugo. En polvo y mezclada con aceite, se aplica como cataplasma calmante, sedante o analgésico.
Higo
(F. carica)
foto El látex se aplica ampliamente en las verrugas, úlceras en la piel y llagas, y se toma como un purgante y vermífugo, pero con un riesgo considerable. En América Latina, los higos son mucho más empleadas como remedios populares. Con una decocción de las frutas se hacen gárgaras para aliviar el dolor de garganta; los higos hervidos en leche se usan para aliviar las encías inflamadas, los frutos son muy usados como cataplasmas sobre los tumores y otros crecimientos anormales. La decocción de las hojas se toma como remedio para la diabetes y calcificaciones en los riñones y el hígado. Tanto frescos como secos se aprecian por su acción laxante.
Jaboticabas
(M. cauliflora)
foto La decocción astringente de las pieles secadas al sol se prescriben en Brasil para el tratamiento de la hemoptisis, asma, diarrea y disentería, también para hacer gárgaras para la inflamación crónica de las amígdalas. Ese uso también puede conducir a un consumo excesivo de tanino.
Jaca
(A. heterophyllus)
jaca Los chinos consideran las semillas y pulpa de la jaca como tónica, refrescante y nutritiva, y de ser "útil en la superación de la influencia del alcohol en el sistema." El asado de las semillas se considera afrodisíaco. La ceniza de las hojas de jaca, quemadas con cáscaras de coco y maíz, se usan solas o mezcladas con aceite de coco para curar las úlceras. El látex seco produce artostenona, convertible a artosterona, un compuesto con marcada acción androgénica. Mezclado con vinagre, el látex promueve la curación de abscesos, mordedura de serpientes e hinchazones glandulares. La raíz es un remedio para enfermedades de la piel y el asma. Un extracto de la raíz se toma en los casos de fiebre y diarrea. Las hojas calientes se colocan en las heridas. La madera tiene una propiedad sedante, su médula se dice que puede producir el aborto.
Jambolan
(S. cumini)
foto
El jambolan ha recibido mucho mas reconocimiento en la medicina popular y en el comercio de productos farmacéuticos que en cualquier otro campo. Como medicina, la fruta se dice que es astringente, estomacal, carminativa, antiescorbútica y diurética. Cocido en una jalea espesa, se come para calmar la diarrea aguda. El jugo de la fruta madura, o una decocción de la fruta o el vinagre de jambolan, puede ser administrado en la India en los casos de agrandamiento del bazo, diarrea crónica y retención urinaria. El jugo diluido en agua se utiliza para hacer gárgaras para el dolor de garganta y como una loción para la tiña del cuero cabelludo.
Las semillas comercializadas a 1/4 pulgadas (7 mm) de largo, y la corteza se usan mucho en medicina tropical y son enviadas desde la India, Malasia y Polinesia, y, en menor medida, de las Antillas, a las casas de suministro de productos farmacéuticos en Europa y en Inglaterra. Extractos de ambos, pero especialmente de las semillas, en forma líquida o en polvo, son libremente administrados por vía oral, 2 a 3 veces al día, a pacientes con diabetes mellitus o glucosuria. En muchos casos, el nivel de azúcar en la sangre presuntamente se reduce con rapidez y no hay efectos negativos. Sin embargo, en algunos lugares, se niega el valor hipoglicémico de los extractos jambolan. Mercier, en 1940, encontró que el extracto acuoso de las semillas, inyectada en perros, bajó el azúcar en la sangre durante largos períodos, pero no lo hizo cuando se administraba por vía oral. Se obtuvo una reducción del azúcar en la sangre de conejos con diabetes aloxana. En experimentos en el "Central Drug Research Institute", Lucknow, el extracto alcohólico seco de las semillas del jambolan, administrada por vía oral, redujo el azúcar sanguíneo y glucosuria en los pacientes.
Algunos afirman que las semillas del jambolan contienen un alcaloide, jambosina, y un glucósido, jambolín o antimellin, que detiene la conversión diastásica del almidón en azúcar. El extracto de la semilla ha bajado la presión arterial en un 34,6% y esta acción se atribuye al contenido de ácido elágico. Este y 34 otros polifenoles en las semillas y la corteza se han aislado e identificado por Bhatia y Bajaj.
