home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Injerto de plantas leñosas.

En este artículo trataremos algunos elementos del injerto de plantas con tallos leñosos, que son los mas comunes.

¿Qué es un injerto?

Un injerto se produce cuando se inserta una parte viva de una planta en otra, y ambas partes se juntan vegetativamente y luego conviven.

La planta base que recibe el injerto se conoce como patrón, mientras la parte vegetativa acoplada, esqueje, injerto o vástago.

Para tener éxito a la hora de injertar es muy importante poner en contacto las diferentes partes que forman los tallos para así garantizar la compatibilidad funcional de ambas partes del injerto, la interacción de las células respectivas, y con ello el tránsito de las sustancias vitales.

El tallo leñoso

Veamos como está constituido un tallo leñoso típico.

En la figura 1 se muestra de manera esquemática la sección de un tallo leñosos para mostrar las diferentes zonas que lo constituyen, estas son:
Contenido del artículo
¿Qué es u injerto?
El tallo leñoso
¿Cuales plantas se pueden injertar?
¿Para que sirven los injertos?
Elementos a tener en cuenta al injertar
Tipos fundamentales de injertos
Injertos de estacas
Injertos de aproximación
Injertos de yema
Injertos de parche o canuto
Injerto de astilla
Particularidades de algunos injertos

1.- Súber: El súber es la corteza mas externa que sirve como capa de protección y está constituida por tejido muerto. En las plantas de corta vida este súber puede no desarrollarse apreciablemente.

2.- Líber: También conocido como floema, está formada por tejido vivo y transporta, en sentido descendente hasta las raíces, los alimentos fabricados en la fotosíntesis y el oxígeno absorbido del aire usado en la respiración. El líber puede tener fibras largas y muy fuertes, las que en algunos casos constituyen la materia prima de la que se obtienen fibras comerciales.

3.- Cámbium: Es una zona de células vivas que son las que producen el crecimiento del tallo. Este cámbium puede ser muy delgado.

4.- Xilema: El xilema es tejido leñoso y no todas las plantas pueden desarrollar un xilema apreciable. Es típico de los árboles.

El proceso de crecimiento tiene lugar a partir del cámbium. Esta capa fina de células se encuentra siempre en proceso de división y produce tanto células de líber como de xilema.

Sección del tronco leñoso

Figura 1. Tallo leñoso

Cuando una célula del cámbium se divide puede formar células de xilema o de líber, la célula que ocupa una posición más interna de las dos resultantes de la división se transforma en xilema, mientras que la exterior sigue actuando como cámbium para el próximo proceso de división celular. Cuando lo hace para formar líber la célula más externa se transforma en célula del líber, y la interna sigue actuando como cámbium, y así sucesivamente. De esta forma, del cámbium se van generando células en ambas direcciones, para hacer crecer el xilema, resultando en incremento del diámetro del tallo pero manteniendo el líber.

De todo este proceso vegetativo se desprende que a la hora del injerto, resulta muy necesario poner en íntimo contacto las partes del cámbium de ambas plantas, patrón y esqueje, de esta forma la actividad reproductiva celular puede hacer fusionar en una sola ambas partes y establecer su íntima comunicación para garantizar el crecimiento futuro.

Es regla básica que si durante la inserción de una planta en otra para hacer un injerto, los cámbium respectivos no coinciden, la unión fracasará.

¿Cuales plantas se pueden injertar?

No hay ningún método para predecir el resultado de un injerto, pero en términos generales se puede decir que cuanto más afinidad botánica haya entre las especies, mayores son las probabilidades de éxito del injerto.

No pueden injertarse indistintamente todo tipo de plantas, estos se pueden realizar con gran éxito entre plantas de la misma familia botánica, por ejemplo, cítricos sobre cítricos o frutales de una variedad sobre otra variedad etc.
 
No obstante hay casos de plantas de muy diferentes familias que pueden injertarse con éxito.

¿Para que sirven los injertos?



