sabelotodo





Construir un invernadero de jardín

Contenido del artículo
Objetivo de los conservatorios
Localización
Tipos de invernaderos
Invernaderos adyacentes
Construcciones independientes
Materiales estructurales
Formas estructurales
Recubrimientos
Cimientos y pisos
Sistemas ambientales
Calefación
Circulación de aire
Ventilación
Enfriamiento
Controles y automatización
Sistema de riego
CO2 y luz



La palabra invernadero, aunque literalmente puede significar "lugar para pasar el invierno", ha adquirido un carácter universal para nombrar un "local de protección de plantas", no solo para las bajas temperaturas, sin no para otros múltiples objetivos. De hecho se construyen instalaciones en los países tropicales, que por extensión, también se les llama invernaderos. Desafortunadamente no se ha popularizado en castellano una palabra adecuada para estos tipos de instalaciones. Sin embargo en Inglés usan el término mas adecuado de "greenhouse" que pudiera traducirse como casa verde. Es nuestra opinión que deberíamos llamarlas conservatorios como teŕmino mas adecuado.

La planificación cuidadosa es importante antes de comenzar un proyecto de invernadero. La construcción del invernadero no tiene porque ser cara o demorar mucho tiempo. La elección final del tipo del invernadero dependerá del objetivo perseguido, del espacio de cultivo deseado o necesario, la arquitectura de su casa, los sitios disponibles, y los costos. El invernadero debe, sin embargo, proporcionan el entorno adecuado para el cultivo de plantas.

El mas simple de los conservatorios puede ser una maceta con una planta pequeña recubierta con una bolsa plástica, o un bote plástico invertido; lo que podríamos llamar un micro-invernadero, esta idea se puede escalar a algo mayor, por ejemplo, colocando las plantas en macetas en una caja de vidrio tal como una pecera vacía o bien construyendo un mini-invernadero temporal con tubos de PVC recubierto con plástico. Según el propósito, solo la imaginación puede limitar la construcción del invernadero. En este artículo se trata el tema de la construcción de los invernaderos de mas capacidad y se brindan algunos elementos y datos que podrán ayudarle con el proyecto.

Objetivos de los conservatorios.

El objetivo que se persiga con el invernadero define en gran medida las características de su construcción. Algunos de los principales propósitos de los conservatorios son:

Protección contra el frío: Son típicos de los países donde en ciertos períodos del año o durante el año completo se producen temperaturas ambientales perjudiciales a las plantas que quieren conservarse. En general están recubiertos de materiales impermeables y transparentes o semi transparentes que producen un clima parcialmente aislado del exterior, por lo que pueden mantenerse a temperaturas seguras con el uso de elementos de calefacción. En este tipo de invernadero es común que tengan que usarse sistemas de ventilación, para cambiar el aire interior cada cierto período de tiempo y mantener el nivel adecuado de CO2 en el ambiente. También pueden ser necesarias las máquinas de viento que son sopladores que mantienen corrientes de aire algo intensas dentro del invernadero, ya que sin la acción del viento los troncos y las ramas de las plantas arbustivas se tornan débiles y frágiles.

Protección contra insectos: En muchos cultivos es decisivo mantenerlos fuera del alcance de las plagas, lo mismo porque transmiten enfermedades letales, o porque reducen la calidad del producto al alimentarse de hojas o frutos y otras razones. Estos invernaderos pueden estar localizados en zonas donde el frío no es un problema y en general están recubiertos de materiales transparentes o semi transparentes en el techo para permitir la entrada de luz solar, y de telas mas o menos tupidas en las paredes de acuerdo a las dimensiones de los insectos cuya entrada se quiere impedir. Un caso típico del uso de estos invernaderos es en el cultivo del tabaco, donde la picadura de los insectos puede agujerear las hojas, las que luego no son aptas para su uso en la capa externa de los habanos. En muchos casos y en lugares de clima caluroso resulta necesario el uso de sopladores o ventiladores dentro del conservatorio para evitar que las temperaturas en el interior se eleven demasiado.