Las hojas, maceradas en alcohol, se prescriben en la diabetes. El jugo de las hojas es eficaz en el tratamiento de la disentería, ya sea solo o en combinación con el jugo de mango o de las hojas de la emblica. Las hojas del jambolan pueden ser útiles como cataplasmas sobre las enfermedades de la piel. Los rendimientos de taninos son del 12 a 13% (en peso seco).
Las hojas, tallos, brotes florales, racimos de flores y la corteza tienen alguna actividad antibiótica. Un cocimiento de la corteza se toma internamente para la dispepsia, la disentería y la diarrea, y también sirve como un enema. La corteza de la raíz se emplea igualmente. Decocciones de la corteza se toman en los casos de asma y bronquitis y se hacen gárgaras o se utiliza como enjuague bucal por su efecto astringente en ulceraciones en la boca, encías esponjosas, y estomatitis. Las cenizas de la corteza, mezcladas con agua, se esparcen en las inflamaciones locales, o, mezcladas con aceite, se aplican a las quemaduras. En la terapia moderna, el tanino ya no está aprobado en el tejido quemado, ya que se absorbe y puede causar cáncer. La ingestión excesiva de vegetales ricos en taninos, también pueden ser peligrosos para la salud.
Jocote
(S. purpurea)
foto En México, los frutos son considerados como diuréticos y antiespasmódicos. La decocción de la fruta se utiliza para lavar las heridas y sanar las afecciones en la boca. Un jarabe elaborado a base del fruto se toma para superar la diarrea crónica. La decocción de la corteza astringente es un remedio para la sarna, úlceras, disentería y para la hinchazón causada por los gases intestinales en los niños. En Filipinas, la savia de la corteza se utiliza para el tratamiento de la estomatitis en los niños.
El jugo de las hojas frescas es un remedio para las aftas. Una decocción de las hojas y la corteza se emplea como febrífugo. En el sudoeste de Nigeria, una infusión de hojas trituradas se valora para el lavado de heridas, llagas y quemaduras. Investigadores de la Universidad de Ife han descubierto que un extracto acuoso de las hojas tiene acción antibacteriana, y un extracto alcohólico es aún más eficaz. La goma de la resina del árbol se mezcla con el jugo de piña o de guanábana para el tratamiento de la ictericia. La mayoría de los otros usos indican que los frutos, hojas y corteza son muy ricos en tanino.
Litchi
(L. chinensis)
foto Ingerir en cantidades moderadas, el litchi se dice que alivia la tos y tiene un efecto beneficioso sobre la gastralgia, los tumores y el agrandamiento de las glándulas. Un paciente de úlcera de estómago en la Florida, ha informado que después de comer varios litchis frescos pudo disfrutar de una comida abundante que, de otra manera le hubiera causado mucho daño. Los chinos creen que el consumo excesivo de lichis crudos causa fiebre y hemorragia nasal. Según las leyendas, los devotos antiguos han consumido de 300 a 1,000 por día.
En China, se les acredita a las semillas una acción analgésica y se dan en la neuralgia y orquitis. Un té de la cáscara de la fruta se toma para superar la viruela, erupciones y diarrea. En la India, las semillas en polvo y, debido a su astringencia, se administran en los problemas intestinales, y tienen la reputación allí, como en China, de aliviar los dolores neurálgicos. Las decocciones de la raíz, corteza y las flores se usan en gárgaras para aliviar las dolencias de la garganta. Las raíces del litchi han mostrado actividad frente a un tipo de tumor en animales de experimentación en el "United States Department of Agriculture"/"National Cancer Institute Cancer Chemotherapy Screening Program".
Kiwi
fruta
Las ramas y hojas se hierven en agua y el líquido se usa para tratar la sarna en los perros. En China, el jugo de los tallos de las frutas se estima útil para expulsar las "piedras" de los riñones.
Lima dulce
(C.limettioides)
foto En la India la lima dulce se valora terapéuticamente por su efecto de enfriamiento en los casos de fiebre e ictericia.
Limón criollo
(C. aurantifolia)
foto El jugo de limón alivia la irritación y las ronchas por las picadas de los mosquitos.