Los injertos se utilizan en la práctica con diferentes objetivos, los mas comunes son:
  1. Como es un método de reproducción asexual, las características del injerto pueden mantenerse intactas en la planta resultante, de tal forma que se usan ampliamente los injertos para obtener plantas derivadas con exactas características florales, productivas o de resistencia a plagas etc, de la planta original.
  2. Permiten utilizar patrones de plantas con elevadas cualidades de resistencia a enfermedades, adaptación a tipos de suelos, vida productiva útil etc. con injertos de otras variedades de alto valor comercial, tamaño de frutos, color, sabor etc.
  3. Como el esqueje puede obtenerse de una planta adulta, su desarrollo puede ser equivalente al de una rama, por lo que pueden lograse plantas mas pequeñas y de elevada productividad en corto tiempo.
  4. En algunos casos, ciertas particularidades del patrón pueden transferirse al injerto y obtener con ello ventajas tales como mayor resistencia al frío, alargamiento notable de la vida productiva en el caso de las plantas anuales y otras, en la planta resultante.
  5. Puede servir para reproducir plantas que no producen semillas o cuya reproducción se hace muy difícil por otros métodos.
  6. Para producir plantas ornamentales multicolores o multiflorales haciendo injertos de variedades de diferentes colores o tipos de flores sobre un mismo patrón. De la misma forma pueden lograrse plantas multifrutales como por ejemplo producir naranjas, limones y mandarinas en un mismo árbol.

Elementos a tener en cuenta al injertar

Cada injerto, teniendo en cuenta la naturaleza de las plantas involucradas, y el objetivo que se persigue, tiene sus particularidades distintivas que pueden ser la diferencia entre el fracaso y el éxito, no obstante hay cierta normas generales básicas que pueden ser aplicables a todos. Estas normas generales son:
  1. La herramienta de corte debe ser apropiada y muy afilada para que los cortes queden limpios y precisos.
  2. Es decisivo que durante el acoplamiento de las partes los cámbium de ambas queden en perfecta coincidencia.
  3. Atar firmemente hasta cubrir toda la unión con alguna cinta adecuada a los injertos para evitar el movimiento relativo y la desecación excesiva de las partes hasta que se produzca la soldadura. En muchos lugares esta cinta se conoce como rafia.
  4. Cubrir con cera o algún compuesto adecuado comercial las secciones descubiertas de ramas o troncos que puedan haber quedado después de hecho el injerto. Esto es común en los casos de injertar ramas de diferente diámetro.
  5. Eliminar los retoños o brotes que se produzcan por debajo del injerto.
  6. Mantener el injerto atado durante el tiempo necesario para una soldadura adecuada.  Este tiempo está determinado por el brote de la, o las yemas del injerto, y se limita a algunos días después del comienzo del brote. Mantener indefinidamente la unión atada puede estrangular el injerto y hacerlo perecer aunque ya pareciera logrado. Cada tipo de injerto puede tener sus particularidades en este aspecto.
  7. En caso de que la fijación de ambas partes para evitar el movimiento mutuo se ponga en peligro por el viento, es aconsejable atar firmemente ambas partes a un tutor o regla de madera que lo impida.
  8. Debe escogerse bien la época para el injerto, esta depende del tipo de injerto y del clima, mas adelante al detallar los tipos de injerto se brindan algunos detalles.

Tipos fundamentales de injertos.

De acuerdo a la forma de hacerse la unión entre las dos partes constituyentes del injerto estos se pueden clasificar en dos grandes grupos:
  1. Injertos de estaca:  En este tipo de injerto se toma una rama pequeña que tenga varias yemas de la planta objeto del injerto, y se inserta apropiadamente en una rama o tronco del patrón.
  2. Injertos de yema En este caso se inserta en el patrón solo una yema de la planta objeto del injerto.

Injertos de estaca.

Estos injertos pueden hacerse acoplando de maneras muy diversas la estaca objeto del injerto y la rama o el tronco de la planta patrón.
En general para estos injertos se utilizan estacas extraídas de plantas con un año de edad en la que las diferentes capas del tallo están bien definidas, Como patrón puede utilizarse o bien una planta de la misma edad o mayor, aunque también los injertos pueden hacerse sobre plantas adultas.
 
