sabelotodo





Construir una incubadora de huevos casera

Contenido del artículo
La incubación natural
Eficacia de la incubación
Temperatura de incubación
Construyendo la incubadora
La caja
El soporte de los huevos
El calentador
El termostato
El termómetro
La conexión eléctrica
El proceso de incubación


No es muy difícil construir en casa una incubadora para huevos de gallinas utilizando algo de ingenio y algunos elementos que pueden conseguirse con relativa facilidad. Este artículo explica una vía para ese propósito.

Aunque los elementos que se explican están dirigidos básicamente a huevos de gallina, puede ser útil también para incubar otros huevos, como los de los patos o los pavos etc.

Primero veamos las cuestiones generales a la hora de incubar huevos de gallina.

La incubación natural.

Cuando los huevos se incuban naturalmente por la gallina el proceso tiene las características básicas siguientes:
  1. El calor desde la gallina a los huevos se transfiere principalmente por contacto entre ella y los huevos, el calentamiento por radiación es despreciable.
  2. La afluencia de calor al huevo se produce entre él y la gallina, a lo sumo con un pequeña diferencia de temperatura hasta alcanzar el equilibrio.

  3. La transpiración de la piel de la gallina mantiene los huevos en un ambiente húmedo.
  4. La gallina con bastante frecuencia mueve los huevos de lugar.

  5. La gallina abandona el proceso de incubación, cada vez menos tiempo a medida que avanza el proceso.
  6. El tiempo de incubación hasta el nacimiento de los polluelos comienza a lo 20 días y hay un plazo de aproximadamente 36 horas entre los primeros que nacen y los últimos.

  7. La gallina mantiene los polluelos ya nacidos unas 24 horas en incubación antes de salir del nido.
Para lograr éxito en nuestra incubadora, debemos tratar de reproducir lo mejor posible este proceso natural, por eso, en el proyecto presentado se ha tratado de seguir lo mejor posible estos elementos.

Eficacia de la incubación.

Nunca puede pretenderse que el 100% de los huevos puestos a incubar generen polluelos sanos, en todos los casos hay pérdidas, y estas pérdidas pueden deberse a:
  1. Uso de huevos sin fertilizar.
  2. Defectos naturales en los polluelos que nacen.

  3. Polluelos que no pueden romper bien el cascarón.
  4. Muerte prematura dentro del huevo.

  5. Deformaciones de la anatomía del polluelo por posiciones inadecuadas una vez nacido.
  6. Uso de huevos rotos o agrietados.

  7. Extracción prematura de polluelos de la incubadora.
  8. Otros.



Para reducir las pérdidas, además de seguir lo mas fielmente posible el proceso natural de nacimiento del polluelo hay que tener en cuentas ciertas cuestiones adicionales a la hora de escoger los huevos que serán incubados, las mas importantes son:
  1. Escoger huevos de gallineros con suficientes machos para lograr que los huevos estén fertilizados.
  2. Usar huevos con la forma y el tamaño apropiados. Los huevos muy grandes, muy chicos, muy redondeados o muy alargados deben desecharse.

  3. Usar huevos con menos de dos semanas de edad.
  4. Conservar los huevos a incubar en un ambiente natural, fresco y seco.

  5. Observar bien los huevos antes de ponerlos en la incubadora para evitar usarlos agrietados o rotos.

Temperatura de incubación.

La temperatura corporal de la gallina varía ligeramente entre los primeros días de incubación y los últimos, siendo de unos 38.5°C al comienzo, hasta algo mas de 39.5°C al final del proceso. No obstante, en la práctica esta pequeña diferencia puede obviarse y mantener todo el proceso con temperatura regulada a 39.5°C con los mismos resultados.

El proceso de formación y nacimiento de los polluelos es muy sensible a la temperatura de permanencia del huevo, de tal forma que puede decirse que si la temperatura se mantiene por debajo de 38.6°C por largos períodos la eficiencia de la incubación se reduce y puede incluso ser cero. Peor es el caso cuando la temperatura sobrepasa los 40°C, con esta temperatura el proceso de deteriora y casi todos los polluelos mueren o los huevos se pudren.

Observe que el rango de temperatura es muy estrecho, lo que significa que un factor muy importante para el éxito de la incubación radica en utilizar un sistema de regulación de la temperatura que sea sensible al intervalo de 1°C, para así lograr que toda la incubación se realice entre 38.5 y 39.5°C.

Construyendo la incubadora.

Con los elementos básicos tratados hasta aquí ya podemos iniciar la construcción. Vamos a considerar un proyecto de incubadora para la utilización de unos 60 huevos.

Las partes básicas de la incubadora serán:
  1. La caja o cuerpo de la incubadora.
  2. El soporte para los huevos.