En Malasia, el jugo se toma como un tónico y para aliviar dolencias de estómago. Mezclado con aceite, se da como un vermífugo. El encurtido de los limones, con otras sustancias, se usa como apósito en la cabeza para aliviar la neuralgia. En la India, la fruta encurtida en vinagre se come para aliviar la indigestión. El zumo del limón criollo es considerado antiséptico, tónico, antiescorbútico, astringente, y como un diurético en afecciones del hígado, estimulante digestivo, un remedio para la hemorragia intestinal y las hemorroides, palpitaciones del corazón, dolor de cabeza, tos convulsiva, el reumatismo, artritis, caída del cabello, mal aliento, y como un desinfectante para todo tipo de úlceras, cuando se aplica en un emplasto.
Las hojas se colocan como apósito sobre dolencias de la piel y en el vientre de las mujeres después del parto. Las hojas o una infusión de las hojas trituradas se pueden aplicar para aliviar el dolor de cabeza. La decocción de hojas se usa como colirio y para bañar un paciente febril, también como enjuague bucal y gárgaras en casos de dolor de garganta y aftas.La corteza de la raíz sirve como febrífugo, al igual que el núcleo de la semilla molida y mezclada con jugo de limón.
Además, hay muchos usos puramente supersticiosos del limón en Malasia.
Limón Francés
o
Limón real

(C. limon)
foto El jugo de limón es ampliamente conocido como un diurético, antiescorbútico, astringente, y febrífugo. En Italia, el jugo endulzado se usa para aliviar la gingivitis, estomatitis, y la inflamación de la lengua. El jugo de limón en agua caliente ha sido ampliamente defendido como un laxante diario y preventivo del resfriado común, pero dosis diarias pueden erosionar el esmalte de los dientes. El jugo de limón con miel, o jugo de limón con sal y jengibre, se toma cuando es necesario como un remedio para el resfriado. Fue el jugo de limón dulce del Mediterráneo, no del limón criollo ("lime" en Inglés), el que se llevó a bordo de los veleros británicos del siglo XVIII para evitar el escorbuto, aunque los marineros lo llamaban "limeys".
El aceite exprimido de las semillas del limón se utiliza medicinalmente. La decocción de la raíz se toma como tratamiento para la fiebre en Cuba; para la gonorrea en el África occidental. Una infusión de la corteza o de la cáscara de la fruta se da a aliviar los cólicos.
Limón Tahití o Persa
(C. latifolia)
foto El zumo de limón, si se suministra rápidamente, es un antídoto eficaz para la irritación bucal y la inflamación dolorosa resultado de morder aroideas como Dieffenbachia spp., Xanthosoma spp., Philodendron spp., y sus semejantes. Se ha aplicado también para aliviar los efectos de los corales urticantes.
Mamey
(M. americana)
mamey En Venezuela, el polvo de las semillas se emplea en el tratamiento de las parasitosis cutáneas. En Brasil, las semillas, menos el embrión, que se considera convulsivo, se revuelve en agua caliente y la infusión es empleada como antihelmíntico para adultos solamente.
En las Antillas francesas, un aromático licor llamado Eau de Creole, or Creme de Creole, se destila de las flores y se dice que actua como un tónico o digestivo.
Una infusión de las hojas frescas o secas (un puñado en una pinta [0,47 litros] de agua) se da dado por tazas en un plazo de varios días en los casos de fiebre intermitente y se afirma que han sido eficaces cuando ha fracasado la quinina.
Mamoncillo
(M. bijugatus)
foto En Venezuela, el núcleo tostado de las semillas se pulveriza, se mezcla con miel y puede detener la diarrea. La decocción de las hojas es astringente y se usa como enema para padecimientos intestinales.
Mango
(M. indica)
mango Las flores secas del mango, que contienen 15% de tanino, sirven como astringentes en los casos de diarrea, disentería crónica, catarro de la vejiga y uretritis crónica resultante de la gonorrea. La corteza contiene mangiferina que es astringente y se emplea contra el reumatismo y la difteria en la India. La resina gomosa del tronco se aplica en las grietas de la piel de los pies y sobre la sarna, y se considera útil en casos de sífilis.
Una decocción de la almendra del mango y su polvo (no-libre de tanino) se utilizan como vermífugos y como astringente en la diarrea, hemorragias y hemorroides sangrantes. La grasa se administra en los casos de estomatitis. Los extractos de las frutas verdes y de la corteza, tallos y hojas han mostrado actividad antibiótica. En algunas de las islas del Caribe, la decocción de las hojas se toma como un remedio para la diarrea, fiebre, molestias en el pecho, la diabetes, la hipertensión y otros males. Una decocción combinada de mango y otras hojas se toma después del parto.