Como estacas para injertar es común que se usen ramas cortadas en su extremo superior o desprovistas de las hojas con longitud entre 70 y 120 mm, pero que tengan no menos de dos yemas activas, o bien laterales, o bien laterales y terminal.
Los modos mas comunes de practicar los injertos de estaca son:

Injerto de espiga central o lengüeta.

Para este tipo de injerto, lo óptimo es que ambas partes objeto de la unión tengan el mismo diámetro, no obstante, pueden lograrse con éxito el acople de ramas de diámetro diferente.

Al realizar este tipo de injerto se practica un corte especial en ambas partes vegetativas para que encajen con exactitud y de manera que coincida el cámbium de ambas, la figura 2 muestra como se realiza el corte y la posterior unión para lograr el injerto. Es utilizable con preferencia para tallos de entre 5 y 15 mm de diámetro.

Observe la forma del corte en ambas partes, en ellas se ha practicado básicamente un corte a 45°, pero dejando en la parte central de una de ellas una lengüeta aguda, mientras en la otra, se ha hecho un vaciado de igual forma y en la misma posición.
Luego ambas partes se acoplan y amarran como se muestra.

Los cortes deben practicarse con la mayor exactitud posible para  que no queden espacios vacíos en el interior de la unión y así evitar la aparición de hongos, desecación y necrosis de zonas interiores o defectos en la unión.

Cuando ambas piezas son del mismo diámetro, con este corte se garantiza la coincidencia de las diferentes zonas de los tallos y con ello la posibilidad de éxito del injerto.

Una buena cubierta con rafia mejora la posibilidad de éxito.
Injerto de espiga

Figura 2

Injerto de espiga lateral

Para este tipo de injerto se utilizan como patrones ramas un tanto mas gruesas que en el caso de las de espiga central, una buena rama para injertar lateralmente debe tener entre 30 y 50 mm.

En la figura 3 se muestra un esquema donde pueden apreciarse las etapas de uno de estos injertos.

Dibujo 1: Se prepara una estaca de la planta a injertar con una edad de un año, y un diámetro de alrededor de un tercio del diámetro de la rama patrón. A esta estaca se le hace un corte en bisel bien inclinado de un solo lado.

Dibujo 2: Con una herramienta de corte bien afilada se hace un hendidura limpia con el mismo ángulo del bisel de la estaca hasta un tercio del grueso de la rama.

Dibujos 3 y 4: Se introduce la estaca en la hendidura de manera que coincidan lo mayor posible el cámbium de ambas. Observe que la estaca queda desplazada del centro del patrón para conseguir esta coincidencia máxima.

Dibujo 5: Se corta el patrón cerca de la unión y se recubre con cera toda la unión para evitar la desecación. En caso de no quedar bien apretada la estaca en el patrón puede hacerse una atadura de refuerzo antes de encerar.
Injerto lateral

Figura 3

Injerto lateral bajo la corteza

Cuando se quiere injertar una o mas estacas pequeñas a una rama o tronco gruesos del patrón se acude a este tipo de injerto.

En las figuras 4 y 5 se muestra una de las formas de como se preparan las estacas (figura 4) y el patrón (figura 5) para realizar este tipo de injerto.

Observe que a las estacas se les practica un corte limpio y plano como un bisel agudo de forma que la zona de corte pueda luego tener una gran superficie de contacto con el patrón, observe también que hay dos formas de hacer el corte, el puro bisel o en bisel con escalón. Esta estaca, procedente de una rama de un año de edad, y con por lo menos dos o tres yemas, debe haber sido escogida de una planta cuyas cualidades de productividad, calidad del fruto o floración, sabor etc. queremos conservar.

El patrón podrá ser una rama o un tronco de alguna variedad de cualidades deseables en cuanto a resistencia a plagas, vigor, adaptación al suelo etc.

