home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Lo sugerido en este artículo tiene solo carácter informativo y nunca podrá utilizarse  para auto-medicarse o en sustitución del diágnóstico del médico.

Esguince del tobillo

En un rápido atrapamiento del término, esguince no es más que la torcedura o distensión violenta de una articulación. Aunque muchos pensemos (por su mayor frecuencia) que cuando se habla de esguince es necesariamente del tobillo, lo cierto es que se puede producir en la muñeca, codo, cadera, columna vertebral, rodilla...

Origen y naturaleza

El esguince del tobillo es una lesión que está presente en casi todas las disciplinas deportivas. Correr, saltar, golpear un balón, o realizar cambios de dirección, son gestos que los deportistas realizan de manera continua.

Ciertamente son más comunes en los deportistas, pero también están presentes en la población en general.

Es la lesión de un ligamento expuesto a una fuerza que supera su estructura y tensión y, por tanto, se lastima, rompe, inflama y claudica.
Contenido del artículo
Origen y naturaleza
Síntomas
Factores de riesgo
Prevención
Diagnóstico
Tratamiento

Cuando se produce el denominado "mal paso", el pie se dobla hacia adentro o hacia afuera, mucho más frecuentemente hacia adentro.


Los esguinces son agudos o crónicos y se subdividen en tres grados: menos leves, incompletos y severos. Agudas son las lesiones primarias que ocurren en una articulación hasta ese momento normal; y crónicas, las repetitivas en articulaciones lastimadas con anterioridad.

En un 80 ó 90 por ciento pueden volverse crónicos cuando no son atendidos o reciben un tratamiento incompleto, lo que deja inestabilidad en los ligamentos que irá incrementándose a medida que se repitan las lesiones. Ahora bien, el esguince agudo con buen tratamiento y una recuperación adecuada, no deja secuelas.

En las lesiones leves e incompletas (grados uno y dos) la ruptura del ligamento no es total y siempre hay estabilidad articular. Por tanto, se puede continuar caminando, aunque ello no es prudente. En todos los casos debe acudirse de inmediato al médico para determinar el grado de lesión y su tratamiento.

Síntomas

Dolor, aumento de volumen, limitación a los movimientos, claudicación a la marcha (cojera), equimosis (especie de derrame sanguinolento), hematoma, calor, inestabilidad de la articulación.


El dolor es un síntoma subjetivo que varía mucho según el tipo de lesión, edad, tiempo de evolución, personalidad y estado de conciencia del paciente. Es típico del esguince el dolor en la cara anterior de la articulación (lo que popularmente se llama empeine), y, según el movimiento lesionante, en el lugar de inserción del ligamento afectado.

Factores de riesgo

Los deportistas, los que realizan trabajos en alturas o en terrenos irregulares, en obesos, mujeres que usan tacones muy altos y sufran múltiples esguinces, pueden conducirlos a la cronicidad, como también quienes sean portadores de alteraciones de la articulación.

Prevención

En la población general, no abusando de calzados inadecuados, principalmente la mujer, cuidando el peso corporal; y, sobre todo, realizar sencillos ejercicios físicos que posibiliten el fortalecimiento de la articulación del tobillo. Es clave también un correcto calentamiento antes de practicar una actividad deportiva.

Diagnóstico

No resulta trabajoso atendiendo a los síntomas y antecedentes. Lo más difícil es precisar el grado de la lesión, lo que resulta decisivo para aplicar el tratamiento correcto.

Tratamiento

En las lesiones graves o completas siempre es quirúrgica. En las demás el tratamiento es conservador, y requiere el uso de un vendaje elástico, o la inmovilización con yeso del tobillo, hasta su rehabilitación.
 
Hielo directo, nunca. En las lesiones agudas las primeras 72 horas se aplican bolsas de agua fría. Con posterioridad, bolsas de agua caliente para favorecer la rehabilitación.

Otras enfermedades humanas aquí.
El uso de los medicamentos sin receta en el tratamiento de enfermedades aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.