home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Eros/Cupido Dioses grecoromanos


Eros es un dios primordial, está entre las primeras deidades, contemporáneo con Caos y anterior a Cronos y al hijo de este último Zeus.

El personaje griego de Eros, que luego se transformó en Cupido para los romanos, ha terminado representándose como un niño regordete, y feliz que se mantiene agazapado a la espera de poder enviar sus flechas para crear el amor entre los seres. Pero el verdadero Eros no fue así, su actuación comienza desde los principios mismos de la creación, ha salido del huevo que al partirse una mitad formó el cielo y la otra la Tierra y desde entonces fue responsable de la unión de estos, es decir, de Urano y Gea cuyo abrazo es tan fuerte que si no es por la intervención de Cronos, que le corta el sexo a Urano desde el mismo vientre de Gea no hubieran podido nacer ni él ni sus hermanos: Océano, Tetis y Coeos.

Se le vincula con Afrodita pero esta representa la gracia, la ternura y el placer suave, mientras que Eros es el deseo, el poder del instinto, el sexo violento. Se ha visto como hijo de Afrodita con diferentes padres: Hefestos, Hermes, Ares y otros, lo que simbólicamente quiere decir que el instinto es engendrado por la gracia y la seducción.

Su acción no se puede ver siempre como beneficiosa, hace a la gente perder la razón, la voluntad, e inspira caprichos, como los del mismo Zeus. Lo que en ocasiones le hacen responsables de orgías, desórdenes y la guerra.

No obstante, se equivocan aquellos que ven en él solo lujuria y desenfreno, tiene un gran amor, Psique (el alma).

La leyenda de Psique dice que era una de tres hermanas muy bellas, pero Psique lo era tanto que espantaba a los jóvenes que se le acercaban y por tanto no encontraba marido. Un oráculo predijo que para que conociera el amor debían ponerla sobre una piedra, y allí vendría un monstruo a poseerla. Ella aceptó y a la noche cuando se acostó sintió la presencia de un acompañante. El recién llegado le pidió que mantuviera la oscuridad y que no lo viera. En la sucesivas visitas ella ya se ha dado cuenta de que no era el monstruo a que temía y una noche escondió una lámpara y la usó para ver a su compañero, era un bello joven, Eros en persona.

Eros desapareció, y Psique abandonada, sufrió muchos tormentos desde entonces. Pero Eros, que no podía olvidarla la tomo un día dormida y la llevó al Olimpo, allí le pidió a Zeus casarse con ella.



Artículo principal sobre mitología aquí.
Otras figuras mitológicas individuales aquí.
Para ir al índice general de portal aquí.