Observe que el patrón en el caso mostrado, ha sido cortado totalmente al realizar el injerto, y en él se practican uno o mas cortes longitudinales de acuerdo a la cantidad de estacas que querrán implantarse. Estos cortes deben ser algo mas largos que la longitud del bisel de la estaca, luego se separa la corteza parcialmente a partir del corte hacia un lado como se muestra en la figura 5.

Dentro de la corteza desprendida, como puede apreciarse en la figura 6, se introducen las estacas en los cortes de manera que queden cubiertas por ella.

subcortical

Figura 4

imagen

Figura 5

Finalmente se ata la unión con rafia y se recubre la sección del corte descubierta del patrón y de las estacas con cera impermeabilizante para evitar la desecación.

Este tipo de injerto también puede realizarse sin cortar el patrón, en este caso en una parte lisa del tallo se hace un corte en T (figura 7), se separan ambos lados de la corteza un tanto y luego se introduce la estaca para finalmente atar con rafia. El corte del patrón puede realizarse una vez que hayan brotado las yemas.

Los esquemas mostrados en las figuras 4, 5 y 6  son aplicables para las plantas o árboles de hojas caducas, para los casos de plantas de hojas perennes puede ser mejor dejar a la estaca las hojas nacientes de la yema terminal o por lo menos la última hoja si se ha cortado la yema terminal, y cubrir la zona del injerto con una cinta plástica impermeable hasta que se produzca la unión (figura 8). Como al principio no hay intercambio apreciable de savia entre el patrón y la estaca, lo mejor es humedecer bien la estaca una vez implantada y cubrirla con un bolso plástico impermeable hasta que se unan, de lo contrario la desecación hará a la estaca morir (figura 9).
 
imagen

Figura 7
Pequeña estaca injertada en un árbol adulto.




imagen

Figura 8
Vista de como queda el injerto recubierto con plástico

Injerto subcortical

Figura 6






imagen

Figura 9
Estacas recubiertas

Injerto de corte simple o púa.

Este tipo de injerto es uno de los mas utilizados cuando ambos, el patrón y el injerto tienen diámetros iguales y este está entre 5 a 20 mm.

Observe la figura 10, en ella se han representado las diferentes etapas de uno de estos injertos.
Se toma una estaca que tenga varias yemas, una de las cuales puede ser la yema terminal y se agudiza en el extremo inferior para formar una cuña, los cortes deben ser limpios y planos.

Luego se realiza un corte longitudinal al patrón previamente cortado transversalmente, por su centro hasta una profundidad equivalente a la longitud de la cuña.

Finalmente se introduce la cuña en el patrón y se ata firmemente con cinta plástica o rafia.

La unión debe quedar hermética para evitar la deshidratación y debe garantizarse la perfecta coincidencia de los cámbium de ambas partes. Si el injerto ha sido cortado como una estaca sin yema terminal, la sección superior debe impermeabilizarse con cera.

La cinta debe retirarse a los 15-20 días, tiempo suficiente para que se haya producido la unión vegetativa, si se prolonga mucho este tiempo pueden desarrollarse hongos perjudiciales en la unión o la ligadura puede estrangular el injerto arruinándolo.

Al retirar la cinta debe tenerse cuidado para no romper la ligadura entre las partes que es aun muy delicada.

 Injerto de púa
 Figura 10





Injerto de doble púa

Este tipo es en esencia lo mismo que  el injerto de corte simple y se usa cuando entre el patrón y el injerto hay una notable diferencia de diámetros, esto es, se injertan en el patrón mas grueso dos estacas de injertar, una a cada lado.
Observe la figura 11, en ella se representan las etapas de la elaboración de un injerto de corte doble. Note que los diámetros del patrón y el injerto son notablemente diferentes y que las estacas aguzadas se han colocado justo en los bordes a fin de hacer coincidir la mayor parte del cámbium de ambas con el del patrón.

Es muy importante en este tipo de injerto el sellaje posterior con cera de todas las secciones transversales descubiertas, de lo contrario la pérdida de humedad hará fracasar el intento.

