sabelotodo





Fabricar perdigones de plomo

Contenido del artículo
Precauciones indispensables
Fuentes de plomo
Proceso de fabricación
Como lograrlo en casa
Limpieza y clasificación de los perdigones
Separación de cuerpos imperfectos
Clasificación por tamaños



En ciertas ocasiones, a muchos nos ha hecho falta algunas municiones o perdigones de plomo para cumplir algún propósito en particular, ya sea para rellenar algún recipiente a fin de obtener un objeto pesado, recargar en casa los cartuchos vacíos de una cacería anterior, fabricar unas buenas maracas etc. En este artículo vamos a explicar como hacer en casa perdigones de plomo.

Precauciones indispensables

Hay que empezar por aclarar que el plomo es un metal cuyos compuestos son tóxicos y por esa razón su uso se ha hecho cada vez menor en los productos domésticos y ha recibido fuertes restricciones en muchos países. El plomo puede acumularse en el cuerpo, ya que su eliminación por las vías naturales es muy escasa, lo que puede conducir al envenenamiento si no se toman precauciones en la manipulación, o por exposición excesiva y prolongada al metal o sus compuestos.

Por suerte el plomo es un metal muy activo químicamente y se oxida muy rápido en el aire para formar una capa protectora coherente de óxido que lo protege de la ulterior actividad, por esta razón la manipulación de objetos de plomo metálico se puede hacer con seguridad siempre que no sea ni muy frecuente ni muy prolongada. Las formas mas comunes de entrada de plomo al cuerpo cuando se trabaja de forma casera con él, es a través de los vapores que emanan del plomo fundido o la respiración del polvo que se produce cuando se manipula en forma sólida.

Se comprenderá entonces que este artículo tiene la intención de mostrar como hacer perdigones en casa de manera esporádica, y no como método de fabricación continua o a gran escala.

Fuentes de plomo

El plomo metálico aparece con frecuencia en los objetos que nos rodean por lo que no resulta muy difícil conseguirlo en la práctica. La fuente mas común de donde puede obtenerse plomo metálico en cantidades apreciables son los acumuladores eléctricos que se utilizan en los automóviles. También se usa el plomo en el forro de los cables telefónicos aéreos o submarinos, como planchas de impermeabilización en objetos que atraviesan los techos de las edificaciones y en otras aplicaciones de carácter industrial, pero encontrar estas posibilidades resulta menos frecuente.

Proceso de fabricación

Es conocido que las gotas de líquido, si no tienen contacto con alguna superficie sólida, tienden a tomar una forma esférica debido a la tensión superficial, de esta forma, si se deja gotear un material fundido desde la parte alta de una torre suficientemente alta como para que las esferitas formada de las gotas, se solidifiquen antes de llegar al piso, se pueden obtener grandes cantidades de cuerpos casi perfectamente esféricos en el fondo de la torre cuyo diámetro dependerá del volumen de la gota lanzada desde lo alto.

Estrictamente hablando, en la práctica no pueden obtenerse esferas perfectas debido a que la resistencia al movimiento que produce el aire, deforma en una pequeña magnitud la esferita formada, no obstante si el líquido utilizado tiene una elevada tensión superficial el efecto "deformador" del aire es tan poco que puede despreciarse y este método, de hecho, se utiliza industrialmente para hacer pequeñas esferas metálicas, tales como las bolas en bruto que luego serán perfeccionadas y pulidas para obtener las bolas de los rodamientos.

Como lograrlo en casa.

Evidentemente en casa no podremos disponer de una torre de semejantes dimensiones, ni nuestro producto terminado (los perdigones), tendrán tan elevadas exigencias geométricas como las bolas de los rodamientos.

Afortunadamente la tensión superficial de un material tan denso como el plomo es muy elevada, de manera que la gota de material fundido podrá viajar durante su carrera de solidificación dentro de un material mucho mas viscoso que el aire sin sufrir una gran deformación geométrica. El viaje en este medio viscoso reduce notablemente la velocidad de traslación, por lo que en una "torre" de escasas dimensiones podremos obtener un tiempo de viaje suficiente como para que la esferita formada llegue sólida al fondo.

En la figura 1 a la derecha se muestra esquemáticamente como se debe proceder para fabricar perdigones de forma casera.

Observe que las partes básicas son:
  1. Un recipiente donde se pueda fundir y manipular el plomo.
  2. Un recipiente con un pequeño agujero en el fondo para generar las gotas.
  3. Un recipiente largo lleno en su mayor parte con un liquido viscoso.

Entrando en detalles

Veamos ahora algunas particularidades de las partes.

Recipiente de fundición: Como el plomo es un metal con relativamente baja temperatura de fusión (algo mas de 300°C), puede utilizarse en principio cualquier recipiente de acero que pueda colocarse sobre las llamas o la resistencia de calentamiento de la estufa de la casa. Debe tenerse en cuenta que el plomo es un metal muy pesado, por lo que el recipiente debe ser suficientemente rígido como para poder manipularse luego con el plomo fundido, tampoco puede ser muy grande, o contener mucho plomo, de lo contrario resultará muy pesado a la hora de la manipulación.

En general resulta conveniente hacer un pico al recipiente para facilitar el vertido del material fundido. Y, además, es evidente que tendrá que manipularse con unas pinzas metálicas, porque estará muy caliente para poder tomarse con las manos.

