sabelotodo




 

Instalación de losas de mármol en pisos.

Contenido del artículo
Naturaleza del producto
Esquema de montaje
Distancia de montaje
Sustrato
Adhesivo
Limpieza final
Sellaje

piso


La instalación de losas de mármol en los pisos supone un trabajo similar a la de instalación de losas de cerámica, no obstante en este caso hay ciertas particularidades muy importantes que diferencian ambos procesos de instalación. Vamos a describir las principales diferencias de acuerdo a:

Naturaleza del producto

Las losas de cerámica son un producto un tanto homogéneo con características que se repiten de una losa a otra porque son el resultado de un proceso de cocción mas o menos constante de arcillas o feldespatos mezclados y tratados para que los silicatos que contienen reaccionen y formen un producto de relativa estabilidad y calidad. Generalmente estas losas se recubren de una capa de vidrio para garantizar dureza, brillo e impermeabilidad. Este proceso de vidriado puede ejecutarse durante la cocción de la arcilla en una sola vez (mono cocción) o en diferentes procesos de calentamiento posterior a la fabricación de la losa.

El mármol por el contrario,  puede variar en cuanto a su composición, estructura, compacidad, dureza, componentes extraños, grietas naturales, brillo de la superficie etc.

Esta variación en las propiedades hace que para la instalación de determinado mármol, lo primero que deba consultarse son las especificaciones técnicas del productor, ya que las particularidades de cada caso pueden diferenciar notablemente. Así tenemos por ejemplo, que ciertos mármoles magnésicos (dolomíticos), deben ser sellados por su cara de apoyo antes del montaje para evitar que la absorción de humedad desde el piso actúe sobre el magnesio interior formando manchas que afloran a la superficie, y que en algunos casos formen escamas que se desprenden de la losa.

Esquema de montaje

Salvo raras excepciones, las losas de cerámica son estables en cuanto a diseño y colores de su superficie expuesta, por lo que la colocación de ellas puede hacerse mas o menos de manera arbitraria y sin escoger.

Los dibujos y diseños de la superficie expuesta de los mármoles son un capricho de la naturaleza retocado por el hombre y no corresponden a ningún patrón fijo, por lo que una buena selección del orden y dirección de montaje de las piezas puede marcar la diferencia entre un trabajo mediocre y uno muy vistoso.

Es muy buena práctica, extraer todo el mármol de las cajas y en un área de pruebas buscar combinaciones de ellas hasta lograr el patrón de montaje mas vistoso, que generalmente será aquel que haga parecer el piso como una pieza monolítica de mármol.

Distancia de montaje

Las losas de cerámica se montan con cierta separación entre ellas, que luego se rellena con un mortero coloreado, si a esto agregamos que los bordes de las losas son redondeados, las pequeñas desviaciones en la altura de una losa con respecto a la contigua se disimulan y no puedan ser apreciadas en el conjunto del piso terminado, lo mismo sucede con las pequeñas desviaciones laterales de unas losas con respecto a las otras.

En los mármoles lo que se quiere es dar la impresión de que el piso parezca una pieza monolítica, por lo que los bordes de las losas son agudos y estas se montan apretadas unas contra las otras. Este montaje supone una perfecta nivelación y colocación de cada pieza, sin permitir tolerancias de desviación en la altura ni laterales, lo que a su vez significa que los cortes necesarios deben realizarse de manera perfecta, y que los bordes laterales de las losas deben permanecer completamente limpios, para un contacto íntimo de ellas sin desviaciones.

Sustrato

Como el montaje y nivelación de las losas de mármol supone mucha exactitud, una buena nivelación y aplanado del sustrato reduce notablemente la complejidad de la instalación y el consumo de material adhesivo durante el montaje.

Adhesivo


Como la naturaleza de los mármoles es tan variable, el adhesivo a utilizar para fijarlo puede ser también muy variable, por lo general, para los buenos mármoles calcáreos de grano fino y naturaleza compacta se utilizan mezclas de arena y cemento Portland blanco, a las que se les agregan aditivos de naturaleza polimérica para aumentar la adhesividad, plasticidad y el tiempo de fraguado, muy similares a los utilizados en la fijación de losas de cerámica.

Para los mármoles menos compactos, agrietados con incrustaciones térreas y los dolomíticos se utilizan adhesivos especiales, muchas veces epóxicos que además de adherir la losa, la sellan por su cara de apoyo. Estos adhesivos suponen un encarecimiento notable del precio final de la instalación.
En ocasiones si se sella la cara de apoyo de la losa con una resina apropiada (tal como la epoxi) y luego se monta la losa con el mortero convencional, el trabajo queda garantizado con un costo menor.

La experiencia del instalador en este caso tiene particular importancia

Limpieza final

Al contrario que las losas de cerámica, los mármoles son sensibles a una gran cantidad de productos de limpieza, por lo que el desarrollo del trabajo de montaje debe hacerse lo mas limpio posible para evitar la necesidad de limpieza posterior al montaje con algo diferente del agua pura y limpia.

Sellaje

Otra diferencia sustancial entre el montaje de las losas de cerámica vidriada y los mármoles es que en las primeras no es necesario sellaje alguno de la superficie de la losa mientras que en los segundos en muchos casos y especialmente en mármoles porosos es necesario un sellaje posterior al montaje. Este sellaje se realiza con ceras especiales para mármoles que rellenan los poros e impiden la absorción de agua por la losa.

Para otros temas de "hágalo usted" aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.