  3. El calentador.
  4. El termostato.

  5. El termómetro.

La caja.

Lo primero que debemos construir es la caja que servirá para la colocación, calentamiento y abrigo de lo huevos.

Aunque hay muchas maneras, de construir una caja para la incubadora preferimos por su simplicidad, la construcción de una caja de madera como la que se muestra en la figura 1.

Las ventajas del uso de la madera son:
  1. Es un material muy común y fácil de trabajar para lograr las dimensiones y forma necesarias.
  2. Su conductividad térmica es relativamente baja, por lo que las pérdidas de calor son aceptables cuando el grueso de las paredes es de de 19 mm o mas.

  3. Es suficientemente rígida como para que la caja pueda ser manipulada con seguridad.
  4. Es fácil de pegar, atornillar, perforar etc.

esquema
Figura 1

Observe que uno de sus lados verticales se ha confeccionado como un compuerta abatible. Esto es importante ya que durante el tiempo de incubación necesitaremos un cómodo acceso al interior a fin de realizar ciertas tareas de manipulación que veremos mas adelante.

El soporte de los huevos

En la figura 2 se muestra como debe ser construido el soporte donde se colocarán los huevos, consta de un marco de madera cuadrado en el que se han colocado varillas de alambre paralelas de unos 3 mm de diámetro, empotradas entre dos de sus caras opuestas y separadas una distancia "d" de aproximadamente 20 mm.

Estas varillas no se empotran en la linea central de las caras, están desplazadas hacia abajo, de manera que entre el borde inferior del marco y la varilla hayan unos 10 mm.

La distancia "a" pueden ser unos 32 mm y las dimensiones "b" y "c" deben escogerse de manera que el marco entre con holgura en la caja elaborada, y se apoye en el fondo de la caja.
esquema
Figura 2

Los huevos a la hora de incubar se colocan sobre las varillas, de manera que no puedan moverse dentro de la incubadora y a su vez no toquen el fondo de la caja. De esta forma el movimiento de rotación necesario de los huevos, como veremos mas adelante, podrá hacerse con facilidad a mano. Sin embargo, durante el nacimiento de los polluelos, es conveniente que los huevos no puedan rodar por el movimiento de estos para librarse del cascarón, las varillas de alambre garantizan esta estabilidad.

Es necesario que los alambres queden cerca del suelo de la caja, por eso la excentricidad de montaje en el marco, de esta forma, cuando el polluelo se libre del cascarón podrá alcanzar el piso de la incubadora y sostenerse sin quedar "colgado" de las varillas o trabado debajo de ellas.

El calentador.

Aparentemente cualquier dispositivo que produzca suficiente calor puede usarse como elemento de calefacción, ya que el sistema estará termostatado para garantizar un intervalo fijo de temperatura, pero, el elemento de calefacción de los huevos debe cumplir ciertos requisitos que garanticen la mayor proximidad al proceso natural de incubación. Veamos algunos detalles.

La temperatura alcanzada por el cuerpo del calentador, aunque por supuesto, mayor que la necesaria para la incubación, no debe ser tal que produzca radiaciones que puedan calentar los huevos por su superficie expuesta al calentador. Recuerde que la gallina calienta los huevos básicamente por contacto. Si esas radiaciones intensas se produjesen el calentamiento del huevo sería mas irregular y rápido que por el proceso natural. Además, y por la misma razón, el área del calentador debe ser lo mayor posible, bien distribuida en el interior de la incubadora y lo mas lejos que se pueda de los huevos.

Teniendo en cuenta estos factores podemos recomendar lo siguiente:
  1. La potencia del elemento calentador no debe sobrepasar los 60-70 vatios.
  2. Lo mejor es usar alambre de resistencia eléctrica de un diámetro que pueda arrollarse en un largo espiral de  6-8 mm de diámetro. El espiral final debe montarse sobre soportes adecuados (metálicos o de porcelana) formando un cuadro o círculo lo mayor posible en el área de la caja.

  3. El calentador debe estar colocado interiormente dentro de la caja, lo mas próximo posible a su tapa superior, pero separado de la madera el espacio suficiente para no afectarla. De esta forma se garantiza el calentamiento mas gradual de los huevos.
  4. En cualquier caso, siempre será conveniente colocar un escudo o protector de chapa fina metálica debajo del calentador, para evitar el impacto directo de las posibles radiaciones que puedan producirles sobre los huevos y además evitar el contacto de las manos o brazos con la electricidad de la resistencia, cuando se manipulen los huevos dentro de la caja.

En la figura 3 se muestra un dibujo de como debe quedar colocado el elemento calentador.