Otra aplicación común de estas instalaciones se tiene cuando se quiere aislar el germoplasma de ciertas especies o variedades de la posible contaminación con enfermedades, que luego serían trasmitidas durante la reproducción a la descendencia. Las reglas sanitarias de algunos países establecen con rigor el uso de estas instalaciones con plantas certificadas "libres de enfermedades" como centro de mantenimiento y reproducción de los cultivares, por ejemplo de cítricos.

Protección contra la irradiación solar: En ciertos casos algunos cultivos se desarrollan mejor en condiciones controladas de luz solar o en sombra parcial. Para conseguir este objetivo se construyen invernaderos que "filtran" la luz solar y proporcionan a las plantas el ambiente óptimo para su desarrollo. En general estos invernaderos están recubiertos de las llamadas "telas de sombra" que se comercializan en el mercado con diferentes grados de permeabilidad a la luz.

Obtención de un micro-clima: En una buena parte de los casos cuando se utiliza la propagación asexual de plantas, las estacas en proceso de enraizado, o los injertos recién hechos se colocan dentro de un invernadero que mantiene una humedad relativa muy alta y reduce la incidencia solar para evitar la deshidratación del material en proceso de propagación. Es común que estos invernaderos sean herméticos y en algunos casos tengan un techo completamente opaco para evitar la entrada de sol.

Protección contra la lluvia o el viento: Este tipo de invernadero se usa para el caso de cultivos muy sensibles al viento o a las lluvias, especialmente en las zonas donde el período lluvioso es extenso e intenso.

Resulta evidente que el invernadero puede tener el objetivo de cumplir de manera mixta con algunos, o todos de los objetivos listados anteriormente de manera independiente.

Localización

El invernadero debe ubicarse donde haya luz solar máxima. La primera opción de ubicación es el lado sur o del sureste de la casa, los árboles, o zonas de sombra. La luz del sol durante todo el día es mejor, pero la luz del sol por la mañana en el lado este es suficiente para la mayoría de las plantas. Por la mañana la luz del sol es más deseable porque permite que el proceso de la planta de producción de alimentos pueda comenzar temprano, por lo que se maximiza el crecimiento. Un lugar al este, captura mas sol durante el invierno. Los mejores sitios siguientes son: al suroeste y al oeste de las estructuras principales, donde las plantas reciben la luz del sol durante el día. El norte de las estructuras principales es el lugar menos deseable y es bueno sólo para las plantas que requieran poca luz.

Los árboles de hoja caduca, como el arce y el roble, puede sombrear el invernadero del sol intenso de finales de verano por la tarde, sin embargo, no deben hacerlo en la mañana. Estos árboles de hoja caduca también permiten la máxima exposición al sol en invierno, ya que pierden sus hojas en el otoño. Los árboles de hoja perenne que tienen hojas todo el año no se deben ubicar en lado que da sombra al invernadero, ya que bloquean el sol de invierno menos intenso. Usted debe tratar de maximizar la exposición al sol en el invierno, sobre todo si el invernadero se utiliza durante todo el año. Recuerde que el sol está más bajo en el cielo hacia el sur en invierno, causando largas sombras de los edificios y los árboles de hoja perenne, la longitud de la sombra dependerá de la latitud del lugar siendo relativamente cortas en las zonas tropicales pero muy largas en las zonas frías del planeta. (Figura 1).

Sombra de los objetos

Figura 1



Un buen drenaje es otro requisito para el sitio. Si es una zona inundable o de mal drenaje será necesario construir el invernadero por encima del terreno circundante para que el agua de lluvia y de riego se escurra. Otras consideraciones incluyen la posible necesidad de luz artificial, la instalación de fuentes de calor si el invernadero está en una zona de congelación, el agua, la electricidad, y la protección contra el viento frío de invierno. El acceso al invernadero debe ser faćil y conveniente para las personas y las empresas de servicios públicos. Debe existir cerca del invernadero, pero no dentro de él, un lugar de trabajo para las plantas en macetas y un área de almacenamiento de los suministros.

