home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar
 


Lo sugerido en este artículo tiene solo carácter informativo y nunca podrá utilizarse  para auto-medicarse o en sustitución del diágnóstico del médico.

Alveolitis del maxilar


El alveolo maxilar es la cavidad dentro del hueso donde se fijan las piezas dentales en las mandíbulas o maxilares. Cuando esta cavidad ósea se inflama e infecta se conoce como alveolitis del maxilar, también se conoce como osteítis séptica.

Causas

La aparición de la alveolitis es frecuente durante la extracción de piezas dentales, se origina como consecuencia de un pobre aporte sanguíneo al coágulo que se forma en el alveolo tras la extracción; por lo tanto el coágulo no se nutre y muere, por lo que no se produce la cicatrización.  Este cuaógulo necrótico induce la colonización bacteriana infectante.

Existen muchos factores que aumentan la aparición de esta secuela y de forma general todos actúan impidiendo una adecuada irrigación sanguínea al alveolo:
  • Traumas en el momento de la extracción
  • Infección previa a la extracción
  • Uso excesivo de anestesia con vaso constrictor
  • Aporte vascular disminuido del hueso
  • Enfermedades sistémicas como la diabetes
  • Hipertensión
  • Enfermedades inmunosupresoras (que reducen la auto defensa)

Síntomas

La alveolitis del maxilar puede presentarse en dos formas, seca o húmeda, y se desarrolla comúnmente entre las 48–72 horas después de la extracción dentaria y se caracterizan por:
  • Seca: En ella el alveolo permanece vacío después de dos o tres días post extracción. No hay signos de tejido de granulación (cicatrización). Olor fétido. Dolor agudo.
  • Húmeda: Presencia en el alveolo de un coágulo desorganizado con halitosis y dolor. Secreción purulenta.

Tratamiento

El tratamiento consiste en irrigar con solución fisiológica estéril para eliminar el resto de coágulo defectuoso y luego obsturarlo con materiales grasos especiales. Este proceso puede ser necesario repetirlo varias veces. Cuando hay infección se acude a los antibióticos.

Debido a la presencia de otras patologías en el individuo, la curación puede ser complicada debido a la posibilidad de hemorragias y otros problemas colaterales, por lo que esta afectación debe ser tomada en serio. Puede derivar si no se trata, en osteomielitis, la presencia de fiebre es síntoma de complicaciones en este sentido.

Se pueden utilizar analgésicos para aliviar el dolor.

Otras enfermedades humanas aquí.
El uso de los medicamentos sin receta en el tratamiento de enfermedades aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.