Mangostán
(G. mangostana)
foto Las Frutas secas se envían a Calcuta y China desde Singapur para uso medicinal. La corteza cortada en rodajas se seca y se muele a polvo y es administrada para superar la disentería. Fabricada en un ungüento, se aplica sobre los eczemas y otros trastornos de la piel. La decocción de la corteza se toma para aliviar la diarrea y la cistitis, la gonorrea y la gleet y se aplica externamente como una loción astringente. Una porción de la corteza se mentiene en agua toda una noche y en la mañana se toma la infusión como remedio para la diarrea crónica en adultos y niños. Los Filipinos emplean una decocción de las hojas y la corteza como febrifugo y para tratar la candidiasis, la diarrea, la disentería y los problemas urinarios. En Malasia, una infusión de las hojas, combinados con plátanos verdes y un poco de benjuí se aplica a las heridas de la circuncisión. Una decocción de raíz se toma para regular la menstruación. Un extracto de la corteza llamada "amibiasina", se ha comercializado para el tratamiento de la disentería amébica.
La corteza de los frutos parcialmente maduros producen un derivado polihidroxi-xantonas denominado mangostin, también ß-mangostin. Mientras que los frutos plenamente maduros  contienen las xantonas, gartanina, 8-disoxygartanina, y normangostina. Un derivado del mangostin, mangostin-e, 6-di-O-glucósido, es un depresor del sistema nervioso central y causa el aumento de la presión arterial.
Manzana de agua
(S. aqueum)
foto Una decocción de la corteza astringente, se usa como una aplicación local en las aftas.
Manzana de Java
(S. samarangense)
foto Las flores son astringentes y se utilizan en Taiwán para tratar la fiebre y detener la diarrea. Los investigadores han encontrado que su principal componente es el tanino. También contienen desmethoxymatteucinol, 5-O-metil-4'-desmethoxymatteucinol, ácido oleánico y B-sitosterol. Muestran acción antibiótica débil frente a Staphylococcus aureus, Mycobacterium smegmatis, y Candida albicans.
Manzana Malaya
(S. malaccense)
foto De acuerdo a la traducción de Akana de Hawaiian Herbs of Medicinal Value, la corteza astringente se ha utilizado mucho en los remedios locales.
En las Molucas, o Islas de las Especias, una decocción de la corteza se utiliza para tratar la candidiasis. Los malayos aplican el polvo de las hojas secas en la lengua agrietada. Una preparación de la raíz es un remedio para la picazón. La raíz actúa como diurética y se administra para aliviar el edema. La corteza de la raíz es útil contra la disentería, también sirve como emenagogo y abortivo. Los Camboyanos toman una decocción de la fruta, las hojas o las semillas como febrífugo. El jugo de las hojas trituradas se aplica como una loción para la piel y se añade a los baños. En Brasil, varias partes de la planta se usan como remedios para el estreñimiento, diabetes, tos, catarro pulmonar, dolor de cabeza y otras dolencias. Las frutas sin semillas, las semillas, la corteza y las hojas han demostrado actividad antibiótica y tienen algún efecto sobre la presión arterial y la respiración.
Maracuyá
(P. edulis)
foto Actualmente existe un renovado interés en la industria farmacéutica, especialmente en Europa, en el uso del glucósido, passiflorina, especialmente el de P. incarnata L., como sedante o tranquilizante. Químicos italianos han extraído passiflorina desde las hojas secadas al aire de P. edulis.
En Madeira, el jugo del maracuyá se toma como un estimulante digestivo y como tratamiento para el cáncer gástrico.
Marañón
(A. occidentale)
marañon El jugo de la manzana del marañón, sin la extracción del tanino, se prescribe como un remedio para el dolor de garganta y la disentería crónica en Cuba y Brasil. Fresco o destilado es un potente diurético y se dice que posee propiedades sudoríficas.
Nance
(B. crassifolia)
foto La infusión de la corteza es astringente y se usa para detener la diarrea, así como febrifuga. Se considera beneficiosa en males pulmonares,  casos de leucorrea, y, al parecer, asegura los dientes cuando las encías están enfermas. En Belice, se ha tomado como un antídoto para la mordedura de serpientes. En Guyana, la corteza machacada se coloca como apósito sobre heridas. Los mexicanos aplican la corteza pulverizada sobre las úlceras.
