sabelotodo






Lo sugerido en este artículo tiene solo carácter informativo y nunca podrá utilizarse  para auto-medicarse o en sustitución del diágnóstico del médico.

Salpingitis

La salpingitis o enfermedad pélvica inflamatoria, resulta la denominación más moderna y adecuada de toda la sinonimia que acompaña a este término, se refiere a una variedad de condiciones inflamatorias que afectan los órganos genitales internos, sus tejidos vecinos y prácticamente toda la parte baja del abdomen.

Causas y naturaleza

La enfermedad la causan múltiples microorganismos , aunque los más frecuentes son los gonococos, las clamidias, micoplasmas, escherichias, algunos formando parte de la flora vaginal de la propia paciente y otros provenientes del exterior. De ahí la fuerte correlación planteada por la mayoría de los investigadores entre esta entidad y las llamadas infecciones de transmisión sexual. Aunque no se trata de una transmisión sexual exclusiva.

Generalmente se trata de parásitos intracelulares, por lo que no podrían vivir fuera de su huésped. Pueden encontrarse en el cuello uterino, vagina, uretra masculina y otras localizaciones.

Contenido del artículo
Causas y naturaleza
Síntomas
Diagnóstico
Tratamiento
Prevención
Incidencia
El hombre también desarrolla enfermedad por la infección con estos gérmenes. Por ejemplo, la uretritis, con las consabidas molestias de dolor al orinar y secreción purulenta a través de la uretra, tan característica.

Síntomas

Existe un amplio rango, desde los casos asintomáticos, hasta aquellos con un cuadro clínico muy marcado por lo intenso del dolor, que llegan a constituir diagnósticos compatibles con urgencias abdominales. Por ello, te diría sin vacilar que el síntoma más constante y el que generalmente obliga a la mujer a solicitar ayuda médica, es el dolor abdominal bajo, seguido de secreción vaginal y fiebre, fundamentalmente.

Diagnóstico


No existe una prueba diagnóstica específica para la enfermedad pélvica inflamatoria. Son de valor, por supuesto, las muestras de exudados para siembras bacteriológicas, pero son procederes que requieren tiempo. No hay que esperar por ellos para indicar tratamiento si aplicamos el método clínico: indagación y razonamiento.

Tratamiento

Se basa, fundamentalmente, en el uso de antibióticos de amplio espectro puesto que se trata de una infección polimicrobiana. Las pautas del tratamiento (combinaciones, dosis y vías de administración) son establecidas por los facultativos para cada paciente en dependencia de la situación individual de la enfermedad.

Aunque en nuestros días  esta enfermedad no constituye generalmente peligro para la vida,  lo más duro de afrontar, sobre todo para las mujeres jóvenes, es el riesgo de la pérdida del funcionamiento de las trompas, es decir, la infertilidad, y la posibilidad aumentada de que pueda presentarse un embarazo ectópico.

Prevención

Conociendo las causas que la provocan y las vías de transmisión, la prevención resulta fácil de razonar y de proponer: es adoptar las medidas que se invocan para impedir las infecciones de transmisión sexual: el uso de condones, higiene sexual adecuada, evitar promiscuidad y, sobre todo, acudir al médico ante la sospecha de cualquier infección baja o presencia de secreción vaginal

Incidencia

Internacionalmente se habla de que una de cada nueve mujeres son tratadas en un año por esta entidad, y en la adolescencia se incrementa a una de cada ocho. No obstante, los cálculos no son muy confiables, porque a veces incluyen solamente las pacientes hospitalizadas, y no a las que se brinda asistencia en la atención primaria, que resultan la mayoría.

Otras enfermedades humanas aquí.
El uso de los medicamentos sin receta en el tratamiento de enfermedades aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.