Si ambas estacas se prenden bien y luego brotan, se corta la de menos desarrollo y se deja la mas vigorosa.
Tenga en cuenta que si la tenacidad del patrón no es suficiente para apretar firmemente las estacas introducidas, será necesario hacer una atadura para garantizarlo.

imagen

Figura 11

Injerto de aproximación

En este caso la unión se produce al interactuar los cámbium de dos ramas o troncos de plantas completas que se encuentren muy próximas de forma que las ramas puedan ser atadas juntas.

En la figura 12 puede verse de manera esquemática como se realiza este tipo de injerto.

Se toman dos ramas, de un diámetro próximo, cada una de la planta respectiva, la que servirá de patrón por su resistencia, y la que será productiva por sus ventajas en este sentido. A las ramas se les hace un corte como se muestra para hacer aparecer la zona del cámbium, el corte penetra un tanto en el xilema.

Luego se atan firmemente la una contra la otra haciendo coincidir las diferentes zonas vegetativas de los cortes practicados.

El resto es esperar a que se produzca la unión con ambas plantas vivas y con sus raíces, una vez establecida firmemente la soldadura se corta el tronco o la rama del patrón para que solo crezca el injerto. Las raíces del injerto pueden ser cortadas o conservadas en dependencia de las ventajas o desventajas que esto ofrezca.
Injerto por aproximación

Figura 12

Injertos de yemas

Este tipo de injerto es también muy utilizado, especialmente en frutales y rosales, consiste en injertar una yema solitaria en el patrón.

Injerto de yema en T

Es probablemente el mas común y fácil de lograr de todos los injertos de yema, requiere que la planta que dona la yema y el patrón estén en la época de pleno crecimiento, esta abundancia de savia en el tallo hace que sea mucho mas fácil poder extraer la yema y hacer los cortes.

Para realizar el injerto se siguen los pasos mostrados desde la figura 13 a la 17.

Lo primero que se debe hacer es extraer una yema de la planta cuyas cualidades queremos conservar, esta yema debe tener la forma de un escudo como se muestra en la figura 13. Si la planta tiene abundante sabia como se ha dicho, no será difícil extraer la yema con la corteza y el cámbium adherido a ella.

Luego en el patrón a injertar se realiza un corte en T como se muestra en la figura 14.

Utilizando una cuchilla bien afilada se hace un corte transversal a la corteza y luego longitudinal para formar una suerte de T, con la propia cuchilla se separa con cuidado la corteza del tallo, de manera que permita introducir el escudete con la yema.
Las dimensiones de la T deben ser suficientes para que pueda introducirse el escudete de la yema completamente pero no mas de eso.

Esta operación resultará mas fácil si hay abundante sabia.

A continuación se introduce la yema en el corte en T como se muestra en la figura 15, deslizándola con cuidado desde la parte superior hacia abajo hasta que entre completamente en el corte, y pueda ser cubierta con la corteza del patrón. En la figura 16 se muestra la yema ya colocada en su sitio.

El paso final es cubrir firmemente toda la unión con una cinta plástica adecuada o rafia, para evitar la desecación del injerto.
Debe tenerse mucho cuidado de no cubrir la yema, esta debe quedar descubierta para que pueda brotar.

La necesidad de dejar al descubierto la yema, impide la impermeabilización total del injerto, por lo que existe la posibilidad de que pueda entrar humedad a la unión y con ello se pueda producir la proliferación de hongos que arruinan el injerto. Esta posibilidad hace que la utilización de cintas plásticas impermeables no sea indicada cuando los injertos se hacen en el exterior y puedan ser humedecidos por la lluvia o el riego, en estos casos solo de recomienda utilizar cintas especiales que se venden para ese fin, esta cintas (rafia) permite cierta transpiración y con ello la salida de la humedad del injerto.