La temperatura del plomo fundido no puede ser ni muy alta ni muy baja, en general calentarlo un tiempo no muy largo después que funde puede ser suficiente y adecuado. La experiencia le indicará como proceder.
Si la temperatura de la fundición es muy baja pueden suceder dos cosas:
  1. Que el plomo se solidifique dentro del recipiente goteador antes de que este se vacíe por completo.
  2. Que las gotas se endurezcan dentro del medio antes de adquirir la forma esférica, por lo que obtendrá perdigones en forma de lágrimas, o aplastados debido al choque con la superficie del medio.
Al contrario, si la temperatura es muy alta, lo que sucede es que llegan al fondo de la columna de enfriamiento aun líquidos y se aplastan al chocar con el fondo del recipiente.

Recipiente goteador: El autor siempre utilizó una lata de acero de las usadas para los productos en conserva, por ejemplo, una lata de leche condensada.

Este recipiente se coloca sobre la columna de enfriamiento sostenido por algún soporte metálico, por ejemplo, unas varillas, de manera que no sea necesario tener que sujetarlo o manipularlo durante el proceso. Sin embargo, debe ser desmontable con facilidad para la limpieza, ya que el plomo fundido forma abundante escoria de óxido que flota sobre la superficie del metal fundido y debe ser retirada de vez en cuando.

El agujero puede estar, o bien en el fondo, o bien en la pared lateral junto al fondo, y su diámetro es clave a la hora de producir el volumen de las gotas, el que a su vez determinará el diámetro de las bolas. A medida que el diámetro del agujero sea mayor los perdigones resultantes serán mas grandes y vice versa.

También la altura de la columna de plomo fundido dentro del recipiente influye en el tamaño de las bolas formadas, mientras mas alto, mas grandes, por este motivo y debido a que el nivel dentro del recipiente se reduce a medida que se vacía, en el fondo de la columna se acumulan perdigones de diferente tamaño, por lo que, de ser necesario, se podrán clasificar como veremos mas adelante.

En general el diámetro del agujero es pequeño, (en el orden de 1 o 2 mm), un par de pruebas que haga le permitirá determinar el diámetro óptimo del agujero según su propósito.
Fabricar perdigones

Figura 1




El fondo del recipiente goteador no debe estar dentro del medio de enfriamiento, siempre será conveniente dejar un espacio entre ambos, de lo contrario el medio de enfriamiento entrará al recipiente cuando esté vacío.

Columna de enfriamiento: Esta columna debe ser de poco diámetro y alta, de esta forma se logra un tiempo de viaje suficiente hasta la solidificación de la bolita dentro del medio, sin tener que utilizar grandes volúmenes de este, en general con 3/4 a 1 metro de altura es suficiente.


Como medio de llenado el autor utilizó melaza de caña, que es muy viscosa y tiene una capacidad de enfriamiento bastante alta debido al contenido de agua pero no produce salpicaduras de agua hirviente cuando las gotas fundidas entran en contacto con la superficie del medio.

Si no dispone de un recipiente adecuado, puede construir uno usando un trozo de tubo de PVC de 3 o 4 pulgadas taponeado en el fondo.

Tenga en cuenta que a medida que se fabrican perdigones el medio se va calentando, por lo que las condiciones del sistema van cambiando a medida que se alarga la fabricación, también la acumulación de bolitas en el fondo van acortando la longitud afectiva de la torre de enfriamiento, por eso, tratar de producir un cantidad excesiva de perdigones de manera continua no será posible.

Limpieza y clasificación de los perdigones.

Una vez que se hayan producido una cantidad razonable de perdigones y estén acumulados en el fondo de la torre de enfriamiento, esta se decanta con cuidado para retirar la mayor cantidad de melaza posible sin que salgan perdigones, la melaza resultante puede guardarse adecuadamente para ser reutilizada. Nunca utilice esta melaza como medio de alimentación de los animales de corral, recuerde que el plomo es venenoso y la melaza puede contener bastante.

Cuando solo queden los perdigones y algo de melaza en el fondo, se vierte abundante agua de lavado dentro del recipiente para eliminar la melaza y obtener perdigones limpios. Un secado posterior al sol será suficiente.

Si observa el material obtenido, podrá darse cuenta que en él hay bolitas de diferente tamaño y cuerpos imperfectos que no tienen la forma esférica, este resultado puede ser adecuado si la aplicación a la que está destinada no es muy exigente, pero si se trata de perdigones para cacería u otro propósito similar, este producto debe ser clasificado para obtener solo cuerpos esféricos y separados por grupos de tamaño. Veamos como se procede.

Separación de cuerpos imperfectos

Para separar las bolas redondas de las imperfectas se va haciendo rodar una fila del producto obtenido por un plano inclinado como se muestra en la figura 2.
Para ello se toma una superficie plana y lisa tal como un trozo de plancha metálica lisa o de madera comprimida recubierta de formica; una losa de cerámica grande o una lámina de vidrio etc. y se inclina diagonalmente un ángulo de unos 30°. Luego, desde la esquina superior, se dejan rodar una a una los cuerpos formados en el proceso de fabricación. Debajo de la esquina inferior se coloca un recipiente colector.

Solo aquellos cuerpos casi esféricos rodarán muy cerca de la linea de máxima pendiente, los que se separan de esa forma, o bien no ruedan, o bien se desvían y caen por los lados de la plancha.

Cambiando el diámetro de la boca del recipiente colector se pueden tomar bolas más o menos perfectas. A medida que crece el diámetro del recipiente colector, se tomarán como buenas, bolas con forma menos perfecta.

Clasificación por tamaños

Este procedimiento es simple, solo resultará necesario cernir las bolas a través de mallas de diferente calibre, primero con la malla de agujeros mas grandes, la que retendrá las bolas mayores, luego por tantas mallas como se desee de acuerdo a los grupos de diámetro en las que se quiera clasificar, pero siempre desde las mallas de agujeros mayores a las menores.

Para otros temas de "hágalo usted" aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.
Clasificar perdigones

Figura 2