Naranja
(C. sinensis)
foto Las naranjas se consumen para aliviar la fiebre y el catarro. La pulpa tostada se prepara como una cataplasma para enfermedades de la piel. La cáscara fresca se frota sobre el acné. A mediados de la década de 1950, los beneficios para la salud resultado de la ingestión de naranjas enteras peladas, recibió mucha publicidad debido a su protopectina, bioflavonoides e inositol (relacionados con la vitamina B).
Una infusión de la fruta inmadura se toma para aliviar los problemas estomacales e intestinales. Las flores se utilizan medicinalmente por los chinos que viven en Malasia. El agua de azahares, fabricado en Italia y Francia como una colonia, es amarga y se considera antiespasmódica y sedante. Una decocción de las hojas y flores secas se da en Italia como antiespasmódico, sedante cardíaco, antiemético, digestivo y remedio para la flatulencia. Una infusión resultado de macerar en vino la corteza interna, se toma como tónico y carminativo. Una decocción en vino de las semillas de naranja descascaradas se prescribe para las enfermedades urinarias en China y el jugo de las hojas de naranja o una decocción de las hojas secas pueden tomarse como carminativo y emenagogo o aplicado sobre las llagas y úlceras.
Naranja agria
(C. aurantium)
foto El zumo de naranja agria es antiséptico, anti- bilioso y hemostático. Los africanos aplican las naranjas abiertas en las úlceras y en áreas del cuerpo afectadas por el reumatismo. En Italia, Mexico y América Latina en general, las decocciones de las hojas se usan como sudorífico, antiespasmódico, estimulante, tónico y  de acción estomática. Las flores, preparadas en sirope, actuan como un sedante en trastornos nerviosos y para inducir el sueño. Una infusión de la corteza amarga se toma como un tónico, estimulante, febrifugo y vermífugo.
Níspero
(M. zapota)
foto Debido al contenido en tanino, los frutos jóvenes son hervidos y la decocción se usa para detener la diarrea. Una infusión de frutas jóvenes y flores se bebe para aliviar los malestares pulmonares. Una decocción de las hojas viejas y amarillentas, se bebe como un remedio para la tos, resfríos y diarrea. Un "té" de la corteza se considera como febrífugo y se dice que sirve para detener la diarrea y la disentería. Las semillas trituradas tienen una acción diurética y se dice que sirven para la expulsión de los cálculos renales. Un extracto fluido de las semillas trituradas, se emplea en Yucatán como un sedante y como soporífero. Una decocción de hojas de chayote y níspero combinadas y edulcoradas se toma diariamente, para reducir la presión arterial. Una pasta de las semillas se aplica a las mordeduras y picaduras de animales venenosos. El látex se utiliza en los trópicos como relleno de la caries dental.
Níspero japonés o Loquat
(E. japonica)
foto La fruta se dice que actua como un sedante y se come para detener el vómito y la sed. Las flores son consideradas con propiedades expectorantes. Una infusión de las hojas, o del polvo de estas después de secas, se puede tomar para aliviar la diarrea y para contrarrestar la depresión y la intoxicación por el consumo de bebidas alcohólicas.
Parcha
(P. laurifolia)
foto La decocción de las hojas se toma como vermífugo. Las semillas tienen una acción sedante en el sistema nervioso y el corazón y, en dosis fuertes, es hipnótica. La raíz actúa como un vermífugo muy potente.
Persimón
fruta
Una decocción del cáliz y del tallo de la fruta se toma para aliviar el hipo, los resfriados y la respiración dificultosa.
Pomarosa
(S. jambos)
foto En la India, la fruta es considerada como un tónico para el cerebro y el hígado. Una infusión de la fruta actúa como diurético.
Una preparación azucarada de las flores se cree que disminuye la fiebre. Las semillas se emplean contra la diarrea, la disentería y el catarro. En Nicaragua, se ha afirmado que una infusión del polvo de las semillas tostadas es beneficiosa para los diabéticos. Dicen en Colombia que las semillas tienen propiedades anestésicas.