Tipos de invernaderos

Un conservatorio doméstico puede ser adosado a una casa o su garaje, o puede ser una estructura independiente. El lugar apropiado de acuerdo a las preferencias personales pueden determinar las opciones a considerar.

Invernaderos adyacentes

Colgadizos: Un colgadizo puede ser un medio para construir un invernadero, como continuación de la linea del techo, o una pared lateral de la casa (Figura 2). Estos invernaderos son útiles cuando el espacio necesario sea poco y se construyen de un ancho de aproximadamente 2 1/2 a 4 metros y son estructuras menos costosas. Estos cobertizos quedan cercanos a la disponibilidad de electricidad, agua y calor de la propia casa. Las desventajas incluyen: limitaciones en el espacio, menor luz solar, menor ventilación y control de la temperatura. La altura de la pared de apoyo limita el tamaño potencial del colgadizo. Cuanto más ancho sea, mas alta debe ser la pared de apoyo para lograr la adecuada inclinación del techo. El control de temperatura es más difícil porque la pared a la cual se adosa el invernadero puede calentarse con el sol, mientras que la cubierta transparente del invernadero puede perder calor rápidamente. El cobertizo debe colocarse en la mejor dirección para la exposición solar adecuada. Por último, tenga en cuenta la ubicación de las ventanas y puertas en la estructura de soporte y recordar que la nieve, hielo o lluvia puede deslizarse del techo de la casa y caer en la estructura

Invernadero adosado

Adyacente utilitario. Esta puede ser una estructura de gran tamaño que usa un extremo la pared de otro edificio y está sujeto a él (Figura 3). Por lo general, es una opción más costosa, pero proporciona más espacio utilizable y de hecho se puede alargar tanto como sea posible. Esta construcción tiene una forma mejor que el cobertizo para la circulación de aire a fin de mantener las temperaturas uniformes durante la temporada de calefacción del invierno.

Invernadero adosado a garaje


De ventana. Un invernadero de ventana se puede montar en el lado sur o al este de una casa. Resulta ser una caja de vidrio que da espacio para cultivar convenientemente unas pocas plantas a un costo relativamente bajo (Figura 4). La caja se extiende de la ventana hacia afuera de la casa unos 30 cm más o menos y puede contener dos o tres estantes.

Invernadero de ventana

Construcciones independientes

Los invernaderos independientes son estructuras separadas de los edificios para obtener más sol y se pueden hacer tan grandes o tan pequeños como desee (Figura 5). Se necesita instalar un sistema de calefacción independiente, la electricidad y el agua.

Tienen menor costo por unidad de espacio. Se pueden construir hasta de 6 metros de ancho y puede albergar un banco central, dos bancos laterales, y dos pasillos. La relación costo/espacio disponible es buena.

Al decidir sobre el tipo de estructura, asegúrese de planificar la disposición interior adecuada para la posible futura expansión. Los invernaderos grandes son más fáciles de manejar ya que las temperaturas en los mas pequeños fluctúan mas rápidamente. Los invernaderos pequeños tienen una gran superficie relativa expuesta a través de la cual el calor se pierde o gana, mientras que el volumen de aire interno es relativamente pequeño, por lo tanto, los cambios de temperatura del aire se producen rápidamente en un pequeño invernadero. Se sugieren las medidas mínimas de 2 metros de ancho por 4 de largo, incluyendo los invernaderos adyacentes o independientes.

Materiales estructurales

Está disponible comercialmente una amplia selección y elaboración de la armazón del invernadero. Los marcos pueden ser de madera, acero galvanizado o aluminio. Cuando se quiere hacer un invernaderos del tipo "hágalo usted" lo mas común es que se utilicen para la estructura los tubos de metal o la madera. Las estructuras de tubos de PVC se pueden usar solo para invernaderos temporales ya que su resistencia resulta insuficiente para soportar las cargas de nieve y la fuerza del viento. Las estructuras pueden ser recubiertas con vidrio, fibra de vidrio rígida, de plástico rígido de doble pared, o lámina de plástico, o, según el caso, de telas de sombra o contra insectos. Todos tienen ventajas y desventajas. Cada uno de estos materiales se debe considerar a la hora de hacer el proyecto.

