sabelotodo





Teñir la madera


Es práctica común acondicionar el color de las maderas, bien para "subir" el tono del color, resaltar el veteado o para simular maderas mejores partiendo de maderas baratas. Para lograr un teñido apropiado de la madera, esta no puede haber estado sometida con anterioridad a procedimientos que hubieran sellado sus poros, los tintes deben ser absorbidos por el material a fin de penetrar su superficie y adherirse apropiadamente. Una madera barnizada o ya teñida con tintes comerciales como los de base de poliuretanos debe lijarse hasta eliminar la capa sellada y luego volverse a teñir.
Si aprieta aquí podra ver muestras de diferentes maderas.

Tenga en cuenta que:
  1. Los tintes deben ser esparcidos muy bien por la superficie para que el color quede parejo, por eso lo mejor es preparar una pequeña mota de tela de algodón que se toma entre los dedos. Esta mota se pone en contacto ligeramente con el tinte y se frota por la superficie a teñir, preferentemente formando círculos. Una vez agotado el tinte absorbido se recarga la mota con tinte nuevo hasta cubrir toda el área sin repasar parte alguna de manera que se forme una capa continua.
  2. Para lograr el tono deseado pueden utilizarse mas de una capa de tinte, siempre que sea absorbido por el material. En todos los casos debe dejarse secar completamente una capa antes de poner la próxima.

  3. No todas las partes de una misma madera se tiñen a igual intensidad, cuando las fibras son paralelas a la superficie como en las caras y bordes de una tabla, el color del tinte se adquiere en algunos casos mas, y en otros menos, que en los bordes de corte transversal donde las fibras son perpendiculares a la superficie de trabajo. Esto hace que algunas partes deban recibir mas capas de tinte que otras.
  4. La madera absorbe muy rápidamente el tinte, por lo que si ha empezado a teñir una superficie debe continuar hasta el final. Si interrumpe el trabajo aunque sea por unos minutos, el borde de unión de ambos procesos de teñido quedará marcado en la madera al solaparse.

  5. Un teñido muy "profundo" puede hacer desvanecerse las vetas de la madera que en muchos casos son deseables.
  6. Las lacas y barnicen no son perfectamente transparentes y en general oscurecen un tanto la madera terminada (generalmente a color ámbar) por lo que el teñido previo debe dejar una "reserva" de color al acabado final.

  7. Si ha usado un tinte a base de agua debe esperar un completo secado del tinte antes de proceder a barnizar o laquear con productos hidrófugos o afectados por la humedad, poliuretanos, barnices al aceite, goma laca etc.
Casi todos los tintes comerciales para madera son mezclas de algún pigmento en estado coloidal en una base de agua, de aceite o polimérica, por lo que resulta muy simple preparar tintes para "acomodar" el color de la madera previo al barnizado, a continuación se dan algunos modos de preparación de tintes con materiales al alcance de todos.

Tinte al vinagre

Este tinte puede dar a la madera un color ámbar-rojizo como el de la caoba. Puede conservarse indefinidamente en un recipiente cerrado. Su color es muy estable al tiempo.

Modo de preparación

Consiga un buen número de piezas menudas de acero tal como clavos o tornillos que estén bien corroídos como aquellos que quedaron olvidados en el patio por bastante tiempo.

Póngalos durante unos días en vinagre en un recipiente de vidrio (puede usar la propia botella de vinagre). El ácido acético desprenderá el oxido de hierro y el vinagre tomará su color cuando se agita. Ya tenemos el tinte.
 
Es evidente que el tono final del tinte dependerá de la relación entre la cantidad de óxido de hierro y la cantidad de vinagre. Durante el uso debe agitarse de tiempo en tiempo.

Tinte a base de pinturas

Con este método puede prepararse un tinte de cualquier color, desde alguno para dar el color casi rojo de algunas maderas, o el azulado de otras hasta el negro del ébano.

Modo de preparación

El procedimiento es muy simple, tome una pintura base de aceite para exteriores (pigmentos mas estables) del color apropiado a su propósito y dilúyala fuertemente con queroseno hasta obtener un tinte algo translúcido que le parezca conveniente, pruebe en un trozo de madera nueva con una o varias manos si cumple con sus expectativas, o en su defecto agregue mas pintura o queroseno a la mezcla hasta lograrlo. Tenga en cuenta que el tinte no debe "pintar" la madera, debe ser absorbido, por lo que aun después de teñida, las vetas y tonos de la madera deben conservarse.

Para otros temas de "hágalo usted" aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.