La decocción de las hojas se aplica a los ojos irritados, también sirve como diurético y expectorante y para el tratamiento del reumatismo. El jugo de la maceración de las hojas se toma como febrífugo. Las hojas en polvo se han frotado en los cuerpos de los pacientes de viruela con efecto refrescante.
La corteza contiene entre 7-12.4% de tanino. Es emética y catártica. La decocción se administra para aliviar el asma, la bronquitis y la ronquera. La gente en Cuba cree que la raíz es un remedio eficaz para la epilepsia.
Pomelo
(C. maxima)
foto En las Filipinas y el sudeste de Asia, las decocciones de las hojas, flores y corteza y se dan por su efecto sedante en los casos de epilepsia, corea de Huntington (mal de San Vito) y tos convulsiva. La decocción de hojas caliente se aplica en inflamaciones y úlceras. El zumo de la fruta se toma como un febrífugo. Las semillas se emplean contra la tos, dispepsia y el lumbago. La resina que rezume de los árboles en decadencia se recoge y se toma como un remedio para la tos en el Brasil.
Rambután
(N. lappaceum)
foto La fruta (mas aún verde) es astringente, estomacal, actúa como vermífugo, febrífugo, y se toma para aliviar la diarrea y la disentería. En Malasia la piel seca de la fruta se vende en farmacias y es empleada en la medicina local. La decocción de la corteza astringente es un remedio para las aftas. Una decocción de las raíces se toma como febrífugo.
Soncoya
(A. purpurea)
foto En Mexico, el jugo de soncoya es considerado como un remedio para la fiebre y los escalofríos. En otros lugares se da para aliviar la ictericia (probablemente a causa de su color). La decocción de la corteza es eficaz contra la disentería y un té del interior de la corteza se administra en casos de edema.
Tamarindo
(T. indica)
foto Los usos medicinales del tamarindo son incontables. La pulpa ha estado de forma official en las farmacopeas de los Británicos y Americanos así como el la mayoría de otras farmacopeas y unas 200,000 libras (90,000 kilogramos) de los frutos con cáscara por año se han importado en los Estados Unidos para el comercio de drogas, principalmente desde las Antillas Menores y Mexico. Los suministros a europea han llegado en gran parte de Calcuta, Egipto y las Antillas Mayores. Los preparativos de tamarindo son universalmente reconocidos como febrífugos, laxantes y carminativos. Solos o en combinación con jugo de limón, miel, leche, dátiles, especias o alcanfor, la pulpa se considera como un eficaz digestivo, incluso para los elefantes, y como remedio para trastornos biliares, y como un antiescorbútico. En las prácticas nativas, la pasta se aplica en inflamaciones, se usa en gárgaras para el dolor de garganta y, mezclado con sal, como linimento para el reumatismo. Es, además, administrado para aliviar la insolación, envenenamiento por Datura (estramonio) e intoxicación alcohólica. La pulpa se dice ayuda a la restauración de la sensación en los casos de parálisis. En Colombia, una pomada hecha de la pulpa de tamarindo, mantequilla, y otros ingredientes se utiliza para eliminar parásitos de los animales domésticos.
Las hojas y flores del tamarindo, secas o cocidas, se utilizan como apósitos de articulaciones inflamadas, esguinces y quemaduras. Lociones y extractos derivados se utilizan en el tratamiento de la conjuntivitis, como antisépticos, como vermífugos, tratamientos para la disentería, ictericia, erisipela y las hemorroides y otras enfermedades. Las conchas del fruto se queman y reducen a ceniza alcalina la que entra en las fórmulas medicinales. La corteza del árbol se considera como un eficaz astringente, tónico y febrífugo. Frita con sal y pulverizada a una ceniza, se da como un remedio para la indigestión y los cólicos. Una decocción se utiliza en casos de gingivitis y el asma y las inflamaciones oculares, y lociones y apósitos hecho de la corteza se aplican en heridas abiertas y erupciones debido a orugas. Una infusión de las raíces se cree que tiene valor curativo de males en el pecho es un ingrediente en las recetas para lepra.
Las hojas y las raíces contienen los glucósidos: vitexin, isovitexin, orientin y isoorientin. La corteza produce el alcaloide, hordenina.