Si no se dispone de alambre de resistencia adecuado para construir la descrita hasta aquí, la situación pude palearse usando varios bombillos incandescentes pequeños (7 vatios) colocados en paralelo hasta completar la potencia recomendada.

Si usa bombillos, estos producen grandes cantidades de radiaciones, por lo que el uso del escudo es imprescindible.
esquema
Figura 3

El termostato.

Puede que usted logre conseguir en el mercado un termostato que se adecúe a las exigencias del proceso de incubación. Las características de este deben ser:
  1. Sea bien sensible en el rango de temperaturas desde 38 a 40°C.
  2. El elemento sensor sea de pequeño tamaño y pueda ser colocado en el centro de la resistencia calentadora, en la parte alta de la tapa de la caja.

  3. Tenga la posibilidad de la regulación de la temperatura desde el exterior de la incubadora.
  4. Pueda manejar el voltaje y corriente de la resistencia calentadora.

Si no puede conseguirlo a continuación le mostramos como puede construir un apropiado usando elementos accesibles.

Observe la figura 4, en ella se muestra el esquema de un termostato que usted podrá construir y que es de elevada precisión para el rango de temperaturas a utilizar.
Los elementos a conseguir son:
  1. Un micro interruptor de espiga de empuje de contacto normalmente cerrado. Estos dispositivos son comunes en los electrodomésticos, para sensar la abertura y cierre de las puertas de hornos de micro ondas, lavadoras, secadoras de ropa y otros. La resistencia calentadora será accionada por este interruptor.
  2. Un fuelle metálico de expansión tal y como los que usan algunos termostatos antiguos de aire acondicionado, termostatos antiguos de motores de combustión interna, o la mayoría de los micro manómetros.

  3. Una pequeña cantidad de un líquido volátil, tales como acetona, xileno, bencina etc.
El resto de los materiales son muy comunes, chapa fina de acero, tornillos, tuercas etc.

Lo primero que debemos hacer es soldar con soldadura blanda (estaño), una tuerca al bulbo expansible por una de sus caras planas como se aprecia en la figura 4, luego hacemos una pequeña perforación al fuelle y con la ayuda de una jeringa ponemos una cantidad pequeña del líquido volátil dentro del fuelle (unos 0.25-0.5 cm³), e inmediatamente cerramos el agujerito con soldadura blanda. Es buena práctica poner el bulbo apoyado por la cara contraria a la soldadura en hielo, de esta forma la presión en su interior no crece apreciablemente con el calentamiento de la soldadura.
esquema

Figura 4


Una vez cerrado, las dimensiones del fuelle cambian con el cambio de la temperatura debido a su elasticidad, y al cambio de presión interior por el cambio de la presión de vapor del líquido interior. El uso de un líquido volátil produce un notable cambio de presión, y con ello de dimensiones del bulbo a las temperaturas de trabajo.

La regulación de la temperatura se realiza con el uso del tornillo de regulación, al que se ha acoplado en el extremo el fuelle. Acercando mas o menos la cara de contacto del fuelle con la espiga que acciona el micro interruptor por el giro del tornillo de regulación, se puede conseguir una posición relativa tal del bulbo, que su deformación accione el micro interruptor y corte la electricidad a la resistencia calentadora. Al enfriarse el bulbo el proceso se invierte y se vuelve a conectar el calentador, este ciclo se repite constantemente y la temperatura se mantendrá regulada.

La figura 5 muestra como quedaría instalado en la caja (la escala ha sido alterada para poder apreciar mejor la idea). Note el tornillo de regulación en el exterior de la caja. Note también que el bulbo queda en la parte superior de la caja en el centro de la resistencia calentadora.
Incubadora para huevos
Figura 5

El termómetro

El termómetro puede ser de cualquier tipo, siempre que pueda apreciar ½ °C en la zona de trabajo (de 38 a 40°C) y tenga suficiente longitud para que la escala indicadora quede visible fuera de la caja y la punta sensora este entre los huevos.

La fragilidad de los termómetros de vidrio no los hace muy indicados, lo mejor es conseguir un termómetro de lámina bimetálica como el que se muestra en la figura 6.

Para colocar el termómetro se hace una perforación de diámetro adecuado en la tapa de la caja y por ella se introduce la espiga sensora del termómetro, lo mas cerca posible del centro y de forma que el extremo esté entre los huevos.

No es buena páctica retirar el termómetro de la incubadora durante el proceso de incubación, ya que si se deja ahí permanentemente, en cualquier momento, con un simple vistazo podremos monitorear la temperatura y adverir algún peligro.

La conexión eléctrica.

El circuito eléctrico de la incubadora es muy simple consta de:
  1. El cable de alimentación de la electricidad doméstica.
  2. La resistencia calentadora.