Formas estructurales

La estructura del invernadero varía de simple a compleja, dependiendo de la imaginación del diseñador y los requisitos de ingeniería. Los siguientes son varios marcos comunes (Figura 3).

Túnel. El túnel es una construcción simple y eficiente, se hace con tubos metálicos de conducto eléctrico o de acero galvanizado. La estructura es semi-circular y suelen estar recubiertos con láminas de plástico. La altura del flanco es poca, lo que restringe el volumen interior y la altura para estar de pie.

Gótico. La construcción del marco gótico es similar a la de la del túnel pero tiene una forma gótica (Figura 5). Pueden usarse arcos de madera unidos en el extremo. La forma gótica permite más margen de maniobra en los flancos que la de túnel.


Formas de invernaderos

Cuerpo rígido. La estructura de cuerpo rígido tiene paredes laterales verticales y vigas para la construcción del techo. No hay columnas o armaduras internas para soportar el techo. Se usan refuerzos de madera contrachapada para unir rígidamente las columnas con las vigas del techo. El techo es a dos aguas convencional y las paredes laterales permiten el máximo espacio interior y la circulación del aire. Una buena base de soporte resulta necesaria para resistir la carga lateral en las paredes.

La construcción de postes y vigas es una construcción simple pero requiere más madera o metal que algunos otros diseños. Se requieren postes fuertes empotrados profundamente en el suelo para soportar el empuje hacia el exterior vigas y las presiones del viento. Al igual que el de cuerpo rígido, el diseño permite mas espacio a lo largo de las paredes laterales y una mejor circulación del aire. El marco en A es similar a la construcción del de postes y vigas, excepto que las vigas van desde el suelo y se juntan en la parte superior

Recubrimiento

Los revestimientos de los invernaderos incluyen el vidrio de larga duración, la fibra de vidrio, el plástico rígido de doble pared, las láminas de plástico con una vida útil entre 1 y 3 años y las telas de sombra y contra insectos. El tipo de marco y la cubierta deben corresponderse adecuadamente.

Vidrio. El vidrio es la cobertura tradicional. Tiene una apariencia agradable, es barato de mantener, y tiene una vida muy larga. Un marco de aluminio con una cubierta de vidrio proporciona un invernadero virtualmente "libre de mantenimiento" y a prueba de intemperie que reduce al mínimo los costes de calentamiento y retiene la humedad. El vidrio está disponible en muchas formas lo que lo hace adecuado para casi cualquier estilo de la arquitectura. El vidrio templado se utiliza con frecuencia debido a que es dos o tres veces más fuerte que el vidrio ordinario. Existen en el mercado pequeños invernaderos prefabricados de vidrio para la instalación tipo "hágalo usted", pero la mayoría deben ser encargados a personal calificado, ya que pueden ser difíciles de construir. Las desventajas del vidrio son: que se rompe fácilmente, es una inversión inicial alta, y se requiere una estructura más fuerte y especializada que para los otros recubrimientos.

Fibra de vidrio. La fibra de vidrio es ligera, fuerte y prácticamente hermética. La fibra de vidrio a utilizar debe ser de buena calidad ya que las convencionales pueden perder la transparencia y reducir la penetración de la luz. Utilice sólo los tipos mas transparentes o translúcidos para la construcción del invernadero. La fibra de vidrio recubierta con fluoruro de polivinilo (Tedlar) dura de 15 a 20 años. La resina que cubre las fibras de vidrio con el tiempo desaparecerá, permitiendo que la suciedad se acumule entre las fibras expuestas. Una nueva capa de resina se necesita después de 10 a 15 años. La transparencia a la luz al principio es tan buena como la del vidrio, pero puede perderse con el transcurso del tiempo principalmente con fibras de vidrio de mala calidad. En todos los recubrimientos hechos en base a plásticos en las zonas cálidas (tropicales y subtropicales) las esperanzas de vida se pueden ver acortadas sustancialmente por la alta intensidad solar.