Una variante de este método es el llamado de T invertida, el que en esencia es el mismo, con la diferencia de que el corte en T se hace de manera inversa, es decir con el corte transversal abajo y el corte longitudinal hacia arriba.
yema cortada
Figura 13

haciendo corte
Figura 14

colocando yema
Figura 15

yema colocada
Figura 16

sellaje del injerto
Figura 17

Injerto de parche o canuto

En estos tipos de injerto de yema, lo que se hace es extraer una zona de la corteza, si es a todo el perímetro del tronco o rama del patrón se le llama de canuto y si es solo una zona rectangular de la corteza lo que se extrae, de parche, e implantar ahí un canuto o parche de iguales dimensiones y forma, extraído de la planta donante.

Observe la figura 18, del tallo de la izquierda (donante) se ha extraído un canuto de la corteza con una yema activa, previamente al patrón (tallo de la derecha), se la ha retirado la corteza a todo el perímetro para recibir ajustadamente el canuto del donante.
Una vez acomodado en su sitio el injerto, se ata firmemente con rafia para garantizar un contacto íntimo de los cámbium de ambos e impermeabilizar la unión.

Después de unos 15 a 20 días la unión ya debe estar hecha y puede retirarse la rafia con cuidado.

Resulta evidente que este tipo de injerto solo puede realizarse cuando el patrón y el injerto tienen el mismo diámetro y la mejor
época es cuando hay pleno crecimiento y abundante sabia en ellos lo que permite la extracción de los canutos con facilidad.
Una vez brotada la yema se corta el patrón para favorecer su crecimiento.

Para el caso del injerto de parche solo se corta una zona de la corteza del patrón como se muestra en la figura 19.

Una variante del injerto de parche es el llamado sistema Forkert, en el cual no se retira completamente el parche de corteza del patrón, si no, que solo se cortan tres de la aristas y el parche se levanta doblando la corteza en la otra arista, de manera que queda una suerte de lengüeta de corteza fija al patrón.  Una vez que se ha colocado la yema, se cierra la lengüeta sobre esta antes de colocar la cinta de cobertura.
Injerto de parche

Figura 18

esquema

Figura 19

Injerto de astilla

También puede injertarse una astilla del donante en un corte superficial del patrón como se aprecia en las figuras de la 19 a la 21.
Para elaborar este tipo de injerto, se requiere de cierta pericia al operar la cuchilla de corte.
 
En este injerto se separa una astilla con una yema activa de la superficie de la planta donante, aquella que queremos reproducir, Una vez con la astilla separada, se practica un corte superficial en el patrón como aparece en la figura 19, dejando una lengüeta de corteza en la parte inferior.
Luego se coloca la astilla en el corte del patrón (figura 20) y se ata firmemente con cinta plástica o rafia (figura 21), hasta que se haya producido la soldadura, lo que demora entre 15 y 20 días, momento en el que puede retirarse la cinta protectora con cuidado.

Cuando la yema injertada brote, se corta el patrón para favorecer su crecimiento.

corte patrón

Figura 20

astilla colocada

Figura 21.

sellando astilla

Figura 22



Particularidades de algunos injertos.

Aunque el tema de los injertos se ha tratado ya de forma general, existen ciertos factores a tener en cuenta a la hora de injertar de acuerdo a la variedad y tipo de planta en la que este se practicará. Algunos de estos factores resultan decisivos para el éxito en unas, pero pueden ser diferentes en otras.
A continuación se tratará de recopilar estos detalles por tipo de planta.

Sapote o mamey colorado.

Para este árbol frutal, el injerto es la forma mas utilizada en la propagación de la especie de manera comercial.
Aunque las plantaciones de zapoteros pueden hacerse utilizando el método de sembrar la semilla y dejarla crecer hasta la madurez, este método tiene dos inconvenientes:
  1. Un tiempo de demora de mas de 7 años hasta el comienzo de la producción.
  2. Se corre el riesgo de que las plantas logradas no produzcan los frutos con la calidad de los progenitores utilizados como patrón por sus frutos.

Los dos factores más importantes a considerar al injertar sapotes son:

1.- La época del año.

El patrón debe estar en rápido estado de crecimiento.