  3. El micro interruptor
  4. Un indicador luminoso.

  5. Los cables conectores interiores.
foto
Figura 6

En la figura 8 se muestra un circuito representativo de la instalación eléctrica de la incubadora.

El micro interruptor del termostato, conecta y desconecta la electricidad al sistema, con ello se enciende y apaga la resistencia calentadora regulando la temperatura.

Se ha supuesto un Led como indicador del estado de conexión, por ello la existencia del diodo y la resistencia reguladora de corriente a fin de proteger el Led contra sobre corriente y voltaje invertido. Este Led puede ser sustituido por un bulbo de neón, un bombillo incandescente etc, para los cuales hay que adecuar la conexión.

esquema
Figura 8

La figura 9 muestra un esquema representativo de la incubadora terminada. Observe el soporte para los huevos en su interior.

La colocación de un indicador luminoso como el Led que se muestra en la figura 9, siempre será conveniente para monitorear el encendido y apagado de la resistencia calentadora.
esquema

Figura 9

El proceso de incubación.


Una vez con nuestra incubadora terminada debemos ponerla en un lugar al abrigo de la lluvia, el frío o calor intensos (protegerla del sol) y lejos de movimientos bruscos, vibraciones etc. Una vez en lugar adecuado podemos comenzar a incubar huevos, el esquema a seguir es el siguiente:
  1. Conectar la incubadora a la electricidad por lo menos 24 horas antes de introducir los huevos, este tiempo será necesario para estabilizar la temperatura del sistema, comprobar la estabilidad de esta y el funcionamiento general. No deberá cargarse la incubadora hasta que la temperatura se haya estabilizado en el régimen adecuado, recuerde que un exceso de temperatura puede matar los embriones en muy poco tiempo.
  2. Colocar dentro de la incubadora un recipiente con agua. Este debe ser de baja altura pero con gran área de base para que tenga una mayor superficie de evaporación. El objetivo de este recipiente es mantener alta la humedad relativa interior. Este recipiente debe permanecer siempre con agua, rellénelo a medida que se evapora.

  3. Una vez probado el sistema y estabilizada la temperatura, se carga con los huevos escogidos por su forma y tamaño.
  4. Después de iniciado el proceso de incubación resulta muy importante dar a mano un pequeño giro a los huevos todos los días, y mejor aun dos veces al día, mientras dure el periodo de incubación (unos 21 días).

  5. Después de tres días de iniciada la incubación se puede hacer un chequeo del transcurso del proceso, para ello, tome los huevos uno a uno rodeados por la mano y obsérvelos a trasluz usando una bombillo intenso o el sol. Podrá ver claramente el comienzo de la formación del embrión en el interior como una mancha, un buen observador podrá ver incluso, el pequeño corazón latiendo. Los huevos que no presenten rastros de embrión, aun pueden ser utilizables para el consumo.
  6. En este momento pueden sustituirse los huevos separados por falta de embrión por nuevos, pero debe tener en cuenta que los que ponga nuevos nacerán proporcionalmente mas tarde.

  7. A los 19 días aproximadamente, empezarán a aparecer los primeros síntomas de nacimiento de polluelos, ellos comienzan por perforar un agujero en el cascarón con el pico, este agujero se transformará mas tarde en una grieta que romperá el cascarón en dos mitades y emergerá el polluelo. El tiempo transcurrido desde que se puede notar la perforación hasta que salga el polluelo puede ser en algunos casos mas de 24 horas. Una vez observados estos síntomas de nacimiento, es importante retirar el recipiente con agua para evitar que los polluelos caigan en él. También puede retirarse el termómetro.
  8. Algunos de los polluelos no pueden romper bien el cascarón y quedan atrapados en él, aunque en algunos casos da buen resultado, no es buena práctica "ayudar" a los polluelos a nacer, ya que aunque se logre "hacerlo nacer" en la mayor parte de los casos será un individuo débil que lo mas probable no sobreviva.

  9. Durante el periodo crítico del nacimiento puede retirarse de vez en cuando los cascarones vacíos para facilitar el espacio interior, los polluelos caminan dentro de la incubadora.
  10. Aunque aparentemente se haya completado el nacimiento de polluelos, estos deben permanecer en la incubadora unas 24 horas antes de ser sacados al exterior, por eso la extracción de ellos se realiza como mínimo a los 21-22 días de comenzada la incubación. Los polluelos nacen con suficiente reserva alimenticia para ello.

  11. Por último se sacan los polluelos con cuidado y se colocan en una caja al abrigo del viento y el frío para ser transportados al destino final. Como mínimo, durante los 7 primeros días el ambiente donde vivan los polluelos debe ser cálido, su peor enemigo en esas etapas tempranas de la vida es el frío.

Para otros temas de "hágalo usted" aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.