De doble pared de plástico. Están disponibles las láminas de plástico rígido de doble capa, de acrílico o policarbonato que tienen una larga vida, y producen un efecto aislante del calor por los techos. El material de doble capa retiene mas el calor, por lo que un ahorro de energía del 30% es común. El acrílico es de larga vida útil, no se amarillea, el policarbonato se torna amarillento normalmente más rápido, pero por lo general está protegido por un recubrimiento inhibidor de los rayos UV sobre la superficie expuesta. Ambos materiales tienen garantías por 10 años en sus cualidades de transmisión de luz. Ambos pueden ser utilizados en superficies curvas, el policarbonato es el que se puede curvar mas. Como regla general cada capa reduce la luz en un 10%. Alrededor del 80% de la luz se filtra a través del plástico de doble capa, en comparación con el 90% por ciento para el vidrio.

Película de plástico. Las cubiertas de película de plástico están disponibles en varios grados de calidad y de diferentes materiales. En general, estas deben ser reemplazadas con mayor frecuencia que otras cubiertas. Los costos estructurales son muy bajos debido a que el marco puede ser más ligero y la película de plástico es barata. La transmisión de luz de estas cubiertas es comparable a la de vidrio. Las películas están hechas de polietileno (PE), cloruro de polivinilo (PVC), copolímeros, y otros materiales. Un tipo del de PE que durará aproximadamente un año está disponible en las ferreterías locales. El PE para invernaderos, de grado comercial, tienen inhibidores de rayos UV para protegerlo contra estos rayos que dura de 12 a 18 meses. Los copolímeros pueden durar de 2 a 3 años. Nuevos aditivos han permitido la fabricación de láminas de plástico que bloquean y reflejan el calor irradiado desde el invernadero, al igual que el vidrio, lo que ayuda a reducir los costos de calefacción. Las láminas de PVC o vinilo cuestan de dos a cinco veces mas que el PE, pero duran tanto como 5 años. Sin embargo, sólo están disponibles en hojas de cuatro a seis pies de ancho. Atraen el polvo del aire, por lo que deben lavarse de vez en cuando.

Las telas

Los invernaderos recubiertos completamente de material transparente como los descritos anteriormente, son aplicables a zonas templadas o frías donde la protección contra el frío es el requerimiento mas importante ya que son impermeables e impiden la entrada de aire frío al invernadero, lo que facilita el control interior de la temperatura. Si embargo en conservadores para zonas cálidas solo son aplicables a las instalaciones que se construyan para mantener un ambiente controlado interior a fin de conseguir una gran humedad relativa para la reproducción de plantas por estacas o similares.

En zonas donde el frío no resulte un problemas los invernaderos pueden ser recubiertos básicamente de dos formas:
Con el techo de material transparente e impermeable, para evitar los daños por la lluvia, pero con las paredes de telas permeables que favorecen la ventilación y con ello evitan la temperatura interior extrema; o bien recubierto con telas permeables en su totalidad para aprovechar la lluvia y reducir los gastos de riego.

Estas telas permeables pueden ser de dos tipos básicos: las llamadas telas de sombra y las telas contra insectos(ver este artículo).

Cimientos y pisos

Para el vidrio, fibra de vidrio o plásticos de doble capa, los cimientos deben ser permanentes, hechos de hormigón de acuerdo a las recomendaciones del fabricante del invernadero para el caso de instalaciones compradas, el que debe proporcionar los planos para la elaboración de los cimientos. Los Invernaderos de túnel con marcos de tubo y cubierta plástica solo los postes se clavan en el terreno.

