home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Contenido del artículo
Incidencia
Factores de riesgo
Prevención
Tratamiento

Osteoporosis

La osteoporosis se refiere a un grupo de desarreglos que inducen a que durante el proceso de remodelación de los huesos, la reabsorción ósea supere al depósito óseo. La composición de la matriz de los huesos se mantiene normal pero la masa ósea se reduce y los huesos se tornan más porosos y ligeros. Aunque la osteoporosis afecta el esqueleto completo la zona más vulnerable es el hueso esponjoso de las vértebras espinales por lo que las fracturas de las vértebras por compresión son comunes. Otra zona que se fractura con frecuencia es el cuello del fémur (el hueso del muslo)  lo que se conoce como fractura de la cadera.

Incidencia

Las mujeres de edad avanzada postmenopáusicas son las que padecen con más frecuencia de osteoporosis, aunque el cese de la producción de hormonas sexuales puede promover la dolencia en ambos sexos, ya que ambos, la progesterona y la testosterona contribuyen a mantener la salud y la densidad normal del esqueleto al restringir la actividad de los osteoclastos? y estimular la de los osteoblastos?, promoviendo el depósito de hueso nuevo.

Factores de riesgo

Otros factores que contribuyen a la osteoporosis son: insuficiente ejercicio que dé carga mecánica a los huesos; una dieta pobre en calcio y proteínas; problemas con los receptores de vitamina D; el hábito de fumar que reduce los niveles de estrógeno; condiciones relacionadas con hormonas, como el consumo de corticosteroides; el hipertiroidismo; y la diabetes mellitus. Adicionalmente la osteoporosis se puede producir a cualquier edad como resultado de la inmovilidad.

Prevención



Osteoporosis

Figura 1. Diferencia de densidad entre
el hueso normal y el osteoporótico.

La osteoporosis se puede prevenir, o al menos retrasar. Las cuestiones influyentes son:

1.- El primer requerimiento es conseguir la suficiente cantidad de calcio cuando los huesos están aun aumentando su densidad; los huesos largos alcanzan el pico de densidad entre las edades de 35 a 40 años, y los huesos con cantidades relativas mayores de hueso esponjoso lo hacen entre 25 y 30 años de edad.

2.- Consumir agua con adecuado contenido de flúor endurece los huesos (y además los dientes).

3.- Hacer ejercicios sistemáticos que proporcionen carga a los huesos como: caminar, trotar, jugar tenis etc. durante la juventud y por el resto de la vida lo que incrementa la masa ósea y provee de un gran amortiguador de los problemas de pérdida ósea en la vejez.

Tratamiento

El tratamiento se basa en consumir una cantidad adecuada de calcio y vitamina D en la dieta, la práctica de ejercicio físico y el empleo de terapias de reemplazo hormonal (estrógeno), así como medicamentos que contribuyen al mantenimiento o aumento de la masa ósea. Desafortunadamente, la terapia de reemplazo hormonal solo hace más lenta la pérdida ósea pero no la revierte, y para aquellos que no pueden, o no quieren, usar estrógeno existen otros medicamentos como el alendronato y el raloxifeno (entre otros) que tienen efectos similares al estrógeno en cuanto a su acción beneficiosa pero que no afectan el útero y las mamas.



Otros temas de anatomía humana aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.