home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Esterilización de suelo para macetas.

El suelo natural casi siempre tiene en su interior elementos indeseables para su uso como sustrato de macetas. Principalmente semillas de malas yerbas y organismos patógenos vivos o sus medios de reproducción que son perjudiciales al desarrollo de la futura planta en la maceta. Para eliminar este inconveniente, la tierra se somete a un proceso que produce la muerte de estos agregados indeseables; este proceso se le llama esterilización.

Durante la esterilización tambien mueren los organismos beneficiosos que son necesarios en el suelo, por lo que a la tierra esterilizada, deben agregarse luego estos micro organismos a través del uso de compost.

Aunque la esterilización se puede hacer por métodos químicos, lo mas ecológico es usar métodos mas "naturales", los dos mas comunes son; con el uso del calor directo y por medio de la solarización.

Esterilización por calor directo.

Este proceso consiste en el mantenimiento de la tierra a unos 80-82°C por lo menos 30 minutos. A estas temperaturas se produce la muerte de los seres vivos que hay en la tierra, sin producir cambios sustanciales en otros componentes del suelo, pero si la temperatura sobrepasa este límite seguro, pueden producirse ciertos procesos que generan sustancisas tóxicas para las plantas.

Usted puede hacer este proceso en casa utilizando el horno de la estufa, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Va a necesitar una bandeja profunda de hornear de metal o de vidrio. Precaliente el horno a 82°C (180°F). Luego, vierta el suelo que usted desea esterilizar en la bandeja de hornear y espársalo uniformemente. Con el fin de lograr los mejores resultados, la capa de tierra no debe ser superior a los 100 mm (4 pulgadas) de profundidad.
  2. Cubra completamente la parte superior del molde con una capa de papel de aluminio, y doble el papel por los bordes para asegurarlo. Esto evita que la superficie de la tierra reciba directamente la radiación desde la resitencia calentadora lo que puede producir sobrecalentamiento local.

  3. Use un termómetro para carne para controlar la temperatura de la tierra mientras está en el horno de cocción. Introduzca el termómetro a través del papel de alumino hasta el interior de la tierra. Haga los ajuste en el control de temperatura, de ser necesario, para logra el rango adecuado.
  4. Una vez alcanzada la temperatura en el centro del suelo, la bandeja debe permanecer unos 30 minutos en el horno, el uso de un temporizador puede ayudar a que por descuido no se extienda demasiado el proceso.

  5. Revise periódicamente la temperatura en el termómetro durante los treinta minutos para asegurarse de que no exceda los 82°C. Ajuste la temperatura de la estufa, según sea necesario.
  6. Después de que el tiempo ha expirado, retire la bandeja del horno de cocción. Permita que la tierra se enfríe y guárdela en un recipiente hermético hasta su uso en la maceta.

Esterilización por solarización.

Para este tipo de esterilización se utiliza el calor generado en el suelo debido a la incidencia de los rayos del sol. Este método resulta efectivo en el verano en los climas templados, cuando el sol brilla con fuerza, pero puede ser utilizado todo el año en las regiones tropicales. Tiene la ventaja de que puede utilizarse directamente en el terreno para eliminar patógenos de tierras infectadas, pero la desventaja de que necesita largos períodos de tiempo para ser efectiva.

La clave de una buena solarización radica en la obtención de la mayor temperatura posible en el sustrato por un tiempo prolongado. Se acepta que una buena solarización debe alcanzar por lo menos los 50°C después del medio día, por un total de 45 días.

Si la solarización es buena, todas las semillas de las malas yerbas habrán germinado y/o muerto, así como la gran mayoría (si no todos) de los patógenos principales del suelo, en principio muchos organismos resisten temperaturas mayores que las alcanzadas durante la solarización por períodos breves de tiempo, pero no por por largos períodos repetitivos, por eso para lograr una buena desinfección se recomienda una permanencia mínima del sustrato de 30 días en el solarizador. Durante la solarización ocurren otros procesos diferentes al simple calentamiento, que parecen intervenir en la muerte de los patógenos.

Otra ventaja de la solarización es que no se producen de ninguna forma componentes tóxicos en el suelo.


Para solarizar tierra para macetas se puede hacer lo siguiente:
  1. Se esparce el sustrato a pleno sol del verano en una cama de 50-100 mm de grueso (mientras mas delgada mejor), sobre una superficie horizontal que no esté en contacto con el terreno, por ejemplo sobre una lámina de plástico negro, o en una bandeja poco profunda.
  2. Se moja el sustrato abundantemente.

  3. Se cubre toda la cama de tierra con una lámina de plástico transparente y fina. El plástico se entierra en el terreno alrededor de la cama para evitar las fugas de calor y humedad. Si la cama está hecha en una bandeja, se doble el plástico en los brodes y se asegura debajo de esta. Es clave mantener la mayor hermeticidad de la cama durante toda la solarización.
  4. El sustrato debe recibir el "castigo" del sol no menos de 30 días, mejor 45, por lo que si hay períodos sin sol deben tenerse en cuenta. Revise de vez en cuando y retire del plástico cualquier cosa que haya caído que bloquee el sol.

  5. La utilización de un termómetro para medir la temperatura del suelo cerca del centro entre las 2 y 3 de la tarde permitirá saber si el proceso trancurre bien, si la temperatura alcanza los 60°C sería perfecto, pero con 50°C es suficiente. Si no alcanza estos valores, consecuentemente se puede extender el tiempo de la solarización hasta 50-60 días.
  6. Después de que el tiempo transcurra guarde la tierra en un recipiente hermético hasta su uso en la maceta.


Tema relacionado: Árboles en macetas.
Para ir al índice general del portal aquí.