Los pisos permanentes no son recomendables porque puede mantenerse mojados y ser resbaladizos al estar contaminados con el medio de cultivo o tierra. Se puede construir un pasillo de 60 a 90 cm de ancho hecho de hormigón, grava o piedra para facilitar el acceso a las plantas. El resto del suelo debe ser cubierto por varios centímetros de grava para mejorar el drenaje del exceso de agua. Además se puede rociar agua en la grava para producir humedad en el invernadero.

Sistemas ambientales

Los invernaderos proporcionan un refugio en el que se mantiene un ambiente propicio para las plantas. En zonas cálidas el calor y la luz del sol es suficiente y en una buena parte de los casos excesiva durante la mayor parte del año, pero en las zonas frías durante el invierno o algo mas del año, el calor del sol puede ser insuficiente por lo que usted debe proporcionar un sistema para regular la temperatura en el invernadero. Esto se hace utilizando calentadores, ventiladores, termostatos, y otros equipos.

Calefacción


Las necesidades de calefacción de un invernadero en zonas frías, dependerá de la temperatura deseada para las plantas cultivadas, la ubicación y construcción del invernadero, y el área total expuesta de la estructura. Hasta un 25% del calor necesario puede venir del sol, el resto hay que proporcionarlo con calentadores. Si una estructura de invernadero está ligeramente aislada necesitará una gran cantidad de calor en una noche fría de invierno. El sistema de calefacción debe ser adecuado para mantener la temperatura deseada de día o de noche.

Normalmente, el sistema de calefacción del hogar no es adecuado para calentar un invernadero adyacente. Un calentador eléctrico de 220 voltios, que es limpio, eficiente, y funciona bien, puede serlo. Los calentadores de gas o combustible líquido pequeños diseñados para ser instalados a través de una pared de mampostería también funcionan bien.

Los invernaderos con calefactor solar fueron brevemente populares en el pasado cuando ha habido crisis energéticas, pero no llegaron a ser de uso económico. El área de captación del calor del sol y los sistemas de almacenamiento son grandes y requieren mucho espacio. Sin embargo, puede pensarse en ellos en el invernadero para reducir el consumo de combustibles fósiles. Un método es pintar unos contenedores llenos de agua de negro para captar el calor, y mantenerlo allí a fin de ser utilizado luego para calentar el invernadero.

En los sistemas de calefacción tanto eléctricos como de gas, petróleo o madera, el calor puede ser distribuido usando aire caliente forzado, calor radiante, agua caliente o vapor. La elección de un sistema de calefacción así como el combustible depende de lo que está localmente disponible, los requisitos de producción de las plantas, el costo y la preferencia individual. Por razones de seguridad, y para evitar que los gases nocivos producidos entren en contacto con las plantas, todos los sistemas de calefacción por combustible deben tener una ventilación adecuada al exterior. Resultan necesarias las rejillas de entrada de aire fresco para el suministro de oxígeno a los quemadores para que la combustión sea completa y no se produzca monóxido de carbono que es tóxico para las personas. Los calentadores portátiles de queroseno utilizados en los hogares son arriesgados porque algunas plantas son sensibles a los gases que se forman cuando el combustible se quema.

Cálculo de la capacidad del sistema de calefacción.

La cantidad de calor que proporcionan los sistemas de calefacción se miden en unidades térmicas británicas (BTU) por hora (h). La capacidad en BTU del sistema de calefacción (Q), se puede estimar fácilmente usando tres factores:
  1. A: Es el área total expuesta (exterior) del invernadero, es decir la suma del área de los laterales, los extremos, y el techo en pies cuadrados (pie2). En un túnel, los lados y el techo son una misma cosa; medir la longitud de la viga curva (de tierra a tierra) y multiplicarla por la longitud de la casa. El área de la pared curva de los extremos es 2 x 2/3 x alto x ancho. Luego se suman las dos áreas para calcular el total.
  2. u: Es un factor que tiene en cuenta de la pérdida de calor del invernadero de acuerdo al recubrimiento. Por ejemplo, las cubiertas de plástico o de vidrio tienen un valor de 1.2 Btu/h x ft2 x °F (pérdida de calor en BTU por hora por cada pie cuadrado de superficie y por grado en grados Fahrenheit), una cubierta de doble capa tiene un valor de 0,8 Btu/h x ft2 x °F . Los valores incluyen cierta infiltración de aire del exterior pero se basan en la suposición de que el invernadero es casi hermético.
  3. (Ti-Ta): es la diferencia entre la temperatura exterior mas baja esperada en el invierno en su región (Ta) y la temperatura interior necesaria que se debe mantener en el invernadero (Ti).
Para el calculo de la pérdida de calor se usa entonces la fórmula siguiente:

Q = A x u x (Ti-Ta).

