home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Lo sugerido en este artículo tiene solo carácter informativo y nunca podrá utilizarse  para auto-medicarse o en sustitución del diágnóstico del médico.

Espolón calcáneo

A decir verdad tendría que "tirar la primera piedra" aquel que afirme, sobre todo si ha cruzado la curva de los 50, que "a mí jamás me han dolido los pies". El tema que abordamos, el espolón calcáneo, es uno de los principales problemas que suelen aparecer en los pies. Con lenguaje popular diría que se trata de una especie de pequeño hueso saliente que se forma en la planta de los pies y que origina generalmente un dolor muy vivo.

De manera gráfica indicaría que es una prominencia ósea sobre la región plantar del talón o calcañar que puede estar asociada a dolor y sensibilidad localizada a ese nivel, Con frecuencia el espolón no produce dolor.

Origen

En cuanto al origen se señalan varias causas. Entre ellas, agentes infecciosos, exceso de uso funcional del pie y anormalidad en los huesos. Hay autores que dan valor a los factores hereditarios. De acuerdo con la experiencia clínica la causa principal que puede desencadenar la aparición del espolón se debe a la tirantez que se produce entre la membrana que recubre el hueso (periostio) y la que envuelve a los músculos y otras estructuras internas de la planta del pie.
Contenido del artículo
Origen
Incidencia
Dolor
Diagnóstico
Tratamiento
Prevención

Incidencia


Puede aparecer en uno o en los dos pies y en personas del sexo masculino y femenino, aunque en la práctica médica se observa esta dolencia con más frecuencia en mujeres y personas obesas. Aparece después de los 40, regularmente.

Se manifiesta como dolor al estar de pie, localizado en la región plantar interna, que se intensifica a la palpación y acompañado en ocasiones de ligero aumento de volumen.

Dolor

Lo que duele específicamente no está bien precisado, aunque algunos autores señalan la inflamación como posible causa del dolor, y también el desgarro o distensión de la membrana que recubre el hueso plantar. El dolor puede intensificarse al deambular o estar de pie mucho tiempo, también al andar descalzo, en chancletas o zapatos sin tacón o mal almohadillados en el talón. En general se alivia con el reposo.

Diagnóstico

Para hacer el diagnóstico, la mayoría de las veces es suficiente el examen clínico, que puede acompañarse en algunos casos por estudios imagenológicos como la radiografía y el ultrasonido. Es importante subrayar que en ocasiones en la radiografía no se observa el espolón.

Tratamiento

El tratamiento casi siempre es conservador: reposo, administración de antinflamatorios y analgésicos por vía oral, aplicación local de fomentos tibios, masajes con pomadas antinflamatorias, infiltración local de analgésicos y corticosteroides; aplicación de la medicina natural y tradicional y fisioterapia. Es recomendable el empleo de calzados que tengan un tacón de mediana altura, preferiblemente de goma, y usar plantillas almohadilladas en el talón. No sería ocioso subrayar la conveniencia de que las personas obesas con este padecimiento disminuyan el peso corporal. En casos rebeldes a tratamiento puede practicarse la intervención quirúrgica. No se descarta, por otra parte, que un paciente con artritis reumatoidea, por ejemplo, tenga como un segundo padecimiento un dolor localizado en el talón (espolón).

Prevención

Para prevenir esta dolencia lo mejor es emplear un calzado con tacón adecuado y almohadillado, evitar las estancias de pie innecesariamente prolongadas y controlar el exceso de peso corporal.

Otras enfermedades humanas aquí.
El uso de los medicamentos sin receta en el tratamiento de enfermedades aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.