Toronja
(C. paradisi)
foto Una esencia a partir de las flores se toma para superar el insomnio, también como estomático, y tónico cardíaco. La pulpa de la fruta es considerada una ayuda eficaz en el tratamiento de trastornos urinarios. Los extractos de las hojas han demostrado actividad antibiótica.
Uchuba
fruta
En Colombia la decocción de las hojas se toma como diurético y anti-asmático. En Sudáfrica las hojas calientes se aplican como apósitos en las inflamaciones y los Zulús administran la infusión de las hojas como enema para aliviar las enfermedades abdominales de los niños.
Zapote
(P. zapote)
zapote En Santo Domingo, el aceite del núcleo de las semillas se usa como un ungüento de la piel y como un remedio para detener la caída del cabello.
En Mexico, 2 o 3 núcleos pulverizados se combinan con 10 oz (300 g) de aceite de ricino para su aplicación en el cabello. En 1970, las pruebas clínicas en la Universidad de California en Los Angeles no revelaron que el aceite sirva para promover el crecimiento del cabello, pero confirmaron que es eficaz para detener su caída causada por dermatitis seborreica. El aceite se emplea como sedante en enfermedades de ojos y oídos. Los residuos de las semillas tras la extracción del aceite se aplican como un emplasto en la piel para aflicciones dolorosas.
Una infusión de semillas se usa como un lavaojos en Cuba.
En Mexico, el tegumento pulverizado se informa que es un remedio para problemas coronarios y, tomada con el vino, se dice que es útil contra los cálculos renales y el reumatismo. La corteza es amarga y astringente y contiene lucumina, un glucósido cianogénico.
Una decocción de la corteza se toma como un espectorante. En Costa Rica un "té" de la corteza y las hojas se administra en la arteriosclerosis y la hipertensión. La savia lechosa es emético y antihelmíntico y se ha utilizado para eliminar las verrugas y crecimientos de hongos en la piel.
Zapote blanco
(C. edulis)

foto
El antiguo nombre náhuatl de los frutos, "cochiztzapotl", se traduce como "zapote del sueño" o "zapote que produce sueño", y en general popularmente se da por sentado en México y América Central que el consumo de la fruta alivia los dolores de la artritis y el reumatismo. Esta creencia puede provenir sólo de la tan citada declaración en este sentido hecha por el Dr. Leopoldo Flores en el Manual Terapéutico de Plantas Mexicanas, publicado en 1907, aunque la Comisión Nacional Mexicana ha recibido frecuentes reportes de médicos y pacientes sobre su efectividad anti-artrítica y anti-reumática.
Wampi
(C. lansium)
foto Se dice que las frutas son estomacales, tienen efectos refrescantes y que actuan como vermífugo. Los chinos dicen que si uno ha comido demasiados lichis, se come el wampee para que "contrarresten los efectos negativos. Los lichis se deben comer cuando uno tiene hambre, y los wampees sólo con el estómago lleno".
Los frutos inmaduros, cortados a la mitad y secados al sol, son un remedio vietnamita y chino para la bronquitis. Las virutas secas de las raíces se venden en las farmacias orientales para el mismo propósito. La decocción de las hojas se usa para el lavado del cabello, para eliminar la caspa y preservar el color.
Yuyubo
(Z. mauritania)
foto La fruta se aplica en las cortaduras y úlceras; se emplean en las enfermedades pulmonares y la fiebre, y mezclado con sal y chile picante, se da en la indigestión y las crisis hepáticas. La fruta madura seca es un laxante suave. Las semillas son sedantes y se toman, a veces con mantequilla, para poner fin a las náuseas, vómitos y dolores abdominales durante el embarazo. Mezcladas con aceite, se frotan sobre las zonas reumáticas.
Las hojas se aplican como cataplasmas y son útiles para trastornos del hígado, el asma y la fiebre y, junto con catechu, se administran cuando se necesita un astringente, como en las heridas. La decocción amarga y astringente de la corteza se toma para detener la diarrea y la disentería y aliviar la gingivitis. La pasta de la corteza se aplica sobre las llagas. La raíz es purgante. Una decocción de la raíz se da como febrífugo, tenicida y emenagogo, y la raíz en polvo se espolvorea sobre las heridas. El jugo de la corteza de la raíz se dice que sirve para aliviar la gota y el reumatismo. Fuertes dosis de la corteza o la raíz pueden ser tóxicas. Una infusión de las flores sirve como loción ocular.