Cuando se utilizan diferentes materiales en la construcción de las paredes o el techo, la pérdida de calor se debe calcular para cada uno. Para la calefacción eléctrica, convierta los Btu/h a kilovatios dividiendo los Btu/h entre 3.413. Si se utiliza un calentador de combustible dentro del invernadero, debe proveerse una entrada de aire fresco para mantener el suministro de oxígeno al quemador. Coloque un pedazo de tubo de plástico a través de la cubierta exterior para garantizar que el oxígeno llegue a la entrada de aire de combustión del quemador. El tubo de entrada debe ser del diámetro de la chimenea del calentador. Esto asegura el aire adecuado para la combustión en un invernadero cerrado. Calentadores sin ventilación expresa (sin chimenea) que utilicen gas propano o queroseno no se recomiendan.

Circulación del aire

La instalación de ventiladores de circulación de aire dentro del invernadero es una buena inversión. Durante el invierno, cuando se calienta el invernadero, es necesario mantener la circulación de aire para que las temperaturas se mantengan uniformes en todo el invernadero. Sin los ventiladores de mezcla de aire, el aire caliente se eleva hacia la parte superior y el aire mas frío baja alrededor de las plantas cerca del suelo.

Pequeños ventiladores con un pie cúbico por minuto (pies3/min) en cantidad suficiente para que muevan una cantidad de aire equivalente a la cuarta parte del volumen del invernadero son suficientes. Para invernaderos pequeños (menos de 60 pies de largo), coloque los ventiladores en las esquinas diagonalmente opuestas, pero separados de los extremos y los lados. El objetivo es desarrollar un patrón circular (ovalado) de movimiento de aire. Mantener los ventiladores de forma continua durante el invierno. Apáguelos durante el verano, cuando el invernadero tendrá que ser ventilado.

El ventilador en un sistema de calefacción con aire caliente forzado a veces puede ser utilizado para la circulación del aire en el invernadero pero debe conectarse a un interruptor independiente para que pueda funcionar continuamente con independencia del control del termostato sobre la hornilla del calentador.

Ventilación.

La ventilación es el intercambio de aire del interior con aire exterior para controlar la temperatura, eliminar la humedad, o reponer el dióxido de carbono (CO2).

La ventilación natural utiliza respiraderos en el techo en la parte mas alta y se proveen ranuras de entrada lateral abajo (persianas). El aire caliente sube por las corrientes convectivas y escapa por la parte superior, y entra el aire fresco a través de los lados.
La ventilación mecánica utiliza un ventilador para sacar el aire por un extremo del invernadero, mientras que el aire del exterior entra por el otro extremo a través de lumbreras de entrada. Los extractores deben tener el tamaño suficiente como para cambiar el volumen total del aire en el invernadero cada minuto.
El volumen total de aire en un invernadero medio a grande se puede estimar multiplicando el área de la superficie por 8 (altura promedio del invernadero). Para invernaderos mas pequeños el volumen del ventilador se calcula multiplicando el área del suelo por 12.

La presión estática del extractor de escape debe ser seleccionada como un octavo de pulgada de agua. Esto permite vencer la resistencia que ofrece el paso del aire a través de las persianas y el resto del invernadero y por lo general se muestra en la tablilla de datos del ventilador.