La mejor época es aquella cuando los días son algo cálidos, las noches son frescas y la humedad relativa es baja. Este patrón de clima en las zonas tropicales corresponde a los meses desde septiembre hasta mayo. El injerto en los meses restantes es mas difícil de lograr debido al calor excesivo del verano, que puede desecar el injerto antes de su fijado al patrón.

En las zonas subtropicales donde el sapote es productivo, deben evitarse los meses de diciembre hasta febrero por el peligro de alguna baja temperatura ocasional que pueda poner en peligro los injertos y además porque en esta época la planta no está en pleno crecimiento.

2.- La preparación del injerto.

El método mas común para injertar el sapote es el método de corte simple o de púa utilizando ramitas terminales.

Las siguientes prácticas mejorarán el nivel de éxito:
  1. Eliminar un anillo de la corteza de la ramita de donde se extraerá el injerto a 25-30 cm de la yema terminal, entre 2 y 3 semanas antes de hacer el injerto y la eliminación de las hojas, dejando una pequeña sección del peciolo, esto estimulará el crecimiento de las yemas que se encuentran en las axilas.
  2. Después de ser cortado del árbol, el injerto mantendrá su capacidad de unión con el patrón por un período de hasta 7 días en condiciones de conservación. Sin embargo, el injerto debe realizarse lo más rápidamente posible.
  3. Para producir ramitas que posean mayores posibilidades de éxito en su unión con el patrón se estimula la generación de nuevos brotes mediante la poda de las ramas maduras. Con la poda se produce el crecimiento de numerosos y vigorosos nuevos brotes laterales. Estos brotes son similares a las yemas jóvenes debido a su rápido crecimiento y carencia de floración. Los últimos 20 a 30 cm de estos brotes laterales producirán los mejores injertos.
  4. La eliminación de la yema apical del patrón dentro de las 24 a 48 horas previas al injerto aumenta las posibilidades de éxito durante las estaciones más cálidas y húmedas del año.
  5. Es buena práctica cubrir el injerto, o la planta completa de ser posible, con una bolsa plástica transparente bien humedecida y protegerla del sol intenso hasta que el injerto comience a crecer.
Otro método de injertar el sapote se puede ver aquí en el punto "propagación".

Aguacate

Para la reproducción comercial del aguacate la práctica mas conveniente es el uso del injerto, la propagación por semillas, aunque es posible, puede no arrojar los resultados esperados en cuanto a productividad y calidad de los frutos obtenidos una vez establecida la plantación, debido a la variabilidad de los resultados.

La operación de injerto puede realizarse en el vivero o en el sitio definitivo de plantación, sin embargo, lo mejor es hacerla en el vivero.
Para el injerto se utiliza un patrón nacido de semilla de una variedad resistente con 1 cm de diámetro en el tronco (aproximadamente 6 meses después de la siembra de la semilla), y este se practica a 10-20 cm de la base.

Tenga en cuenta que la semilla de aguacate suele ser poliembriónica, es decir puede generar mas de un brote. Retire todos los sobrantes y solo deje el mas robusto.

La operación de injertado debe realizarse en un lugar fresco y aireado para lograr una buena unión vascular entre el patrón y el injerto sin excesiva desecación.

El método más difundido para injertar el aguacate es el de estaca por unión lateral aunque  da buenos resultados el injerto de púa terminal, también pueden utilizarse con menos éxito los injertos de yemas.

Tenga en cuenta lo siguiente:
  1. El injerto de unión lateral se realiza aproximadamente a los 20 cm de altura del patrón nacido de semilla.
  2. El tiempo de demora para que el injerto se una al patrón está, entre los 22 y 30 días después de realizado.
  3. Una vez hecha la unión  se empieza a eliminar la parte superior del patrón. Esto se va haciendo paulatinamente hasta llegar al injerto. Cada corte debe ser hecho a bisel y cubierto con una pasta fungicida a base de cobre.
  4. Cuando el injerto tiene entre 20 y 25 cm de alto se puede trasplantar al campo definitivo, siempre y cuando el corte haya sido cubierto por el callo del injerto.
Mas detalles sobre el cultivo e injerto del aguacate aquí.

