home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Jabón

Cuando se combinan químicamente un ácido y un alcohol se produce un compuesto llamado éster y el proceso se denomina esterificación. Las grasas vegetales o animales son ésteres de determinados ácidos orgánicos conocidos como ácidos grasos, los principales son, ácido esteárico, ácido oléico y ácido palmítico que combinados con glicerina (el alcohol) dan la estearina, la oleína y la palmitina que son las grasas principales del mundo vivo.

Si estas grasas se tratan con algún álcali fuerte como sosa o potasa cáusticas se forma la sal correspondiente del ácido graso que es el jabón y se libera la glicerina (proceso conocido como saponificación) según el esquema siguiente:

Estearina + Sosa Cáustica = Estearato Sodico + Glicerina
(grasa)
(álcali) 

(jabón)
(alcohol)

o también:

Oleina + Potasa cáustica = Oleinato Potásico + Glicerina
(grasa)
(álcali) 

(jabón)
(alcohol)


Como las grasas naturales son mezclas de los tres tipos de grasas básicas (además de otras) puede decirse que el jabón es el nombre genérico utilizado para nombrar el producto de la saponificación y puede ser muy variable en cuanto a su composición, de ahí la gran cantidad de jabones del mercado.

Los jabones de base potásica son líquidos y los de base sódica son sólidos.

El jabón del mercado tiene además otros aditivos que mejoran su aspecto, capacidad limpiadora, dureza y aroma a fin de hacerlos mas atractivos y útiles, entre los aditivos mas importantes están el carbonato sódico que ayuda notablemente a limpiar las manchas de grasa.

Los jabones mas “toscos” son el resultado de la saponificación de las grasas ricas en estearina (mantecas) y los mas “finos” a base de grasas ricas en oleina o palmitina (aceites de oliva y de coco).

Funcionamiento

Todos hemos visto a los patos navegando tranquilamente en un estanque durante horas y luego verlos salir completamente secos del agua, esto se debe a que las plumas están cubiertas de una capa de grasa que impide que el agua las penetre y moje, entonces si intentamos lavar un pato de suciedad nunca podremos hacerlo porque esta no se moja y por lo tanto no es arrastrada por el agua. Lo mismo sucede con la piel o los tejidos en contacto con ella que se contaminan con la grasa natural del cuerpo, por eso si los lavamos solo con agua, lo mas probable es que la suciedad no se “moje” y por lo tanto no sea separada por el agua.

Estas sustancias conocidas como jabones aumentan notablemente la capacidad humectante del agua al disolver las grasas permitiendo que la suciedad se moje y sea lavada, la adición de carbonato de sodio aumenta esta capacidad de disolución de las grasas y se usa particularmente en los jabones de lavado manual de ropa. Adicionalmente los jabones aumentan la tensión superficial del agua con lo que se produce abundante espuma que atrapa y arrastra las partículas de suciedad.

Cuando en las aguas de lavado están presentes sales de calcio o magnesio (aguas duras) la capacidad limpiadora del jabón se reduce notablemente y hasta su uso es peor que el lavado con agua sola, debido a que el calcio y el magnesio sustituyen al sodio o potasio de la composición del jabón formando jabones insolubles que crean una capa de sólidos que flotan en el agua, la que se adhiere al tejido y es muy difícil de quitar después. Este efecto es fácil de apreciar cuando lavamos el pelo con jabón y aguas con algo de dureza, notaremos que este queda duro y “pegajoso”, quizás peor que antes del lavado.



Lectura recomendada: Jabones
Para ir al índice general del portal aqui.