home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Contenido del artículo
Tipos de glaucomas
Época de la aparición
Detección temprana
Tratamiento

Glaucoma

El glaucoma, caracterizado por un aumento de la presión interna del globo ocular, si no es detectado a tiempo puede afectar al nervio óptico (la estructura que "conecta" el ojo con la corteza cerebral, haciendo consciente el acto de la visión) y producir entonces un deterioro progresivo del campo y la agudeza visuales; y si no se trata oportunamente puede conducir incluso a la ceguera. Esta enfermedad constituye la segunda causa de ceguera en el mundo. Para que se produzca el incremento de la presión intraocular, tienen que producirse, separada o combinadamente, dos situaciones:

1.- Que exista una obstrucción en las vías de drenaje normal del humor acuoso (fluido transparente que se segrega a la cámara anterior del ojo)

2.- Un aumento en su producción, que sobrepase la capacidad de evacuación de este fluido.

Tipos de glaucomas

1.- El denominado Glaucoma Primario de Ángulo Abierto (GPAA) tiene un origen multifactorial, y responde a un patrón genético. El GPAA fue reconocido como una enfermedad familiar a mediados de 1880. Sin embargo aún no están suficientemente esclarecidas las bases genéticas de esta entidad, aunque en el momento actual se plantean diversas hipótesis, algunas de las cuales hacen pensar que el carácter hereditario del glaucoma no se halla en un solo gen sino en varios.

2.- Los glaucomas agudos o de ángulo cerrado son los que producen la popularmente conocida "punzada de clavo", con un dolor muy intenso, en un ojo muy rojo y congestivo y con la pupila dilatada.

3.- Los glaucomas secundarios a traumas, a cirugías o a enfermedades inflamatorias oculares tienen uno de estos antecedentes como premisa, y luego se instala el cuadro hipertensivo ocular con alteraciones de la visión, molestias dolorosas, enrojecimiento.


Época de la aparición

El GPAA, que es el más frecuente, generalmente después de los 40 años. Afecta los dos ojos.

Detección temprana

Es importante saber que las córneas de un bebé deben ser totalmente transparentes, dejando ver sin dificultad alguna el color de sus iris (ya sean pardos, verdes o azules).

Otra manera de sospechar un glaucoma es que los padres perciban que su bebito tiene "ojos grandes" y la presencia de lagrimeo y molestias a la luz (fotofobia). Generalmente el diagnóstico de glaucoma no se realiza en una única consulta. Se requiere examinar más de una vez al paciente y repetir algunas investigaciones.

Tratamiento

El tratamiento del glaucoma puede ser de tres tipos, perfectamente combinables entre sí: medicamentoso, terapia con láser y quirúrgico. La decisión médica responde al tipo de glaucoma, al momento en que se realiza el diagnóstico, la evolución mantenida por el paciente y el pronóstico visual, entre otros aspectos.

Cuando se diagnostica oportunamente, y sobre todo en estadíos iniciales, y se establece un tratamiento adecuado, es controlable. El paciente aprende a vivir conociendo su enfermedad, con exámenes periódicos y cumplimiento estricto de su tratamiento.