Mango

Se puede realizar la multiplicación por semilla, pero las plantas generadas pueden  no conservar sus características.
El método mas conveniente para establecer una plantación es con el uso de injertos de la variedad deseada sobre patrones de mangos nacidos de semillas, adaptados y resistentes en la zona donde se cultivará.

La semilla del mango se caracteriza por ser poliembriónica, es decir al germinar genera mas de un tallo, por lo que resultará necesario cortar los sobrantes hasta dejar el mejor desarrollado a los pocos días de nacido.

Debe tenerse en cuenta además que el poder germinativo de las semillas del mango se pierde muy pronto una vez extraída del fruto, por lo que es conveniente plantarlo lo más rápidamente posible.

El árbol es un tanto difícil de injertar; los mejores resultados se obtienen usando injertos de aproximación o de yema. Para obtener éxito debe tenerse en cuenta lo siguiente:
  1. Para utilizarlas como patrones, el tallo de la plántula debe haber alcanzado como mínimo los 6-8 mm de diámetro.
  2. El momento más propicio para el injerto de la yema es desde mediados de primavera hasta el verano, cuando las plantas están en crecimiento activo, y en ellas se observan nuevos brotes de color cobrizo.
  3. Las yemas para injertar deben ser tomadas de las puntas de las ramas jóvenes, pero no de las del último crecimiento, esto es, que no estén en crecimiento activo. Tenga en cuenta que el mango crece por etapas perfectamente visibles en las ramas jóvenes.
  4. Es deseable que la rama de donde se tomó la yema para injertar y el patrón sean iguales o similares en tamaño y madurez de la madera.
  5. Una vez unida la yema (unas 3-4 semanas) se corta el patrón varios centímetros mas adelante del injerto, para estimular el crecimiento de las yema, varias semanas después cuando la yema haya brotado y tenga unos 20 cm de largo se corta completamente el patrón.
Mas detalles sobre el cultivo e injerto del mango aquí.

Cítricos

Los cítricos en general son árboles fáciles de injertar.

Comercialmente las plantaciones de cítricos se establecen usando variedades productivas y de calidad injertadas sobre patrones resistentes nacidos de semillas, y adaptados a la zona en cuestión.

Virtualmente todos los cítricos son compatibles entre si a la hora del injerto, de forma que incluso, pueden obtenerse individuos que puedan producir varios tipos de cítricos en el mismo árbol, aunque esta práctica no es aprovechable comercialmente.

La forma mas común y segura de injertar los cítricos es por yema, aunque pueden utilizarse los injertos de estacas que producirán plantas mas pequeñas pero bien productivas.

Las cuestiones mas importantes a tener en cuenta son:
  1. Utilizar un patrón de una variedad probadamente resistente y adaptada al terreno y clima donde se plantarán los injertos.
  2. Esperar que las plántulas nacidas de las semillas y que serán objeto de injerto tengan por lo menos 10 mm de diámetro en el tallo.
  3. Extraer las yemas de ramas relativamente jóvenes con poca producción de madera.
  4. Hacer el injerto para la época del año en que el crecimiento de la planta sea bien activo, esto es desde la primavera al verano. En zonas tropicales puede tenerse éxito durante todo el año.
  5. No es aconsejable utilizar cinta engomada para cubrir el injerto, lo mejor es una cinta plástica o rafia, es bueno que la yema "respire". Hojas de plátanos humedecidas pueden dar buenos resultados.
  6. Proteger la yema injertada de la acción directa del sol, si el injerto no puede hacerse en vivero o se ejecuta en un árbol en el campo, lo mejor es hacer del lado en el que da menos sol.
  7. Cuando el injerto se haya unido al patrón, cosa que sucede entre dos a tres semanas se retiran las ataduras.
  8. Después que el injerto haya brotado y su altura sobrepase los 10 cm puede cortarse el patrón lo más cerca posible del injerto.
  9. Retire todos los brotes que surjan en el patrón por debajo del injerto.

Mas información sobre injertos aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.