Los requisitos de ventilación varían con el clima y la temporada. Uno tiene que decidir hasta qué punto el invernadero se utilizará. En verano, resulta necesario el cambio del aire una vez por minuto. Los invernaderos pequeños necesitan mayor tasa de cambio. En invierno, se usa un cambio por minuto de entre el 20 y el 30% del aire del invernadero para que se mezcle con aire fresco sin enfriar en exceso las plantas.

Un ventilador de una sola velocidad no cumple con estas exigencias. Dos ventiladores de velocidad única son mejores. Una combinación de un ventilador de una velocidad y un ventilador de dos velocidades permite tres tipos de ventilación que satisfacen mejor las necesidades de todo el año.

Enfriamiento

El intercambio de aire por la ventilación, por sí sola, no resulta adecuada en el verano, en muchos casos se necesita bajar la temperatura del aire con el enfriamiento por evaporación. Además, la intensidad de la luz puede ser demasiado grande para las plantas. Durante el verano, resultará necesario tanto el enfriamiento por evaporación, las telas de sombra, o la pintura del recubrimiento del invernadero.

El enfriamiento por evaporación consiste en hacer pasar el aire exterior que entra al invernadero empujado por ventiladores a través de almohadillas porosas mojadas, al hacerlo el aire se enfría por la evaporación del agua, aumentando al mismo tiempo su humedad relativa, el aire mas caliente sale por los respiraderos.

El enfriador evaporativo funciona mejor cuando la humedad del aire exterior es baja. El sistema puede ser utilizado sin la evaporación del agua para proporcionar la ventilación del invernadero.

Controles y automatización

El control automático es esencial para mantener un ambiente razonable en el invernadero. En un día de invierno con diferentes cantidades de luz solar por las nubes, la temperatura puede variar enormemente; una supervisión constante sería necesaria si se usa un sistema de ventilación manual. Por lo tanto, a menos que se tenga un seguimiento muy cuidadoso, tanto los invernaderos domésticos como los comerciales deben disponer de sistemas automatizados con termostatos y otros sensores.

Sistemas de riego

Un suministro de agua es esencial. El riego a mano es aceptable para la mayoría de los cultivos de invernadero, si alguien está disponible cuando hay que hacer la tarea, sin embargo, la mayoría de las personas trabajan fuera de casa durante el día, por lo que el riego puede perder exactitud. En el mercado existen diferentes sistemas de riego automáticos simples y baratos que ayudan a mantener el riego en los periodos cortos de tiempo que uno está fuera de casa. Tenga en cuenta que en el invernadero doméstico es probable que tenga una variedad de materiales vegetales, macetas, y sustratos que necesitan diferentes cantidades de agua.

CO2 y luz

El dióxido de carbono (CO2) y la luz son esenciales para el crecimiento vegetal. A medida que el sol se levanta por la mañana proporciona la luz, las plantas comienzan a producir sus alimentos usando esa energía (fotosíntesis). Con esto baja el nivel de CO2 en el invernadero, ya que es utilizado por las plantas. La ventilación repone el CO2 en el invernadero cuando esta es posible, pero si el clima es muy frío el invernadero quedará cerrado y sin ventilación por lo que la inyección de CO2 puede ser ventajosa para reponer el que las plantas han consumido, e incluso aumentar su nivel por encima del natural, lo que en muchos casos hace aumentar el crecimiento de las plantas. La iluminación también puede ser reforzada con iluminación eléctrica lo que junto a la inyección de CO2 puede aumentar los rendimientos de los cultivos de hortalizas y flores. El CO2 embotellado, el hielo seco, y la combustión de combustibles libres de azufre pueden ser utilizados como fuentes de CO2. Los invernaderos comerciales utilizan tales métodos.

Usted puede tener acceso a artículos con más información sobre los invernaderos en los enlaces siguientes:
  1. Consideraciones agronómicas de  los invernaderos.
  2. Consideraciones constructivas de los invernaderos.
  3. Consideraciones de control de los invernaderos.
  4. Consideraciones de fertilización de los invernaderos.
  5. Consideraciones para el control de plagas en los invernaderos.

Para otros temas de "hágalo usted" aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.