sabelotodo





La cama


La cama puede definirse como una superficie que puede estar sobre un mueble o en una localización cualquiera, incluyendo el suelo, y que se usa básicamente para dormir.

Este útil existe desde tiempos inmemoriales, primero como una estera de paja recogible que se tiende en el suelo para proporcionar mas comodidad y confort. Mas tarde la cama se levantó del suelo debido a las evidentes ventajas en cuanto a la protección contra la inundación, la suciedad y los animales e insectos dañinos. En esta última etapa es que puede decirse que la cama surge como mueble.

No siempre la cama existió como mueble independiente, era común que en los hogares de la Edad Media existiera como mueble principal un cofre, arcón, o baúl  plano en forma de cajón labrado, que era multipropósito, servía como armario, mesa, silla y hasta cama.

La cama como mueble independiente en occidente.

Nos referiremos aquí a las camas de las clases pudientes que son las que trascendieron como estilos, es fácil darse cuenta que las clases mas bajas no disfrutaban de esas posibilidades, todos sabemos que, aun en la actualidad, hay muchas personas en el mundo que no disponen de una cama decente.

Cabe aclarar, que no hay una frontera estricta, ni entre los estilos, ni entre las épocas,  por lo que muchas de los detalles que se exponen separados se superponen, o van y vienen en diferentes períodos históricos. No obstante, trataremos de hacer una  cronología razonablemente aceptable del comportamiento de las camas mas características de los estilos importantes en occidente, particularmente en Europa.

imagen
Cama con entablamento soportado
por columnas.

imagen

Cama barca o góndola

imagen
Cama de Josefina de Beauhamais esposa de Napoleón Bonaparte.

Durante el período románico la cama se colocaba en una zona abierta de la habitación de manera que se podía acceder a ella desde cualquier lado, era de grandes proporciones, y albergaba a muchas personas para dormir, estaba dotada de un dosel sobre la cabecera y un par de columnas en los pies. Ese dosel, que ya venía de tiempos anteriores, acompañó en menor o mayor proporción a las camas de todas la épocas, incluso hasta hoy.

Durante el Renacimiento la cama adquiere más variabilidad, y se estructura de forma diferente en regiones diferentes, en Italia normalmente posee un entablamento soportado por columnas, en España posee una cabecera tallada con montantes macizos de madera torneada, mientras que en Inglaterra  aun sigue siendo una cama grande con columnas en forma de botella y una cornisa horizontal. El entablamento italiano ha perdurado hasta hoy en todas las etapas de la historia de las camas utilizado en mayor o menor grado y con diferentes estilos.

En el siglo XVII: la cama se modifica; así por ejemplo en la primera mitad del siglo, en Francia, se colocan adosadas a una pared y están dotadas de un dosel o baldaquín. Las patas se disimulan con escalones y en las esquinas, abajo, aparecen adornos como figuras de mujer. Para la segunda mitad, la madera se oculta y adquieren una forma de paralelepípedo enorme. Cuando tiene un dosel se les llama "Cama de Duquesa" si el dosel no es grande "Cama de Ángel", pero si el dosel se soporta en cuatro columnas "Cama de Husos". Mientras tanto, en Inglaterra, durante el estilo Reina Ana, las camas con columnas de adornan con cortinas de brocado o damasco.

Para el siglo XVIII:
En Inglaterra las columnas de las camas se hacen lisas o acanaladas y aparece la cama con en baldaquín formando techo de pagoda adornada con dragones. Francia fue pródiga en este siglo en cuanto a estilos de las camas,  en este período y durante el estilo regencia, las camas en forma de huso comienzan a desaparecer, y suelen ser con dos respaldos tapizados y frontón decorado. Más tarde durante el estilo Luis XIV las camas adoptan diferentes formas, de ellas se destacan la cama duquesa, con dosel y grandes cortinas, la cama de ángel con dosel y normalmente techo y la cama polaca con cuatro cortinas recogidas por una abrazadera en una cúpula. Para finales de siglo, en el estilo Luis XVI las camas se construyen de caoba u otra madera pintada, pero casi nunca dorada. Los montantes se forran en tela y las cabeceras son en forma de sombrero cuyas columnitas terminan en un penacho o en una piña, las camas de ángel y las de duquesa no tienen columnas y poseen un dosel con cortinas recogidas. Se construyen camas con tres respaldos. En el período transicional entre finales del siglo XVIII y principios del XIX las camas suelen estar fileteadas con pintura y poseen dos respaldos con columnitas.

Para el siglo XIX: En Francia, durante el período fugaz conocido como estilo Imperio a comienzos de siglo, las camas no se sitúan en el centro de la habitación, se juntan a la pared y en ocasiones descansan sobre un estrado. Se construye la cama barca o de góndola y esta puede incorporar bronces o estar solo pintada. Tiene los dos respaldos de la misma altura y están curvados hacia afuera. La cama recta tiene los respaldos rectos con cariátides o pilastras.

Las camas mas corrientes en Francia en primer tercio de siglo, son las camas barca muestran patas bajas en forma de palma o de lira, y se fabrican camas de hierro pintadas o doradas. Para la mitad del siglo la cama constituye un elemento central de la decoración de la habitación, se coloca junto a la pared y lo común es que sea estrecha, de algo mas de un metro. Ya entrada la segunda mitad del siglo las camas siguen adosadas a la pared, las maderas utilizadas son claras y con motivos ornamentales de porcelana, bronce o pintados. Ahora la cabecera es mas alta que el pie y tiene cortinas en la cabecera.

Otros muebles occidentales aquí.
Para los temas sobre los estilos de muebles aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.